Público
Público

Greenpeace alerta del peligro de la fuga de radiación en Fukushima

Aseguran que la radiación emitida ya es la décima parte de la liberada en Chernóbil. El Organismo Internacional de Energía Atómica habla de "continua mejora"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La central nuclear de Fukushima ha liberado ya una décima parte de la radiactividad emitida en el accidente de Chernóbil, según advirtió Greenpeace este lunes.

Sin embargo, el responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, asegura en el blog de la organización que 'la mayor parte de las consecuencias sanitarias se conocerán a medio y largo plazo'.

Bravo critica 'el secretismo del Gobierno japonés' y 'los lamentables esfuerzos por ocultar y minimizar su gravedad por parte del lobby nuclear'.

Por su parte, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha asegurado en Viena que la situación en la planta nuclear japonesa de Fukushima está mejorando, pero advirtió de que sigue siendo 'muy grave'.

Graham Andrew, asesor científico del organismo, dijo que existe una 'continua mejora', aunque reconoció que 'aún es demasiado temprano para decir que (la situación) deja de ser muy grave'.

El OIEA sigue desconociendo los niveles de agua y su temperatura en las piscinas de combustible nuclear usado en las unidades 1, 2, 3 y 4

El experto de la agencia nuclear de la ONU explicó que la presión en la vasija del reactor de la unidad 3, que había subido hasta niveles preocupantes el domingo, ha vuelto a bajar, informa Efe.

Andrew calificó el restablecimiento de la electricidad en la unidad 2 de la planta como algo 'positivo', mientras continúan los trabajos de restauración del flujo eléctrico hacia las unidades 3 y 4.

Eso sí, el OIEA sigue desconociendo los niveles de agua y su temperatura en las piscinas de combustible nuclear usado en las unidades 1, 2, 3 y 4, mientras que en las unidades 5 y 6 la temperatura está bajando.

Para poder controlar la radiación procedente del combustible usado es necesario que los técnicos japoneses enfríen las barras que suelen estar en piscinas repletas de agua.

Para ello, se está también inyectando agua de mar, precisó Andrew en declaraciones a la prensa en la sede del OIEA en Viena.

El responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace, incide en las afirmaciones de personas vinculadas con la industria nuclear en las que han minimizado las consecuencias del accidente.  'Cualquier cantidad de radiación que se libere a la atmósfera pone en riesgo la salud de las personas, incluso en zonas alejadas. El accidente de Fukushima tendrá sin duda un impacto negativo sobre la salud pública y el medio ambiente', concluye Bravo.

Sigue la cronología de las consecuencias del terremoto en Japón en nuestro especial.