Público
Público

Greenpeace monta un tenderete para leer los documentos filtrados del TTIP

La organización ecologista responsable de la última filtración traslada textos del acuerdo comercial de las 'cámaras secretas' de lectura hasta la misma Puerta de Brandeburgo de Berlín, donde permite su lectura. Hace apenas unas horas eran textos secretos.

El puesto montado por Greenpeace para leer los documentos filtrados del TTIP frente a la puerta de Brandeburgo, en Berlín. REUTERS/Fabrizio Bensch

PÚBLICO

MADRID.- La opacidad y el secretismo del TTIP son algunas de las constantes más criticadas sobre la negociación del polémico tratado de libre comercio entre Washington y Bruselas, que sólo podía ser leído en cámaras secretas, salas de lectura seguras en Bruselas, Madrid, y otras capitales,que sólo abrían sus puertas para diputados y funcionarios de distintos ministerios. Hasta hoy [aquí, todos los documentos filtrados].

Greenpeace, responsable de la última filtración de parte de los textos sobre las negociaciones -la rama de la organización en Holanda- ha habilitado este lunes en Berlín un tenderete en el que los viandantes pueden leer estos textos. Frente a la Puerta de Brandeburgo, uno de los lugares más transitados de la capital germana, los activistas han habilitado un habitáculo de cristal con sillas y mesas, en el que ahora sí se pueden leer libremente los textos secretos.

La novedad de los documentos que salieron a la luz durante la tarde de este domingo es que recogen la posición de los negociadores de EEUU en materias clave -no sólo las de la UE, que la Comisión se ha visto obligada a hacer pública en internet-, y documentan las evidentes diferencias entre Washington y Bruselas en distintos aspectos de la negociación.

A pesar de la reciente gira europea del presidente norteamericano, Barack Obama, para vender el TTIP, y de los esfuerzos de la canciller alemana, Angela Merkel, con el mismo fin, todo parece indicar que la creciente presión social o el proceso electoral que vive EEUU harán muy difícil que las negociaciones puedan cerrarse antes de finales de 2016 o principios de 2017, como planean ambos bloques, al menos en sus declaraciones públicas.