Público
Público
Únete a nosotros

Supuesta sublevación militar El Ejército impide el asalto a un cuartel militar en la tercera ciudad de Venezuela 

Un grupo de 20 uniformados se declaraba en rebeldía contra el Gobierno de Maduro. El número 2 del Gobierno venezolano, Diosdado Cabello, afirma que se trata de un intento frustrado de ataque terrorista y que siete personas han sido detenidas. Fuentes militares hablan de un asaltante muerto y otro herido grave.

Publicidad
Media: 3.69
Votos: 13

Captura del vídeo de los supuestos militares sublevados, considerados paramilitares "terroristas" por el Gobierno de Venezuela.

La convulsión continúa instalada en Venezuela, que este domingo amanecía con un supuesto intento de sublevación militar en el Fuerte Paramacay, en la ciudad de Valencia, la tercera del país, en el estado de Carabobo (centro-norte).

Un alzamiento que ha sido sofocado, según informó el número dos del Gobierno, Diosdado Cabello, hombre fuerte de Maduro. En su cuenta de Twitter, Cabello asegura que un grupo de "atacantes terroristas" entraron de madrugada al Fuerte Paramacay, un importante arsenal del Ejército, y que las tropas leales al Gobierno frustraron la intentona. Varios vecinos de la zona hablan de intercambio de disparos y explosiones en el lugar y, según informaba en un vídeo el comandante general del Ejército, Jesús Suárez Churio, uno de los asaltantes ha muerto y otro está herido de gravedad. Posteriormente, el propio Nicolás Maduro felicitaba a las Fuerzas Armadas por su intervención y elevaba a dos el número de asaltantes abatidos en la operación.

Horas después, fuentes militares confirmaban la detención de siete personas de este grupo rebelde que, actualmente están siendo interrogadas. Así lo contaba en su cuenta de Twitter Remigio Ceballo, comandante estratégico operacional de el Ejército venezolano.

Un capitán expulsado, al frente del asalto

El ataque al cuartel se produjo la mañana de este domingo y fue dada a conocer a través de un vídeo en el que un grupo de unos 20 hombres vestidos de militares portando armas largas acompañan a un portavoz que se identifica como "capitán Juan Caguaripano", al frente de la 41 Brigada Blindada y "comandante de la operación David Carabobo", como bautizó a este intento de insurrección militar.

Se trata de un antiguo capitán de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que, en 2014, abandonó el Ejército y, según varios medios, estaba en busca y captura por su presunta participación en un intento de derrocar a Nicolás Maduro. Otras fuentes cercanas a las Fuerzas Armadas consultadas por Efe aseguraron que el grupo estaba integrado por algunos militares rebeldes y también por civiles vestidos de uniforme, que no pertenecían a esta base militar del cuerpo de blindados del Ejército venezolano. Fuentes del Gobierno y de las Fuerzas Armadas hablan de "terroristas" y "paramilitares". En un comunicado oficial, la FANB vincula a los opositores al presidente Nicolás Maduro con este, y habla de "delincuentes civiles portando prendas militares".

En un comunicado, el cuerpo militar señaló que "se ha producido un ataque terrorista de tipo paramilitar en contra de la 41 brigada blindada del Ejército Bolivariano" y que un "teniente en situación de deserción" participó con los atacantes.

Los uniformados que asaltaron la base, que se identificaban como miembros de la Brigada 41 Blindada, publicaron un vídeo en el que se declaraban en "legítima rebeldía" contra el gobierno de Nicolás Maduro. Afirmaban que "no es un golpe de Estado" sino "una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional". 

"Nos declaramos en legítima rebeldía, unidos hoy más que nunca, con el bravo pueblo de Venezuela, para desconocer la tiranía asesina de Nicolás Maduro", declarabann los militares, que añadían que su acción buscaba "salvar al país de la destrucción total, para detener los asesinatos de nuestros jóvenes y familiares", aseguran en la grabación.

Situación controlada, según el Gobierno

Más tarde el dirigente chavista Diosdado Cabello aseguraba que la situación había sido controlada por la FANB y que había "total normalidad" en el resto de bases militares del país. "Consolidado totalmente el control en el Fuerte Paramacay luego del ataque de grupos terroristas mercenarios. Pronto detalles de lo sucedido", afirmó en Twitter.

El comandante general del Ejercito, Jesús Suárez Chourio, también confirmaba en un vídeo desde el cuartel asaltado que la Brigada 41 había controlado la situación. "Encontramos a un grupo de paramilitares que, aprovechando las condiciones del momento, nos asaltaron. ¡Pero inmediatamente fueron repelidos y derrotados!”, ha afirmado.