Público
Público

Guerra comercial EEUU aplaza la aplicación de más aranceles a móviles y ordenadores chinos

Washington y Pekín reanudan las conversaciones para buscan un acuerdo que ponga fin a la guerra comercial.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo Xi Jinping en un encuentro en Pekín | Reuters

Las autoridades estadounidenses han acordado retrasar al próximo 15 de diciembre en el caso de algunos productos, como teléfonos móviles u ordenadores portátiles, la entrada en vigor de los aranceles que gravarán desde el 1 de septiembre con un 10% adicional a importaciones procedentes de China por valor de 300.000 millones de dólares (268.341 millones de euros).

El Representante Comercial de EEUU (USTR) ha informado este martes de que se ha procedido a la retirada de algunos productos de la lista de mercancías objeto de los nuevos aranceles del 10% atendiendo a razones de salud, seguridad, seguridad nacional y otros factores.

Las autoridades estadounidenses han acordado retrasar este gravamen sobre una serie de artículos

Asimismo, como parte del proceso de comentarios y audiencias públicas, se ha decidido retrasar al próximo 15 de diciembre la aplicación de este nuevo arancel sobre una serie de artículos, incluyendo teléfonos móviles, ordenadores portátiles, consolas de videojuegos, ciertos juguetes, monitores de ordenador y ciertos artículos de calzado y ropa.

El pasado 1 de agosto, el presidente de EEUU, Donald Trump, anunció que el país norteamericano impondrá un arancel del 10% sobre 300.000 millones de dólares de importaciones de productos procedentes de China a partir del 1 de septiembre. Estos aranceles se aplican sobre el porcentaje de exportaciones chinas a EEUU todavía exento de gravámenes. Los 250.000 millones de dólares (225.484 millones de euros) restantes seguirán estando sujetos a un arancel del 25%.

EEUU y China reanudan sus contactos

Altos representantes de los gobiernos de China y EEUU han retomado este martes a través del teléfono el diálogo económico y comercial "al más alto nivel" y se han emplazado para seguir conversando dentro de dos semanas, según ha anunciado el Ministerio de Comercio de China.

De este modo, Liu Heying, vice primer ministro chino y líder del Diálogo Económico Integral China-EEUU, conversó telefónicamente con el Representante de Comercio de EEUU, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Asimismo, también atendieron a la conversación el ministro de Comercio de China, Zhong Shan, el gobernador del Banco Popular de China, Yi Gang, y el subdirector de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, Ning Jizhen. "Las dos partes acordaron volver a conversar en dos semanas", precisó el Ministerio.

El Representante Comercial de EEUU (USTR) ha informado este martes de que se ha procedido a la retirada de algunos productos de la lista de mercancías objeto de los nuevos aranceles del 10% atendiendo a razones de salud, seguridad, seguridad nacional y otros factores.

Trump se muestra optimista

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha mostrado optimista de cara a lograr un acuerdo comercial con China. "Lo estamos haciendo por las Navidades", ha señalado Trump ante los medios antes de emprender una visita a Pittsburgh en referencia al impulso al consumo que puede representar la medida.

El presidente estadounidense destacó que la conversación "fue muy productiva"

"En caso de que algunos de los aranceles tengan un impacto en los consumidores estadounidenses, aunque hasta ahora no ha habido prácticamente ninguno, pero en caso de que puedan tener un impacto en las personas, lo que hemos hecho es retrasarlo, para que los aranceles no sean relevantes para la temporada de compras navideñas", ha asegurado Trump.

En cuanto a los contactos con China, el presidente estadounidense destacó que la conversación "fue muy productiva", añadiendo que a Pekín le gustaría mucho hacer algo al respecto de las diferencias comerciales. "Mediante la masiva devaluación de su moneda e inyectando vastas sumas de dinero en su sistema, las decenas de miles de millones de dólares que EEUU está recibiendo es un regalo de China. Los precios no suben, no hay inflación. Los granjeros consiguen más de lo que gastaría China", ha defendido el presidente norteamericano en su cuenta de Twitter.