Público
Público
Únete a nosotros

Haití se prepara para celebrar el primer aniversario del terremoto

El 12 de enero se cumplirá un año del seísmo que mató a más de 220.000 personas en el país latinoamericano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de misioneros estadounidenses, todos con camiseta amarilla y la palabra Cristo bien visible, intentaban el sábado pasado encontrar el orden en el caos del aeropuerto de Puerto Príncipe. Uno de ellos elaboraba una especie de vídeo casero y la mayoría se desesperaba al no encontrar a alguien que les acercase a un hotel ni sus equipajes.

Ese día, en el aeropuerto, casi había casi más gente reclamando maletas perdidas que pasajeros manteniendo la esperanza de que su baliza saliese por la cinta transportadora. 'Circulen, circulen', pedía en francés uno de los empleados del aeropuerto. Misioneros, cooperantes, personal de Naciones Unidas, diplomáticos, bomberos... El trajín habitual en el aeropuerto del país caribeño se multiplica estos días porque el próximo 12 de enero se cumplirá el primer aniversario del terremoto que mató en el país latinoamericano a más de 220.000 personas.

La capital se llenará de numerosos actos y por unas horas el luto quitará protagonismo tanto a la epidemia de cólera que azota el país como a la tensión política que se vive a la espera de la confirmación oficial del resultado de la primera vuelta de las elecciones. 'Hagan acopio de víveres', recomienda en el aeropuerto miembros del contingente de policía española en Haití, previendo que, si se confirma el pucherazo que coloca a Jude Celestin, candidato del actual presidente Preval, en la segunda vuelta, la violencia se desatará en las calles. 'Y eso significa que los comercios cerrarán y no se podrá salir de casa', continua advirtiendo la policía.

En los supermercados, bien abastecidos, la gente se aprovisiona sobre todo de agua. Al personal humanitario también se lo han advertido, como confirman varios trabajadores de Unicef que advierten de que 'puede haber bastante lío'.

Pero de momento, el Gobierno haitiano y Naciones Unidas se centran en los actos de conmemoración del terremoto, al igual que ONGs como Bomberos Unidos sin Fronteras, que el mismo martes día 12 tendrá un acto en el hotel Montana, uno de los lugares derruidos, junto a la dueña, Nadine Cardoso, rescatada después de permanecer cinco días debajo de los escombros.

El reencuentro entre víctimas y salvadores será uno de los puntos clave del aniversario También se ha desplazado desde Valladolid un grupo de bomberos de Castilla y León que también participaron en las tareas de encontrar supervivientes. Y es que el reencuentro entre víctimas y salvadores será uno de los puntos clave de este día, que se ha declarado festivo para todo el país. Las grandes cadenas norteamericanas preparan sus directos y ya han tomado, con reservas desde hace seis meses, hoteles emblemáticos y carísimos estos días como el Kinan. Es frecuente encontrarse por los lugares más céntricos y castigados por el seísmo, como la catedral o el Palacio Real a numerosos occidentales. Las ONG también han enviado a sus portavoces y han hecho balance de un año de trabajo. Las misas se repiten y un estadio de fútbol acogerá un partido de fútbol en honor a las víctimas protagonizado por personas que quedaron amputadas por el terremoto.

Mientras, la ciudad intenta muy lentamente recuperar el ritmo. Hay todavía 1, 5 millones de personas que viven en la calle, pero en el día a día, los mercados han recuperado la actividad, las gasolineras están abastecidas y los niños han vuelto a clase de una manera más o menos normalizada, aunque Unicef recuerda que todavía queda mucho trabajo por hacer. Algo que parecía impensable hace justo un año, cuando la tierra se rajó. 'Creía que me moría, que no me daba tiempo a bajar las escaleras. Me caí', aún recuerda Hernán Bádenas, coordinador de la ONG ACPP en Haití. Los que lo vivieron dicen que nunca se les podrá olvidar esa sensación. Y todos, en vez de hablar del traqueteo, recuerdan sobre todo el ruido, como un bramido, que surgió ese 12 de enero al filo de las cinco de la tarde hora local, de la tierra.