Público
Público

Los Hermanos Musulmanes llaman a la intifada en Egipto tras denunciar una masacre del Ejército

La hermandad acusa a los militares de matar a 53 de sus seguidores, incluídos mujeres y niños, y de herir a más de 1.000. El Ejército asegura que se trata de una respuesta a un "ataque terrorista" contra los cua

PÚBLICO/AGENCIAS

Al menos 53 personas han muerto y unas 1.100 han resultado heridas en la madrugada del lunes a causa de los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los Hermanos Musulmanes frente a la sede de la Guardia Republicana en El Cairo, según un nuevo balance realizado por los Hermanos Musulmanes. La televisión estatal cifró en 42 los muertos y en más de 500 los heridos, pero los seguidores del depuestos presidente elevan la cifra y aseguran que hay mujeres y niños entre las víctimas.

"Es una despiadada masacre a sangre fría y sin precedentes de la Policía y el Ejército contra manifestantes que rezaban al amanecer ante el complejo de la Guardia Presidencial en la que han sido asesinados mujeres y niños, incluidos bebés lactantes", ha denunciado el grupo islamista a través de su web, ikhwanweb.com.

La inestabilidad aumenta al mismo ritmo que los muertos desde que los militares de Abdel Fatah al Sisi detuvieran al presidente electo hace un año, Mohamed Mursi, anularan la Constitución y anunciaran la hoja de ruta para el país después del golpe de estado.

Según la edición digital del diario estatal Al Ahram, las muertes se produjeron después de que el Ejército y la Policía atacaran a un amplio grupo de partidarios del derrocado presidente Mohamed Mursi que participaban en una sentada de protesta frente a los cuarteles de la Guardia Republicana en Ciudad Naser, en El Cairo, durante las oraciones de madrugada.

Seguidores de los Hermanos Musulmanes evacúan a un herido durante los enfrentamiento con los militares en la sede de la Guardia Republicana del El Cairo. - MAHMOUD KHALED / AFP

Fuentes del Ejército egipcio, citadas por la televisión estatal y por la agencia estatal MENA, han asegurado que un "grupo terrorista" formado por "elementos armados de los Hermanos Musulmanes" había intentado atacar el edificio y han asegurado que un militar ha muerto y 40 han resultado heridos.

Una fuente militar ha negado que el Ejército egipcio disparase contra los seguidores Mursi y sostiene que un grupo armado intentó irrumpir en el edificio de la Guardia Republicana y, al fracasar por la gran presencia de fuerzas de seguridad en su interior, disparó de manera indiscriminada contra los manifestantes para causar el caos y facilitar el asalto.

Según esta fuente, que pidió el anonimato, un oficial de la policía murió por disparos y cuarenta policías resultaron heridos de distinta consideración. El Ministerio del Interior ha dicho que uno de los fallecidos es un general de la Policía que se hallaba en los alrededores del cuartel de la Guarida Republicana.

El responsable militar detalló a EFE que los sucesos ocurrieron después de la oración musulmana de la madrugada, cuando numerosos hombres armados se concentraron ante la sede de la Guardia Republicana gritanto "Alá es grande" y treparon a los muros del edificio, aunque sin conseguir irrumpir en su interior. Mientras, continúa el militar, otros hombres armados que se encontraban en edificios aledaños abrieron fuego contra los miembros de las Fuerzas Armadas.

Al mismo tiempo, los asaltantes que habían intentado encaramarse a los muros dispararon supuestamente sobre los manifestantes pacíficos para "causar el caos en el lugar y facilitar el intento de asalto", según la fuente.

Por su parte, la versión de los hermanos Musulmanes contrasta con la del Ejército. Este mañana, miembros de la confradía han presentado vídeos y casquillos de bala con los que quieren demostrar que los seguidores islamistas recibieron disparos por parte del Ejército en los sucesos de esta madrugada.

"Los testigos presenciales han dicho que una primera ráfaga de disparos cogió a los manifestantes por sorpresa mientras estaban rezando pacíficamente", señala el grupo islamista. 

En una rueda de prensa, dos portavoces de la Hermandad enseñaron a la prensa la munición que supuestamente les han entregado soldados y oficiales que se negaron a abrir fuego sobre los manifestantes, y mostraron un vídeo en el que se ve a un presunto francotirador sobre un edificio del cuartel general de la Guardia Republicana.

Un simpatizante de los Hermanos Musulmanes toma fotografías con su teléfono de varios cadáveres de camaradas muertos durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, en una morgue del El Cairo- Mohammed Saber (EFE).

Los Hermanos Musulmanes ya han advertido de la posibilidad de otro escenario como Siria. Por su parte, el Ejército ya ha comenzado a llamar "terroristas" a los que hasta hace menos de una semana eran seguidores de un gobierno elegido democráticamente. Además, el militar citado por Efe asegura que que los Hermanos Musulmanes han llamado desde hace varios días a la "yihad" (guerra santa) y que algunos manifestantes fieles a Mursi se despidieron de sus familias en la noche del domingo al lunes.

Los propios islamistas, citados por la cadena de televisión qatarí Al Yazira, habían informado esta mañana de un balance de 34 muertos. A través de su cuenta de Twitter, el portavoz de Hermanos Musulmanes, ha responsabilizado de lo sucedido al Ejército y a la Policía, que han disparado "con fuego real".

Según informa la agencia EFE, que cita fuentes oficiales, han sido detenidos "200 agresores, que disponían de grandes cantidades de armas, municiones, armas blancas y cócteles molotov".

La Fiscalía egipcia ha ordenado cerrar y precintar la sede del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de los Hermanos Musulmanes, en el centro de El Cairo, tras el supuesto hallazgo de armas en su interior, informó la televisión estatal egipcia.

"Llama al gran pueblo egipcio a levantarse contra los que quieren robar su revolución con los carros de combate y los vehículos acorazados"

El PLJ, al que pertenecía el derrocado presidente Mursi, ha hecho un llamiento a los egipcios tras los hechos de este lunes, a levantarse en una intifada contra el Ejército y las nuevas autoridades del país.

En un comunicado, el PLJ pidió que la comunidad internacional actúe de inmediato "para que no haya una nueva Siria en el mundo árabe". Tambiém, desde su cuenta de Facebook, el PLJ ha difundido un comunicado en el que "llama al gran pueblo egipcio a levantarse contra los que quieren robar su revolución con los carros de combate y los vehículos acorazados, incluso por encima de los cadáveres del pueblo".

Asimismo, advirtió de que el número de muertos puede aumentar en las próximas horas por la gravedad de muchos de los cientos de heridos.

En un comunicado anterior, los Hermanos Musulmanes denunciaron que lo sucedido es una "masacre del Ejército y la Policía", y acusaron al jefe de las Fuerzas Armadas, Abdel Fatah al Sisi, de "seguir el ejemplo de Bachar al Asad y querer llevar a Egipto al mismo destino que Siria para tomar el poder".

La hermandad islámica explicó que, durante los rezos del amanecer y solo un día antes del comienzo del mes sagrado de ramadán, "los manifestantes pacíficos estaban rezando cuando recibieron los disparos de balas y de gases lacrimógenos de manera intensa por las fuerzas militares y policiales".

Para la Hermandad, "esta sangre será, con permiso de Dios, el último clavo en el ataúd de Al Sisi, ya que el pueblo egipcio no será humillado de nuevo por la dictadura militar y este crimen va a aumentar la insistencia del pueblo".

Al mismo tiempo, cuestionó a los políticos civiles que apoyaron la intervención militar: "¿Vuestras manos seguirán en las suyas después de la masacre y de que hayan matado a vuestros hermanos, los ciudadanos, aunque discreparan con vosotros políticamente?".

"No vamos a estar callados ante la masacre. Queríamos la detención de la sangre y ahora se derraman ríos"  El partido salafista Al Nur ha decido retirarse de "todas las vías de negociaciones" con el Estado egipcio tras los estos enfrentamientos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes frente a la sede de la Guardia Republicana en El Cairo.

Un portavoz de Al Nur, Nader Bakar, anunció esta decisión en su cuenta de Twitter y explicó que la medida es su "primera reacción a la masacre de la Guardia Republicana".

"No vamos a estar callados ante la masacre de la Guardia Republicana. Queríamos la detención de la sangre y ahora se derrama como los ríos", dijo el portavoz salafista.

El partido Al Nur, la principal formación salafista de Egipto, es el mayor grupo islamista que apoyó la decisión de las Fuerzas Armadas egipcias de deponer al presidente Mohamed Mursi, y su secretario general, Galal Morra, estuvo presente el pasado miércoles en el anuncio del derrocamiento del mandatario islamista.

Sin embargo, hace dos días vetó el nombramiento del político liberal y premio nobel de la paz Mohamed el Baradei como primer ministro, porque consideró que "no se les había consultado.

Por su parte, el Frente de Salvación Nacional (FSN), principal alianza no islamista del país que encabezó las protestas contra Mursi, ha cndenado los "sangrientos sucesos" frente a la sede de la Guardia Republicana y reclamó una investigación urgente y justa.

"El Frente muestra su tristeza por los sucesos sangrientos frente al cuartel general de la Guardia Republicana y expresa sus condolencias a las familias de los muertos, tanto civiles como miembros de la fuerzas de seguridad", señaló en un comunicado.

El Frente -encabezado por los dirigentes Mohamed el Baradei, Amro Musa y Hamdin Sabahi- condenó, de igual forma, "cualquier intento de ataque contra las instalaciones militares y de las fuerzas de seguridad".

Más noticias de Internacional