Público
Público

Hong Kong China amenaza con usar la fuerza para sofocar las manifestaciones en Hong Kong

Diez semanas de enfrentamientos entre la policía y los manifestantes han sumido a Hong Kong en su peor crisis desde que el Reino Unido le traspasó el poder a China en 1997.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La policía dispara gases lacrimógenos contra los manifestantes contra el proyecto de ley de extradición durante los enfrentamientos en Sham Shui Po en Hong Kong. Reuters

Hong Kong se prepara para más protestas multitudinarias durante el fin de semana, a pesar de la advertencia de China de que podría usar la fuerza para aplacar las manifestaciones y de que el presidente estadounidense, Donald Trump, instara a su homólogo chino, Xi Jinping, a reunirse con los manifestantes para poner fin a semanas de tensiones.

Cientos de efectivos de la Policía Armada Popular de China (PAP por sus siglas en inglés) realizaron el jueves maniobras en un estadio deportivo de Shenzhen, en la frontera con Hong Kong, un día después de que el Departamento de Estado de Estados Unidos dijera que estaba "profundamente preocupado" por los acontecimientos, ante la idea de que las tropas pudieran ser desplegadas para disolver las protestas.

Trump dijo a periodistas el jueves que no le gustaría ver que se usa la violencia para sofocar las protestas en Hong Kong y reiteró que quería que China "resolviera humanamente el problema".

Diez semanas de enfrentamientos entre la policía y los manifestantes han sumido a Hong Kong en su peor crisis

"Estoy preocupado. No me gustaría ver una reacción violenta", dijo Trump, en Morristown, Nueva Jersey. "Si él (Xi) se sentara con los manifestantes, un grupo de manifestantes representativo, apostaría a que lo solucionaría en 15 minutos ... Sé que no es el tipo de cosas que hace, pero creo que no sería una mala idea". Trump dijo también que tenía una llamada con Xi programada "pronto".

Diez semanas de enfrentamientos entre la policía y los manifestantes han sumido a Hong Kong en su peor crisis desde que el Reino Unido le traspasó el poder a China en 1997, y han supuesto el mayor desafío popular a Xi en sus siete años en el poder.

Undécimo fin de semana de protesta

Hong Kong comienza este viernes su undécimo fin de semana consecutivo de protestas en un ambiente de tensión, durante una semana que ha visto movimientos de tropas chinas en la frontera con la ciudad autónoma y cientos de vuelos cancelados en el aeropuerto.

Hasta la noche del domingo, hay al menos cinco marchas convocadas, una de ellas de apoyo a Pekín, y al menos tres de las prodemocráticas sin contar con el visto bueno policial en el formato inicialmente propuesto, lo que podría resultar en los ya habituales encontronazos entre asistentes y agentes del cuerpo.

Los enfrentamientos entre policía y manifestantes han ido creciendo en virulencia desde junio y, mientras el sector prodemocrático pide una investigación independiente sobre brutalidad policial en la dispersión de las protestas, Pekín ve "indicios de terrorismo" en la actitud de algunos manifestantes violentos.

El pistoletazo de salida de las marchas de protesta de este fin de semana será hoy viernes a las 20.00 hora local con una manifestación convocada por estudiantes universitarios e internautas bajo el lema "Apoya Hong Kong. El poder, para el pueblo".

Estudiantes harán huelgas para apoyar las protestas

Estudiantes de secundaria de Hong Kong anunciaron este viernes que harán huelgas a partir del 2 de septiembre, día en el que comienzan las clases del nuevo curso, para apoyar a las protestas prodemocráticas que desde hace semanas se suceden en la ciudad autónoma.

Una encuesta publicada hoy por la Plataforma de Preparación de la Huelga Estudiantil de Secundaria de Septiembre mostró que el 90% de unos 20.000 estudiantes de institutos de la región administrativa especial votaron a favor de hacer huelga una vez por semana, informó la plataforma a través de las redes sociales.

Bajo el lema "un paro a la semana", los estudiantes planean llevar a cabo esta iniciativa de manera indefinida, y las huelgas tendrán forma de "clases de educación cívica" en la calle, y ellas participarán como ponentes profesores universitarios, así como los propios alumnos.

Casi el 60% de los participantes apoyaron que se acudiera a clase, mientras que en torno al 40% prefería el boicoteo

Estas asambleas tendrán lugar en tres puntos de la ciudad autónoma (la isla de Hong Kong, Kowloon y los Nuevos Territorios), aunque los estudiantes contemplan la posibilidad de ampliarlo, tanto en número como en la frecuencia de éstas, dependiendo del número de personas que las secunden y de la respuesta del Gobierno.

Asimismo, los estudiantes dijeron que, si no logran que la policía autorice sus asambleas, estudiarían otras formas de hacer huelga.

La encuesta también mostró que casi el 60% de los participantes apoyaron que se acudiera a clase el mismo 2 de septiembre, mientras que en torno al 40% prefería el boicoteo de las clases de manera indefinida.

Las protestas en Hong Kong comenzaron en marzo frente a la iniciativa de las autoridades locales de promulgar una ley de extradición que, según sus opositores, podría servir para que disidentes políticos y sectores críticos con el régimen comunista fueran trasladados a China para ser juzgados sin garantías.

Bajo la fórmula "Un país, dos sistemas", Pekín se comprometió a mantener la autonomía de Hong Kong y a respetar una serie de libertades de las que no gozan los ciudadanos de la China continental hasta 2047, tras recuperar la soberanía del territorio de manos británicas en 1997.

Las manifestaciones movilizaron a cientos de miles de personas desde junio y han estado acompañadas de represión policial para aplacar los intentos de los manifestantes de afectar el curso normal de la ciudad con huelgas y ocupaciones de edificios oficiales, comisarías, estaciones de metro o el aeropuerto.

Aunque el Gobierno local declaró la propuesta de ley de extradición "muerta" a principios de julio, las demandas de los manifestantes han evolucionado a una serie de peticiones de mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong.