Público
Público

Hospitalizado un activista de Pussy Riot en Moscú con signos de envenenamiento

Piotr Verzílov, que participó en la protesta durante la final del Mundial, se encuentra en "estado crítico".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen de archivo que muestra a tres miembros de seguridad mientras se llevan del campo al activista ruso Pyotr Verzilov durante la final del mundial de fútbol en Moscú. - EFE

El activista del grupo punk Pussy Riot Piotr Verzílov ha sido ingresado en un hospital de Moscú en estado "crítico" y con supuestos signos de envenenamiento, denunció  esta plataforma en su página de Facebook. "Nuestro amigo, hermano y camarada Piotr Verzílov se encuentra en cuidados intensivos. Su vida está en peligro. Creemos que ha sido envenenado", señala Pussy Riot.

Verzílov, uno de los cuatro activistas de Pussy Riot que saltó al campo del estadio Luzhnikí durante la final del Mundial de fútbol entre Francia y Croacia, y que es uno de los editores de la plataforma independiente de noticias Mediazona, fue hospitalizado en "estado crítico" el pasado martes en la unidad de toxicología del Hospital Clínico Bajrushin de Moscú.

Su pareja, Veronika Nikúlshina, indicó al diario digital Meduza, dirigido por Verzílov, que éste "empezó a perder su vista, el habla y movilidad". Sus amigos relataron que su madre quiso visitar a su hijo en el hospital el miércoles por la tarde, pero el personal de la clínica no le permitió ver a Verzílov e "incluso rehusaron comentarle el estado de salud y el diagnóstico preliminar" del activista.

"En el hospital, le dijeron que no tenían permiso para dar esa información. Le dijeron que se fuera y fueron irrespetuosos. Dijeron que no podía quedarse e insistieron en que no podían darle ningún dato sobre su hijo hasta que él mismo firmase la autorización", señala el diario digital. Los amigos del activista denuncian que Verzílov no puede firmar en su estado ningún permiso.

Según su pareja, Verzílov empezó a sentirse mal poco después de una vista en un tribunal el martes. A las seis de la tarde se acostó para descansar y cuando Nikúlshina llegó a casa dos horas después su pareja "se despertó y dijo que estaba empezando a perder la vista". "Entre las ocho y las diez su estado empeoró gradualmente. Primero fue su vista, después su capacidad de habla y después la de moverse", relató Nikúlshina a Meduza. "Cuando llegaron los paramédicos, respondió a todas sus preguntas y les aseguró que no había comido nada", relata su pareja.

Fue entonces cuando su estado empeoró rápidamente y "empezó a convulsionar". "En el camino al hospital, en la ambulancia, ya estaba balbuceando. Cayó en un estado medio inconsciente y dejó de responder y de reconocerme", indicó Nikúlshina. Según esta fuente, los médicos no hallaron "nada malo" inicialmente en su diagnóstico preliminar, pero en torno a la una de la madrugada "repentinamente trasladaron a Verzílov a la unidad de toxicología del hospital".

El personal se negó a decirle que al activista le habían diagnosticado un envenenamiento, alegando que únicamente era la pareja de hecho de Verzílov y que por ende no tenía "ningún derecho" a ser informada del resultado de los análisis.

Horas más tarde, los familiares de Verzílov dijeron que los médicos barajan la intoxicación por ingesta de medicamentos como posible causa del repentino deterioro de su salud, ya que mencionaron los fármacos anticolinérgicos que se emplean para tratar una amplia gama de síntomas y cuyo consumo en dosis inadecuadas pudo haber llevado a esos efectos secundarios. La familia del activista se niega a aceptar la hipótesis, al mostrarse segura al "cien por ciento" de que Verzílov no pudo tomar pastillas capaces de producir ese efecto por voluntad propia.