Público
Público

Open Arms La humanidad del Open Arms: salva la vida a 39 personas más en el Mediterráneo pese a necesitar ellos auxilio

Una embarcación se encontraba en peligro en la zona de Malta. Una vez más, no fueron las autoridades, sino el barco de la ONG, que lleva más de una semana en condiciones deplorables y pidiendo puerto seguro, el que acudió al rescate. Ahora son 160 las personas a bordo. Europa sigue en silencio.

Publicidad
Media: 5
Votos: 7

Migrantes rescatados en el Open Arms en una imagen de archivo. REUTERS

La humanidad del Open Arms. Los que debían ser rescatados, saliendo al rescate. Esta madrugada, tras nueve días en búsqueda de puerto seguro, el barco de la ONG ha rescatado a 39 migrantes y refugiados más, por los que ya son 160 las personas que esperan ser auxiliados, ha informado la organización.

Alarm Phone, que vigila la situación de pateras en el Mediterráneo, había informado a última hora del viernes de un aviso sobre una embarcación en peligro en la zona de Malta. Sin embargo, finalmente no han sido la fuerzas maltesas quienes han acudido al auxilio, sino Open Arms.

"Rescatadas 39 personas durante la pasada noche, que se suman a las 121 personas a bordo. Todas necesitan llegar a puerto seguro YA", ha anunciado la ONG en su cuenta de de Twitter.

El fundador de la ONG ha informado también a través de la red social que el tras el rescate Malta solo accede a llevar a tierra las personas del último rescate, las 39 que se encontraban en peligro en su zona. Por el contrario, se niega a desembarcar las otras 121 personas que llevan nueve días a bordo, explica Camps: "Esto ha generado un serio problema de seguridad a bordo. El nivel de ansiedad de estas personas es insostenible".

Situación crítica

Estas 160 personas se suman a las otras 85 que esperan también a bordo del
el Ocean Viking, el barco de Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, y que fueron rescatadas el jueves frente a las costas de Libia.

Estas 160 personas se suman a las otras 85 que esperan también a bordo del
el Ocean Viking, el barco de Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, ya ha advertido de que no permitirá que ninguno de los dos barcos atraque en Italia, días después de que el Parlamento avalase un decreto que eleva hasta un millón de euros las multas para las ONG que entren en aguas italianas sin permiso de las autoridades.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula que, en lo que va de año, más de 840 personas han perdido la vida en el Mediterráneo, entre ellas unas 576 que intentaban alcanzar las costas de Italia o Malta.

Ayuda de Richard Gere

Este viernes el barco Open Arms recibió la visita del actor estadounidense, Richard Gere, casado con la empresaria española Alejandra Silva, que llevó provisiones para los inmigrantes y la tripulación.

Gere llegó desde la isla de Lampedusa (sur) y, una vez a bordo del buque humanitario explicó que todo el mundo estaba "bien" y defendió la labor de rescate de la organización española.

El actor ha participado este sábado en una rueda de prensa en la que ha criticado la ley antiinmigración de Matteo Salvini, que impone multas a ONG que salvan vidas en el mar, y pidió acoger a los migrantes que llegan a Europa y acumulan "historias de mucho sufrimiento".

"Nadie me dijo que viniera. Vine de forma espontánea. Estaba pasando las vacaciones con mi familia cerca de Roma y después de que se aprobara el decreto ley antiinmigración, una ley que nadie se podía creer, decidí visitar el barco de Open Arms, que conocí hace unos años en Barcelona", contó. Gere también lamentó que exista "una cierta paranoia generalizada, un temor a ayudar al extranjero", e insistió en que estas personas "no son inmigrantes, sino que son refugiados".

El fundador de la ONG, Òscar Camps, ha afirmado en la misma comparecencia que ningún político evitará que la organización siga con su actividad de rescate en el mar, y ha acusado a los gobiernos de poner en marcha "toda la maquinaria administrativa" para no salvar vidas, contraviniendo los convenios internacionales y la ley marítima internacional.

El Open Arms espera desde la semana pasada cerca de Lampedusa, en aguas internacionales, a que se le asigne un puerto seguro para poner a salvo a los inmigrantes, en total 160, entre los que hay al menos cuatro bebes y 3 mujeres embarazadas, rescatados en tres operaciones distintas.