Público
Público
Únete a nosotros

La Iglesia austriaca compensará a las víctimas de abusos

Destinará dinero a quienes padecieron maltratos físicos y sexuales para que puedan recuperarse de sus traumáticas experiencias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Iglesia Católica de Austria compensará económicamente a las víctimas de abusos sexuales y maltratos físicos perpetrados por religiosos.

Asimismo, la curia austriaca les costeará terapias para recuperarse de su traumática experiencia.

Así lo aseguró Waltraud Klasnic, la presidenta de la comisión independiente para las víctimas que ha creado la Iglesia ante la avalancha de casos de abusos, en su mayoría ya prescritos judicialmente, que han salido recientemente a la luz.

'Está claro que habrá dinero. Como indemnización y para terapias', aseguró Klasnic en una entrevista al diario Österreich, aunque no entró a valorar cifras concretas por considerarlo precipitado. 'Tenemos que ayudar a las personas que han cargado con esto durante años', explicó la política democristiana, nombrada hace una semana por la Iglesia del país alpino para dirigir la comisión que investigará los abusos y ayudará a las víctimas.

'La Iglesia recorrerá el camino de una expiación dolorosa' 

La Iglesia austríaca también ha creado Ombudsstellen, una página web para centralizar las consultas y denuncias por los abusos, así como para facilitar la información de dónde acudir en busca de ayuda. En lo que va de año, la Iglesia ha registrado 566 notificaciones por abuso sexual y por maltrato físico en instituciones católicas, la mayoría de ellas de décadas pasadas y ya prescritas judicialmente.

El presidente de la Conferencia Episcopal, el arzobispo Christoph Schönborn, ofició el pasado miércoles una multitudinaria ceremonia de penitencia en la catedral de Viena, en la que dio la palabra a varias víctimas de abusos y reconoció la culpa colectiva de la Iglesia por lo sucedido. Schönborn volvió hoy a reiterar en la Misa de Resurrección que la Iglesia 'recorrerá el camino de una expiación dolorosa' y defendió la necesidad de afrontar los problemas sin ambages.