Público
Público

El impactante vídeo que muestra cómo es vivir bajo las bombas en Siria

Amnistía Internacional publica imágenes inéditas de la ciudad de Daraya, asediada por las fuerzas gubernamentales y cuyos habitantes no reciben ayuda humanitaria desde noviembre de 2012.

Publicidad
Media: 4.86
Votos: 7

MADRID. -Amnistía Internacional ha hecho públicas unas imágenes, inéditas hasta ahora, que atestiguan el horror de vivir bajo el asedio de las bombas de barril en Siria. Las imágenes fueron grabadas por civiles en la ciudad de Daraya entre 2014 y finales de febrero de 2016, cuando entró en vigor el “cese de hostilidades” que continúa vigente mientras se celebra la última ronda de conversaciones de paz en Ginebra. En ese periodo, no obstante, cayeron sobre la ciudad unas 6.800 bombas de barril lanzadas por las fuerzas gubernamentales sirias, según los datos recogidos por el propio ayuntamiento, que han matado a 42 civiles, 17 de ellos niños.

Las bombas de barril son armas fabricadas con barriles de petróleo, tanques de gasolina o bombonas de gas que se llenan de explosivos, combustible y metralla y que se lanzan desde helicópteros y aviones. Aunque no son nada sofisticadas, son mortíferas y nunca deben utilizarse cerca de civiles por su enorme imprecisión.

“Este vídeo transmite la absoluta sensación de terror de la población civil sitiada sometida al incesante embate de las bombas de barril del Gobierno sirio. Las imágenes muestran en primer plano, con impactante detalle, lo que han tenido que pasar los civiles de Daraya", ha dicho Magdalena Mughrabi, directora adjunta del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional. “Es absolutamente indignante –aunque no sorprendente– que el Gobierno sirio haya continuado bombardeando y matando de hambre a su propia población civil. Y resulta inaceptable que la ONU y otros influyentes actores internacionales no estén haciendo más para resolver la crítica situación que se vive en Daraya y en otras localidades asediadas", lamenta.

Aunque desde que el 26 de febrero entró en vigor el "cese de hostilidades" parcial no han caído bombas de barril sobre Daraya, la ciudad ha sido atacada con otras armas, y los miles de civiles que continúan en ella siguen sin suministro eléctrico y sufriendo graves carencias de alimentos y servicios médicos.

Además de la destrucción generalizada y a gran escala causada por las miles de bombas de barril lanzadas sobre Daraya, las fuerzas gubernamentales mantienen aislada la ciudad y no han permitido que llegue a ella ninguna ayuda humanitaria desde noviembre de 2012. El personal médico padece una grave falta de recursos para enfrentarse a una crisis humanitaria de tal magnitud. El único hospital de campaña que queda en la ciudad asediada ha sido atacado 15 veces por las fuerzas gubernamentales.

"Es difícil imaginar siquiera la magnitud y la intensidad del sufrimiento que ha soportado la población civil de Daraya y otras zonas asediadas de Siria, algunas de las cuales no han recibido ayuda humanitaria durante años de combates. Cada día que pasa sin que llegue ayuda humanitaria supone un empeoramiento de la crisis humanitaria en Daraya", afirma Magdalena Mughrabi.

"Ahora que vuelven a estar en marcha las conversaciones de paz en Ginebra es absolutamente crucial que se dé carácter prioritario a la apertura del acceso de ayuda humanitaria a esas zonas. Aunque la mayoría de las armas han callado y la lluvia de bombas contra Daraya se ha detenido desde el alto el fuego del 26 de febrero, es mejor excluir totalmente la amenaza de que algún día puedan repetirse y hacer rendir cuentas a todos los responsables de crímenes de guerra durante el conflicto".