Público
Público

Incendios Amazonas Tratado UE-Mercosur: otra agresión contra la Amazonia

En solo una semana, más de 57.000 holandeses han firmado una petición impulsada por GroenLinks, el partido de los Verdes en Países Bajos, en contra de la eliminación de aranceles a la carne de vacuno procedente de Sudamérica prevista en el tratado de libre comercio.

Manifestantes de organizaciones medioambientales participan en una manifestación frente a la embajada de Brasil para exigir más protección de la Amazonía | Reuters

Un aumento en las exportaciones de carne de vacuno y de soja podría dar el golpe de gracia a la selva del Amazonas, uno de los pulmones del planeta. Es lo que denuncian asociaciones y partidos ecologistas de todo el mundo, que han empezado a movilizarse contra la firma del tratado entre Mercosur y la UE, que debería ratificarse durante el próximo año.

El acuerdo incluye la creación de un cupo de 99.000 toneladas para la importación de carne de vacuno de Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, y Venezuela (suspendida de Mercosur en la actualidad), que supondría un aumento de alrededor del 50% de la carne que Europa importa de estos países. Más ganado vacuno podría implicar un aumento en la superficie dedicada a la ganadería y la destrucción de la selva para plantar en su lugar campos de soja con la que alimentar al ganado.

En Holanda, en solo una semana más de 57.000 personas han firmado una petición impulsada por los Verdes contra la firma del tratado. “Ninguna petición anterior había crecido tan rápido. Vemos que mucha gente está preocupada por la situación en el Amazonas y sobre la vía política que está persiguiendo Bolsonaro [presidente de Brasil]”, explica a este diario lsabelle Diks, la diputada verde que está detrás de la iniciativa.

Varios líderes europeos
han anunciado en la última semana que no firmarían el acuerdo con Mercosur si Brasil no protege los bosques amazónicos

Líderes europeos como el líder francés Emmanuel Macron y el Irlandés Leo Varadkar han anunciado en la última semana que no firmarían el acuerdo con Mercosur si Brasil no protege los bosques amazónicos. Pero la petición de los Verdes holandeses va más allá: denuncia que el propio texto acuerdo de libre comercio de la UE con Sudamérica provocaría que se talen más árboles.

Una solución podría ser que se incluya una cláusula específica para el Amazonas en ese tratado, que garantice que ninguno de los productos que Europa importa tienen un impacto directo en la destrucción de la selva. Si no es así, “los productos no deberían viajar a Europa”, denuncia Diks. “Las demandas de sostenibilidad están muy mal protegidas [en el tratado]. Los puntos sobre los aspectos de sostenibilidad deberían ser una condición indispensable”.

Bolsonaro, el pasado 23 de agosto en Brasilia | Reuters

Según la diputada holandesa, un tratado de libre comercio con Mercosur que sea respetuoso con los animales y el medioambiente podría ser tener más poder para cambiar las prácticas de Brasil que la promesa de 20 millones de euros de ayuda del G7, que Bolsonaro ha rechazado de momento, para luchar contra el fuego del Amazonas.

“Es contradictorio. Si eres realmente serio sobre los Acuerdos de París y en intentar crear una economía circular y un mundo más sostenible, no puedes apoyar este acuerdo entre la UE y el Mercosur”, denuncia.

Diks, quien pretende alcanzar 75.000 firmas en los próximos días, utilizará la petición para ejercer presión sobre su parlamento nacional y el Consejo Europeo en contra del acuerdo. El acuerdo de libre comercio al que Mercosur y la Comisión Europea llegaron en junio aún tiene que ratificarse en los parlamentos nacionales de los cinco países americanos. Los países europeos también tienen que ratificarlo, pero el proceso a seguir aún no está claro.

Ganan las grandes empresas, pierden los agricultores

No solo los Verdes holandeses han protestado contra el acuerdo. El mes pasado, más de 340 organizaciones ecologistas tanto de Europa como de Sudamérica firmaron una carta pidiendo que se paren las negociaciones hasta que no haya una garantía de que los productos brasileños vendidos en Europa no contribuyen a la deforestación y la expropiación de tierras a poblaciones indígenas.

Aunque Bruselas reitera que el acuerdo es una manera de incluir a Brasil en los Acuerdos de París y que es la primera vez que se establecen compromisos vinculantes para cumplir los objetivos medioambientales de esa declaración, los firmantes de la carta denuncian que el acuerdo no le da ninguna herramienta práctica a la UE para forzar que Brasil cumpla con los objetivos climáticos.

Una de las áreas destruidas por fuego en la selva amazónica | EFE

“Es temerario firmar un acuerdo sin disposiciones específicas en este sentido. [El texto] menciona los Acuerdos de París pero no detalla nada específico”, defiende Hannah Mowat, coordinardora de campañas de FERN, una organización que analiza el impacto que las políticas europeas tienen sobre los bosques y sus habitantes.

"La gente que ha firmado este acuerdo no sabe el impacto que va a tener", denuncia Mowat

Mowat denuncia que además no se ha realizado ninguna evaluación del impacto que el acuerdo UE-Mercosur podría tener sobre el Amazonas. “La gente que ha firmado este acuerdo no sabe el impacto que va a tener”, denuncia.

Tanto las poblaciones indígenas brasileñas, que podrían perder parte de su territorio en favor de las grandes explotaciones agrícolas, como los agricultores europeos son los que tienen más que perder, según la activista de FERN.

Favorecerá a las grandes empresas agroindustriales, el uso de glifosatos y de transgénicos, además de tener un impacto terrible sobre la población local. No es bueno para las comunidades que habitan tierras útiles para cultivar alimento para el ganado. No son buenas noticias para nadie más que para las grandes empresas”, se lamenta.

Más noticias de Internacional