Público
Público

Incendios Amazonia Brasil rechaza la ayuda económica del G7 para luchar contra el fuego en la Amazonia 

El jefe de Gabinete del presidente Bolsonaro anuncia que no aceptarán los 18 millones de euros acordados en la cumbre y considera que serán más útiles "para reforestar Europa" mientras centra las críticas en el presidente francés, al que acusa de colonialista. Bolsonaro exige a Macron que pida disculpas a cambio de aceptar la ayuda.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

Manifestantes sostienen una pancarta contra Bolsonaro en Buenos Aires debido a los incendios que arrasan el Amazonas. /REUTERS

El Gobierno de Brasil ha rechazado el apoyo económico de 20 millones de dólares (18 millones de euros aproximadamente) que los países del G7 acordaron destinar este fin de semana para combatir los incendios que asolan la Amazonia.

El jefe de Gabinete del presidente Jair Bolsonaro, Onyx Lorenzoni, lo ha confirmado en un blog del diario digital G1, donde ha insistido en que la situación de los incendios está "bajo control". También ha cargado duramente contra el presidente francés, Emmanuel Macron, anfitrión del G7 e impulsor de esta ayuda en la cumbre, no sin grandes críticas a la política medioambiental de Bolsonaro, centrada en extraer minerales y madera de sus territorios amazónicos, algo que ya desató un enfrentamiento directo entre ambos líderes.

La palabras que Lorenzoni ha dirigido a Macron no difieren mucho de las empleadas días atrás por el propio Bolsonaro, cuando acusó de "imperialista" al líder francés por introducir en la agenda del G7 los incendios en la mayor selva del mundo y pulmón del planeta y deslizar la idea de que esta zona debería tener una "estatus internacional" para evitar que los Gobiernos favorezcan su deterioro.

"Agradecemos [la ayuda], pero tal vez esos recursos sean más relevantes para reforestar Europa", dijo el jefe del gabinete de Bolsonaro. "Macron no logra siquiera evitar un previsible incendio en una iglesia que es un patrimonio de la humanidad y ¿qué pretende enseñarle a nuestro país?", afirmó Lorenzoni en tono desafiante, sobre el incendio que calcinó la basílica de Notre Dame de París, el pasado abril. "Tiene mucho que cuidar en su casa y en las colonias francesas", añadió, refiriéndose a los territorios franceses en Latinoamérica, como la Guayana Francesa, fronteriza con Brasil.

"Brasil es una nación democrática y libre y nunca ha llevado a cabo prácticas colonialistas e imperialistas como, tal vez, sea el objetivo del francés Macron. Casualmente, con altos niveles de rechazo interno", agregó Lorenzoni.

Sin embargo, en una declaraciones posteriores, el propio Bolsonaro niega haber rechazado este dinero, pero exige a cambio que Macron se retracte por llamarle mentiroso. "En primer lugar, el señor Macron tiene que retirar los insultos que hizo contra mí. Primero me llamó mentiroso y, después, por las informaciones que obtuve, dijo que nuestra soberanía en la Amazonia era un asunto abierto", afirmó el líder ultraderechista. "Para conversar y aceptar cualquier cosa de Francia, que sea con las mejores intenciones posibles, él tendrá que retirar esas palabras y entonces podremos conversar", agregó. 

"No se necesita una nueva iniciativa para la Amazonia"

Este asunto tiene en pie de guerra a la mayoría del Gobierno brasileño contra Francia en particular y contra Europa en general, que ve con preocupación el impulso maderero y minero en la Amazonía durante el corto mandato del ultraderechista Bolsonaro. ONG locales y las propias comunidades indígenas nativas de la selva han denunciado la impunidad de empresas extractivistas en la Amazonia con apoyo a dejación del Ejecutivo, que ve en la selva un recurso económico más que natural.

Macron: "Respetamos su soberanía, pero en el tema de la Amazonia no podemos dejarle destruir todo"

El canciller brasileño, Ernesto Araújo, reiteró este lunes la defensa de la soberanía de Brasil sobre la Amazonia, en respuesta a una insinuación del presidente francés para que la comunidad internacional intervenga en esa región, que sufre las consecuencias de voraces incendios que tendrá una repercusión global.

"Nadie necesita de una nueva iniciativa para la Amazonía' como sugiere el presidente Macron, cuando ya existen en el ámbito de la Convención del Clima de las Naciones Unidas varios mecanismos para combatir la deforestación", escribió Araújo en sus redes sociales.

En una entrevista con la televisión pública francesa France 2 al término de la cumbre del G7 de Biarritz, en el suroeste francés, Macron insistió en que la actitud de Bolsonaro le llevará a no ratificar el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Mercosur. 

"Respetamos su soberanía, pero en el tema de la Amazonia no podemos dejarle destruirlo todo", indicó Macron, quien antes había dejado entrever la posibilidad de una acción conjunta internacional para la defensa de la región amazónica.

Frente a eso, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil comentó: "Es muy evidente el esfuerzo, por parte de algunas corrientes políticas, de extrapolar cuestiones ambientales reales transformándolas en una crisis fabricada como pretexto para introducir mecanismos de control externo de la Amazonia".

"Brasil no aceptará ninguna iniciativa que implique relativizar la soberanía sobre su territorio, cualquiera que sea el pretexto y cualquiera que sea el ropaje", agregó el canciller. Aunque nunca habló de rechazar la ayuda económica comprometida, sino que habló de usar esos 18 millones de euros "como decida hacerlo de forma soberana", deslizado la posibilidad de que sirvan para  costear principalmente el envío de aviones cisterna a la Amazonia.

Las Fuerzas Armadas brasileñas, movilizadas por el presidente Jair Bolsonaro para colaborar en el combate a los incendios que destruyen parte de la Amazonia, ya actúan en ocho de los nueve estados amazónicos, tras la petición de ayuda presentada este lunes por la gobernación de Amapá.