Público
Público

Incendios forestales Varios incendios en Siberia arrasan tres millones de hectáreas, un área similar a Bélgica

Las autoridades estaban dispuestas a dejar quemar la mayoría de los bosques, pero la presión popular parece haber hecho reaccionar al Kremlin, que este miércoles ha ordenado que el ejército se sume a las labores de extinción.

Imagen de satélite en la que se ve el incendio que sufren varias regiones de Siberia (Rusia) / EFE

REuters

Más de 800.000 millón de rusos han pedido a las autoridades que no escatimen en medios y recursos para combatir los grandes incendios forestales en están arrasando gran parte de Siberia, y que los ecologistas ya han denominado una catástrofe ecológica, pero que los funcionarios creen que es "inútil" intentar extinguir.

Los incendios forestales cubren un área cercana a los 3 millones de hectáreas de bosque, lo que supone una extensión casi del tamaño de Bélgica, según ha informado la Agencia Forestal Federal. Los incendios han llevado a declarar el estado de emergencia en cinco regiones rusas.

Greenpeace afirmó este lunes que el humo se había extendido por Siberia hasta las montañas de los Urales, lo que representa una amenaza para la salud de las personas. "La situación con los incendios forestales en Siberia ha dejado de ser un problema local y se ha convertido en una catástrofe ecológica a escala nacional", afirmaron representantes de Greenpeace en las redes sociales este lunes.

Una petición puesta en marcha en redes sociales por un ecologista en la ciudad siberiana de Tomsk, recogió más de 824.000 firmas hasta este miércoles. En ella se exige a las autoridades que tomaran medidas más extremas para combatir los incendios y que declararan  el estado de emergencia en todo Siberia.

Los bomberos están trabajando para apagar los incendios forestales que cubren unas 100,000 hectáreas en Irkutsk y otras regiones de Siberia, pero otros incendios forestales que se extienden a lo largo de 2,9 millones de hectáreas solo están siendo vigiladas, según afirmó este martes la Agencia Forestal Federal.

Las autoridades habían decidido no actuar en zonas en las que el acceso es difícil y que están deshabitadas. "Este es un fenómeno normal y natural, no tiene sentido luchar contra él y quizás incluso en algunos lugares también sea dañino", dijo el lunes el gobernador de la región de Krasnoyarsk, Alexander Uss, según la agencia de noticias RIA.

Por su parte Greenpeace, afirmaba que las autoridades se equivocaban al afirmar que los incendios, que han estado ardiendo durante varias semanas, solo afectaron partes deshabitadas del país.

Las presiones deben haber surtido efecto, puesto que este miércoles el presidente Vladimir Puting  ordenó al ejercito que se sumara a la labor de extinción que están realizando los bomberos para apagar los incendios forestales.

Según fuentes del Kremlin, Putin había estaba informado de la situación y habría ordenado al ministerio de defensa que ayudara a apagar los incendios y también a fijar de forma permanente una unidad de bomberos en la región de Irkutsk de Siberia, una de las áreas afectadas.

Según la agencia de noticias RIA, el ministro de Defensa habría ordenado el envío de 10 aviones Ilyushin-76 y 10 helicópteros de transporte a la región siberiana de Krasnoyarsk equipados con material contra incendios.

Más noticias de Internacional