Público
Público

Los indignados turcos resisten, a pesar de los ataques de la Policía

Los agentes han cargado contra los 10.000 manifestantes concentrados en Ankara para pedir la dimisión del "dictatorial" Erdogan.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los indignados del país que gobierna Recep Tayeb Erdogan han vuelto a ocupar las principales plazas del país para protestar, en primer lugar, contra la destrucción de un céntrico parque de Estambul, y, por extensión, contra las políticas del 'dictatorial' Ejecutivo. 

Miles de personas se han concentrado en Estambul y Ankara durante todo el fin de semana, en unas tensas jornadas en las que las protestas se han extendido al resto del país. La Policía ha cargado duramente en todas las ciudades movilizadas. Los altercados han dejado decenas de heridos y casi un millar de detenidos, según informó el Ministerio del Interior turco. Según Amnistía Internacional, también dos muertos, un dato que niega el Gobierno y que no se ha podido confirmar hasta la fecha. 

Ayer por la noche los manifestantes celebraron, como si de una victoria se tratase, la retirada de las tropas de seguridad por orden de Erdogan. Pero hoy, tras un día de tensa calma en Ankara, la policía turca ha vuelto a cargar contra las cerca de 10.000 personas que protestaban en una céntrica plaza de la capital, próxima a la sede de la Jefatura del Gobierno, informa Efe.

Durante las últimas horas, los agentes se habían limitado a impedir que los manifestantes se aproximaran a la sede de la oficina del primer ministro turco, Recep Tayeb Erdogan, pero en torno a las 19.00 horas (españolas) avanzaron hacia la muchedumbre, empleando gas lacrimógeno y chorros de agua a presión, en una intervención que causó numerosos heridos.

La situación se ha vuelto muy tensa, con miles de personas intentando resistir la presión policial, bajo un continuo ir y venir de ambulancias, constató Efe. En otros puntos de la capital, médicos voluntarios han montado puntos de primeros auxilios para atender a los heridos y los afectados por el masivo empleo de los gases lacrimógenos. Los manifestantes corean eslóganes para exigir la dimisión del gobierno, al que acusan de emplear métodos dictatoriales.

También en Esmirna, la tercera ciudad turca, y en Adana, en el sur de país, se registraron hoy nuevos enfrentamientos con la policía, que, como en Ankara, utilizó abundante material antidisturbios. Las protestas en estas ciudades arrancaron en solidaridad con las de Estambul, iniciadas en la madrugada del viernes tras el desalojo de un parque público, amenazado por la especulación urbanística.