Público
Público

Estadio Azadi Irán permite a las mujeres asistir a un partido de fútbol por primera vez en 40 años

Algunas habían intentado antes sortear las prohibiciones del régimen ultraconservador entrando disfrazadas en los estadios, una práctica que derivó en tragedia el mes pasado con la muerte de una activista que se prendió fuego tras ser condenada por saltarse las leyes.

Las fanáticas iraníes asisten al partido clasificatorio de la Copa Mundial de la FIFA de Irán - Camboya por primera vez en el estadio Azadi en Teherán (Irán). / REUTERS

agencias

Las mujeres han asistido este jueves por primera vez desde la Revolución Islámica de 1979 a un partido de fútbol en Teherán, gracias a una exención que por ahora solo se aplica a los encuentros de la selección masculina de fútbol. Se trató del partido clasificatorio de la Copa Mundial de la FIFA entre Irán y Camboya en el estado Azadi. 

Entre 3.500 y 4.000 mujeres adquirieron la entrada para el partido, según los medios locales. El acceso, sin embargo, no ha sido libre, ya que el público femenino ha estado recluido en gradas especiales donde solo había policías y personal médico mujeres. 

Además, aún persisten ciertos vetos, como por ejemplo el que impide a las mujeres acreditarse como fotógrafas para captar imágenes del partido, a pesar de que el Ministerio de Deporte ha prometido que también se eliminarán las desigualdades en cuestiones de acceso para prensa. 

El régimen ultraconservador que controla Irán ha aplicado estrictas normas sociales durante estas últimas cuatro décadas, en virtud de las cuales las mujeres han quedado en un segundo plano en eventos públicos. Algunas mujeres han intentado sortear estas prohibiciones entrando disfrazadas en los estadios, un activismo que derivó en tragedia el mes pasado con la muerte de una mujer que se prendió fuego tras ser condenada por intentar saltarse las leyes. 

Un partido protagonizado por ellas

Las mujeres fueron las protagonistas indiscutibles del partido clasificatorio del Mundial entre las selecciones de Irán y Camboya. Armadas con banderas iraníes, gorros con los colores nacionales y trompetas, comenzaron a animar en un ambiente ensordecedor más de dos horas antes de que arrancara el duelo, que terminó con la victoria aplastante de Irán por 14 goles a 0.

Las mujeres ocuparon cinco sectores de las gradas y separadas de los hombres

"Estoy muy contenta porque era mi sueño poder venir al estadio Azadi", dijo emocionada la aficionada Sharvanaz Salehí, que cubría sus hombros con la bandera iraní. Para Salehí, de 25 años, fue "un momento histórico" y "un buen comienzo" en la apertura de los estadios a las mujeres, aunque reconoció que espera que en un futuro próximo haya menos limitaciones y se vendan más entradas

Las mujeres ocuparon cinco sectores de gradas, separadas de los hombres, en un estadio con capacidad para 78.000 personas que estaba prácticamente vacío. El número de asistentes mujeres fue reducido y las entradas se agotaron en pocas horas cuando salieron a la venta la semana pasada, pero de todas formas marcaron un hito. 

Las fanáticas iraníes asisten al partido clasificatorio de la Copa Mundial de la FIFA de Irán - Camboya por primera vez en el estadio Azadi en Teherán (Irán). / REUTERS

Desde el triunfo de la Revolución Islámica en 1979 las mujeres solo habían entrado al estadio a ver partidos de fútbol masculinos en un par de ocasiones y por invitación: el duelo entre el club iraní Persépolis y el japonés Kashima Antlers en noviembre pasado, y el amistoso entre Irán y Bolivia, en octubre de 2018. 

Las autoridades iraníes no habían permitido a las mujeres acudir a los estadios de fútbol porque "el ambiente no es recomendable para ellas"

Las periodistas quedaron recluidas en una especie de zona VIP sin acceso a las aficionadas, pese a que uno de los representantes de la FIFA, habían luchado durante tres días para conseguir más facilidades. "Paso a paso", fue la frase más escuchada tanto entre los representantes de la FIFA como de la Federación de Fútbol iraní. A pesar de las limitaciones, para las periodistas iraníes también fue un momento único, ya que después de años cubriendo partidos de fútbol por televisión por primera vez podían asistir a uno en persona

Una de las presentes, Mariam Sarjosh, que lleva 13 años trabajando para el periódico del club Persepolis Piruzi, aseguró que para ella era "muy emocionante después de tantos años tener por primera vez derecho a ver un partido de cerca". La periodista no cree que por el momento se vaya a permitir la entrada a las mujeres a los partidos de los clubes iraníes pero se mostró optimista: "Lo importante es que comience la apertura", subrayó. 

Las autoridades iraníes no han permitido hasta ahora a las mujeres acudir a los estadios de fútbol porque alegan que el ambiente no es recomendable para ellas, debido al comportamiento en ocasiones violento y maleducado de los hinchas. 

Para organizaciones como Human Rights Watch (HRW), la cuota de espectadoras es "discriminatoria, engañosa y peligrosa", una crítica que también se extendió en una campaña en Twitter bajo la etiqueta #ven conmigo al estadio. Pese a todo, las hinchas que acudieron hoy disfrutaron con intensidad cada minuto del partido y, junto a su selección, se alzaron con una victoria por goleada.

Más noticias de Internacional