Público
Público

El Estado Islámico inunda las redes sociales alternativas

La organización terrorista capta seguidores extendiendo su propaganda por Internet

Móvil con la bandera del Estado Islámico en la pantalla

DAVID BOLLERO

A finales de 2014, la ONU mostraba su preocupación por el hecho de que al menos 15.000 extranjeros procedentes de más de 80 países hubieran viajado a Siria, Irak, Somalia, Yemen y la región del Magreb y el Sahel para unirse a grupos extremistas. Se estima que una cuarta parte de los combatientes del Estado Islámico (EI) podrían ser extranjeros. Buena parte de este poder de captación se canaliza a través de las nuevas tecnologías.

El primer ministro británico, David Cameron, sugería esta misma semana la prohibición del uso de aplicaciones como Whatsapp por la dificultad de interceptar sus comunicaciones al estar cifradas y ser directamente de terminal a terminal. Si bien es verdad que el EI ha utilizado este tipo de aplicaciones no es menos cierto que desde el pasado mes de octubre el Estado Islámico desaconsejó a sus seguidores utilizarla por considerar que la NSA sí podía interceptar las comunicaciones. De esta manera, el EI encuentra recambio a Whatsapp en otros servicios de mensajería instantánea, como Kik, a través de los cuales coordina sus operaciones en el mercado negro, recluta o, incluso, organiza incursiones en primera línea de combate.

En ocasiones, las herramientas utilizadas por grupos extremistas como el EI ni siquiera se encuentran cuidadosamente ocultas; más bien al contrario, a plena luz de los internautas. El problema es que el volumen de información es tan elevado en la red que, precisamente, esa es su mejor baza para pasar inadvertidos. Es el caso de la aplicación móvil para Android que se descubrió el año pasado en Google Play: 'The Dawn of Glad Tidings', también conocida simplemente como ‘Dawn’.

Activa desde abril de 2014, fue descargada por miles de usuarios -se calcula que entre 5.000 y 10.000 descargas- bajo la descripción de “la aplicación que te informa sobre Siria, Irak y el mundo islámico”. Más de 600 calificaciones de la aplicación fueron de 4.9 estrellas, siendo una de las mejor posicionadas.

Una vez descargada, la aplicación tuiteaba a la cuenta del usuario –con enlaces, fotos, hashtags...- y, por ejemplo, el día que el EI se hizo con la ciudad de Mosul –la segunda ciudad de Irak- se registraron cerca de 40.000 tuits desde la aplicación.

Cuando el EI se hizo con
la ciudad de Mosul, se registraron cerca de 40.000 tuits desde la aplicación.

Una presencia en Twitter que, además, se refuerza utilizando cuentas como @ActiveHashtags que publica en árabe los trending topics (TT). Asimismo, estos grupos extremistas abren continuamente cuentas similares que únicamente publican contenido yihadista, consiguiendo cientos de retuits por tuit y, ya no sólo postear los principales TT sino, además, crearlos.

Manual ante una cuenta cerrada

Los esfuerzos por identificar estas cuentas y cancelarlas por parte de las principales redes como Facebook, Twitter e, incluso, YouTube se han intensificado, especialmente, desde la primera emisión del vídeo que mostraba la decapitación del periodista James Foley con campañas como #ISISmediablackout. Lo mismo sucede con otras redes como Tumblr, Flickr, SoundCloud o Instagram (y clones móviles como Iphoneogram).

Sin embargo, en los diversos foros yihadistas circulan recomendaciones sobre lo que hay que hacer cuando una cuenta es cancelada. Entre estos consejos, además de hackear los medios occidentales, figuran diversificar las redes, redirigiendo seguidores a canales distintos a Twitter o subiendo vídeos a canales diferentes a los de YouTube. Además, desde el EI animan a configurar servidores alternativos para dar salida a sus publicaciones, ampliando las aplicaciones más allá de la polaca Just Paste. Mixlr se perfila como otra de las bazas multimedia para el EI, brindando la oportunidad de emitir y sintonizar transmisiones en directo de audio.

Redes descentralizadas

Como alternativa a Twitter, los terroristas han dado con Quitter, donde también sufren el cierre de cuentas con son detectadas por el sistema. Del mismo modo, los yihadistas encuentras en redes como la rusa VKontakte una alternativa a Facebook. No es la única, puesto que existen otras alternativas como la árabe Gulpup o las de código abierto Friendica y especialmente Diaspora por su mayor calado, que también se han convertido en una vehículo de propagando y reclutamiento para el Estado Islámico.

Diaspora es una red sin ánimo de lucro que, a diferencia de otras redes sociales, no tiene sus servidores centralizados sino repartidos en una red de podmins, esto es, administradores de pods, como se denomina al servidor web personal de un usuario, que puede albergar múltiples cuentas. Es su responsabilidad eliminarlas o no, algo a lo que se anima desde Diaspora, pero sobre lo que no se toma acción directa por lo que el EI puede desarrollar su comunidad de adeptos más fácilmente.

Preguntas y respuestas

Otros métodos seguidos por el Estado Islámico para reclutar seguidores son las webs del tipo de la letona Ask.fm, donde los usuarios lanzan preguntas y otros las responden. El EI habría hecho uso de páginas como ésta para identificar a los reclutas más jóvenes y extender la propaganda. Informes del MEMRI (The Middle East Media Research Institute) revelan incluso cómo, dado que el portal no realiza ningún tipo de monitorización del contenido subido por los usuarios, un tal Abu Abdullah –que en Twitter llegó a operar como @Al_Brittani- habría viajado a Siria vía Turquía para unirse al Estado Islámico y habría respondido preguntas acerca de la yihad, armas, combatir o de cómo viajar a Siria, entre otras.

Estas técnicas, como sucede con las producciones ‘hollywoodienses’ de algunos de sus vídeos, persiguen aparecerse como una causa atractiva a los potenciales candidatos aliados, sin olvidar la amplificación de su mensaje. Complementando este planteamiento, el EI cuenta con su propia publicación, DABIQ, cuyos números pueden descargarse fácilmente desde diversas páginas web y están especialmente dirigidas a los musulmanes occidentales.

Más noticias de Internacional