Público
Público

Israel La guerra sucia del Mosad contra los que en Occidente se oponen a la ocupación de los territorios palestinos

Que el Mosad combate el boicot a la ocupación israelí no es algo nuevo, pero sí que lo es la revelación de este hecho en un documento personal del ministro de Asuntos Estratégicos. El documento confirma que los servicios secretos israelíes luchan de manera oculta contra el movimiento internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) y sus líderes.

Publicidad
Media: 4.42
Votos: 12

Un palestino discute con soldados israelíes mientras un buldócer destruye una granja y unas tierras de cultivo usadas para criar ovejas en la zona de Masafer, al sur de Hebrón (Palestina). (ABED AL HASHLAMOUN)

Un documento personal del ministro de Asuntos Estratégicos de Israel, Gilad Erdan, confirma que los servicios secretos para el exterior, el Mosad, colabora con el mencionado ministerio para neutralizar las actividades que el movimiento internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), fundado en 2005, lleva a cabo contra la ocupación israelí.

La existencia de la agenda la dio a conocer el miércoles el diario Haaretz y ratifica de manera oficial las sospechas que se habían publicado con anterioridad en esa dirección. Erdan es el ministro que ha planificado, coordinado y ejecutado el combate contra el BDS en los últimos años, tanto dentro como fuera del país, sin que se sepa el montante de lo que ha empleado el gobierno de Benjamín Netanyahu en esa lucha.

La agenda de Erdan ha aflorado después de que la organización Hatzlaha, que promueve una sociedad y una economía más justa en Israel y trata de supervisar el trabajo de los ministerios, dirigiera una petición formal de Libertad de Información a las autoridades competentes, las cuales se pronunciaron a favor de Hatzlaha y obligaron al ministro a hacer públicos la agenda.

El documento recoge que Erdan se reunió con el director del Mosad, Yossi Cohen, un fiel aliado de Netanyahu, para abordar "la lucha contra el boicot". Los funcionarios del ministerio de Asuntos Estratégicos colaboran con distintos servicios secretos israelíes, pero estos esfuerzos nunca trascienden puesto que los funcionarios alegan que si se revelaran "se socavaría el trabajo encubierto que se lleva a cabo contra el BDS y sus líderes".

La prensa hebrea ha informado en varios momentos de que el ministerio de Asuntos Estratégicos, directamente o a través de terceras partes, trata de desprestigiar socialmente a los líderes del movimiento BDS en distintos países occidentales. En ocasiones, el ministerio de Asuntos Estratégicos utiliza en esta lucha a comunidades judías de la diáspora o a grupos no judíos afines al sionismo, pero otras veces se sirve de sus propios servicios secretos, como en el caso que nos ocupa, para desacreditar a los líderes del BDS.

Las autoridades israelíes recalcan siempre que el BDS intenta deslegitimar a Israel y evitan en todo momento referirse a la ocupación militar de los territorios palestinos

Fuentes de la oficina del ministro Erdan respondieron que su reunión con el director del Mosad fue para realizar un "estudio". Sin embargo, el diario de Tel Aviv cita "fuentes familiares con las actividades del ministerio" que confirmaron que, efectivamente, el ministerio colabora con el Mosad en sus actividades fuera de Israel.

Aunque el gobierno israelí lleva a cabo continuamente campañas para desacreditar el movimiento BDS en cualquiera de sus manifestaciones, y sistemáticamente lo califica de "antisemita", el miércoles 240 académicos israelíes y judíos de la diáspora publicaron una dura carta abierta dirigida al gobierno alemán en la que se critica la nueva ley aprobada en Berlín que justamente considera "antisemita" el BDS, así como a los individuos y organizaciones que lo apoyan.

La agenda de Erdan muestra que el ministro de Asuntos Estratégicos se reunió con el presidente del Consejo Nacional de Seguridad y con el jefe de inteligencia del CNS, así como con numerosas organizaciones judías de todo el mundo. Erdan se reunió con representantes del Comité Judío Americano, B’nai B’rith, el Congreso Americano Judío, la organización que agrupa a los grupos judíos de Francia, y otros.
Así mismo, la agenda revela que el jefe de personal del ministerio de Erdan mantuvo conversaciones con líderes y diplomáticos extranjeros, y con líderes de las organizaciones judías que operan en los asentamientos judíos ilegales que hay en los territorios palestinos ocupados.

Muchas de las reuniones de Erdan tenían por objetivo establecer una corporación que ahora se llama Concert y que oculta sus actividades en la lucha contra quienes quieren "deslegitimar" a Israel globalmente. Las autoridades israelíes recalcan siempre que el BDS intenta deslegitimar a Israel y evitan en todo momento referirse a la ocupación militar de los territorios palestinos.

Se sabe que Concert recibió dinero del gobierno por valor de 128 millones de shekels, más de 30 millones de euros, y una cantidad similar de donantes particulares, que la compañía califica de "filántropos y organizaciones proisraelíes". Este dinero se destinó a la lucha contra el BDS pero Concert no está sujeta a los requisitos de la Ley de Libertad de Información que fiscaliza los presupuestos de los órganos oficiales. La mayoría de los responsables de Concert son personalidades radicales del mundo político israelí.