Público
Público

Israel Netanyahu sugirió aplazar las elecciones para poder lanzar un ataque a Gaza a gran escala

Ante las críticas de la oposición, el primer ministro israelí ha defendido su postura: "Nos preparamos para todos los escenarios, incluido un ataque de Yihad Islámica y Hamás con cohetes contra nuestras ciudades para parar las elecciones".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante la 67ª Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada en 2012. / REUTERS

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, canceló la semana pasada una ofensiva contra la Franja de Gaza que podría haber provocado un aplazamiento de las elecciones parlamentarias que se celebrarán este martes en el país, según ha informado el diario israelí Haaretz.

Según estas informaciones, Netanyahu sopesó un ataque a gran escala en respuesta al lanzamiento de un proyectil por parte de Yihad Islámica contra la ciudad de Ashdod en un momento en el que participaba en un acto de campaña.
Tras saltar las alarmas aéreas, el primer ministro fue evacuado a un búnker, mientras que los presentes se quedaron esperando a su vuelta. El proyectil fue interceptado por el sistema Cúpula de Hierro'.

El suceso provocó críticas por parte de sus rivales políticos y el exministro Naftali Bennett, integrado en el partido Yamina, habló incluso de "humillación nacional".
Netanyahu se reunió tras el incidente con altos cargos del Ejército en Tel Aviv para unas consultas que derivaron en unos posteriores bombardeos contra objetivos del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) que se saldaron sin víctimas.

La ley establece que cualquier acción militar que pueda llevar a una guerra requiere una aprobación del gabinete de seguridad 

La limitada respuesta al lanzamiento de proyectiles se habría debido a la oposición de algunos de los presentes, si bien el motivo principal fue la intervención del fiscal general, Avichai Mandelblit. Mandelblit, que participó a través de una llamada telefónica, sostuvo que la Ley Básica sobre Gobierno -aprobada en abril de 2018- establece que cualquier acción militar que pueda llevar a una guerra requiere una aprobación del gabinete de seguridad. Así, argumentó que el organismo debía escuchar las declaraciones del jefe del Estado Mayor del Ejército antes de adoptar su decisión, motivo por el que Netanyahu decidió cancelar la posibilidad de una ofensiva, según fuentes citadas por Haaretz.

Por otra parte y en medio de estas conversaciones, el asesor de Seguridad Nacional Meir ben Shabbat pidió la presencia del presidente del Comité Electoral Central, Hanan Melcer, de cara a un posible aplazamiento electoral en caso de guerra en Gaza, siempre según el citado diario.

Así, Ben Shabbat recalcó que Israel podría lanzar una operación militar a gran escala que podría forzar un aplazamiento electoral. Según la legislación israelí, sólo el Parlamento -integrado por 120 escaños- puede posponer los comicios con una mayoría especial de 80 miembros. Esta situación se dio durante la Guerra del Yom Kippur, en 1973, cuando las elecciones fueron aplazadas durante dos meses.

Netanyahu ha reiterado durante los últimos días que, si no ve otra alternativa, podría ordenar el inicio de una guerra para acabar con Hamás en Gaza, si bien ha manifestado que lo considera como la última opción.

Críticas de electoralismo

Tras conocerse la noticia, varios antiguos generales ahora inmersos en política han criticado a Netanyahu por utilizar con fines electoralistas cuestiones estrictamente de seguridad. Entre ellos está el principal rival de Netanyahu en las elecciones de este martes, el líder del partido Azul y Blanco, Benny Gantz. "Netanyahu utilizó la ambigüedad con fines políticos. Ahora está perdido y nos quiere arrastrar a la guerra para aplazar las elecciones", ha señalado Gantz a través de Twitter. "Es digno de un guión de la serie de televisión House of Cards, no del Estado de Israel", ha añadido.

Netanyahu ha publicado un vídeo de respuesta en el que le pregunta si no le da vergüenza utilizar la seguridad para hacer política y le reprocha que cuando era jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas israelíes puso en peligro a soldados israelíes para proteger a civiles palestinos. "Nos preparamos para todos los escenarios, incluido un ataque de Yihad Islámica y Hamás con cohetes contra nuestras ciudades para parar las elecciones, y preparamos una respuesta dura", ha explicado.

El antiguo 'número dos' de las Fuerzas Armadas Yair Golan, ahora en el partido Campo Democrático, ha criicado el "cinismo" de Netanyahu y la instrumentalización de los asuntos de seguridad para buscar su "supervivencia personal".

Para el ex primer ministro Ehud Barak -también de Campo Democrático-, la noticia demuestra que Netanyahu "ha descarrilado". "Un primer ministro que necesita que su fiscal general frene una acción militar que podría llevar a la guerra solo porque tuvo que ser evacuado por el Shin Bet de un escenario en Ashdod no merece servir (en el cargo) ni un solo día", ha argumentado.

El próximo martes los israelíes votan en unas elecciones generales a las que el Likud, el partido de Netanyahu, llega empatado con el partido Azul y Blanco de Yair Lapid y Benny Gantz, por lo que los últimos días de campaña se han caldeado los ánimos y los cruces de acusaciones.