Público
Público

Italia decreta el estado de emergencia durante 12 meses en el área de Génova

Más de 600 personas han sido desalojadas de edificios cercanos a la zona, por el riesgo de que se puedan producir nuevos derrumbes que afecten a otras estructuras.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una grúa trabaja en las labores de búsqueda de víctimas y retirada de los escombros del puente que el martes se desplomó en Génova. - EFE

El Gobierno italiano ha decretado este miércoles el estado de emergencia durante 12 meses en el área de Génova donde el martes se vino abajo parte del puente Morandi, lo que causó al menos 38 muertos y 16 heridos.

La policía ha comunicado el descenso en la cifra de fallecidos, la cual se había situado en 39 muertos. Los servicios de emergencia aún trabajan entre los escombros en busca de más víctimas, por lo que no se descarta que el balance pueda variar en las próximas horas.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anunció el estado de excepción tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que el Ejecutivo, formado por el Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga, ha celebrado en Génova.

El Gobierno italiano también decidió destinar inicialmente un paquete de cinco millones de euros "para cubrir las primeras intervenciones urgentes", cifra que debe incrementarse a medio plazo para las acciones de reconstrucción y otras cuestiones que por el momento no son prioritarias, señaló el primer ministro. Paralelamente, se decidió comenzar "el procedimiento para la revocación de la concesión a la empresa Autostrade per l'Italia", filial de Atlantia y responsable del mantenimiento del puente Morandi.

La decisión se produce después de que la compañía revelara que estaba trabajando en afianzar el pavimento del viaducto, si bien ha garantizado que las labores estaban siendo supervisadas y que el puente había sido sometido a todos los controles periódicos pertinentes. Aún así, el ministro italiano de Infraestructuras, Dario Toninelli, pidió a los directivos de la compañía que presenten su dimisión, mientras que el titular de Interior, Matteo Salvini, señaló que los culpables asumirán sus responsabilidades. El Gobierno también decretará "una jornada de luto nacional", si bien todavía no ha decido el día.

Conte citó los últimos datos relativos al balance de muertos y heridos y dijo que hay ahora mismo 39 fallecidos, 37 de ellos identificados y dos a los que se les están practicando los exámenes de ADN, y 16 heridos. Además, 634 personas han sido desalojadas de edificios cercanos a la zona, por el riesgo de que se puedan producir nuevos derrumbes que afecten a otras estructuras.

El primer ministro italiano insistió en que el Ejecutivo elaborará un plan extraordinario para realizar controles en todas las infraestructuras del país, "muchas construidas entre los años 50 y 70, y que sufren cierto deterioro". Finalmente, el Gobierno nombrará próximamente a un comisario que se encargará de vigilar el correcto desarrollo de las obras de reconstrucción del puente, en cuya financiación deberá intervenir, al menos en parte, la compañía Autostrade, subrayó Toninelli.