Público
Público

Italia ¿Por qué Italia quiere el derecho de voto a los 16 años?

El país con forma de bota quiere aprovechar el "efecto Greta Thunberg" para atraer a nuevos electores concienciados con los desafíos del Tercer Milenio.

Italia sería el primer gran país de la UE en poner el derecho de voto a los 16 años

Italia quiere rejuvenecer su electorado. La clase política del país con forma de bota quiere aprovechar el "efecto Greta Thunberg" –la conocida joven activista medioambiental sueca– para atraer a nuevos electores concienciados con los desafíos del Tercer Milenio. Es lo que se interpreta de la nueva iniciativa del Gobierno transalpino, que prevería, a medio plazo, establecer la edad mínima de votación en los 16 años de edad. Según lo recogido por los principales medios de comunicación del país, gran parte del Gobierno transalpino estaría listo para poner en marcha la medida. De concretarse esta reforma constitucional, con Malta y Austria como antecedentes, Italia sería el primer gran país de la UE en poner el derecho de voto a los 16 años.

La medida fue lanzada hace pocos días por el ex presidente del Gobierno italiano Enrico Letta (2013–2014) a través de la entrevista que el ex premier ha concedido al diario La Repubblica, en la que afirma que hay que llevar a cabo una "reforma constitucional" en los próximos meses para "establecer el derecho de voto a los 16 años". "Hay que pensar en los más jóvenes", afirmó en la entrevista impresa del conocido diario reformista, haciendo hincapié en la importancia de las movilizaciones que están teniendo lugar en todo el mundo en contra del cambio climático con Greta Thunberg como símbolo: "Hagamos votar a los chicos de Greta", fue el titular en portada de la entrevista. "¿Cómo no tomarle el pelo a los jóvenes que se manifiestan a favor del clima? Dando el voto a los que tienen 16 años", explica Enrico Letta en su cuenta de la red social Twitter. Y añade: "Los jóvenes, respecto a los mayores de 65 años, eran el doble en la posguerra y casi la mitad en la actualidad. Son un bien común que tenemos que reforzar". El tema ha sido trending topic en Twitter en los últimos días en Italia. "¡Ya no hay excusas!", asegura el ex premier Letta.

La iniciativa ha tenido el visto bueno de gran parte de la clase política transalpina, empezando por el presidente del Gobierno, Giuseppe Conte: "En los ordenamientos jurídicos hay que establecer una convención en relación a la edad. Para mí, bajar la edad de votación a los 16 años me parece muy bien, en muchos ordenamientos jurídicos es así". Y añade: "Creo que nuestros jóvenes, con 16 años, tienen toda la madurez psicológica para votar". Por el momento, asegura el jefe del Ejecutivo itálico, todavía no ha empezado una reflexión formal en el seno del Gobierno y considera que "sería útil trasladarla al Parlamento".

"Si con 16 años un joven puede trabajar y pagar los impuestos, tendría que tener también, por lo menos, el derecho de votar y elegir quien decide acerca de ellos", explica el líder del Movimiento 5 Estrellas (M5E) y ministro de Exteriores italiano, Luigi Di Maio, actualmente socio mayoritario del segundo Gobierno de Giuseppe Conte. Por otra parte, el cómico y fundador del M5E, Beppe Grillo, lleva defendiendo esta medida desde hace dos años.

Luca Zingaretti, secretario general del socialista Partido Democrático (PD), asegura: "Siempre he sido favorable al voto para los que tienen 16 años. Estoy muy de acuerdo con las palabras de Enrico Letta. La pasión civil de tantas chicas y tantos chicos que conozco a diario refuerzan esta idea. ¡Ha llegado el momento!", afirma Zingaretti en cuanto socio minoritario del actual Ejecutivo de izquierda del premier Conte.

También en la izquierda liberal hay una visión favorable a la reforma constitucional. "Se podría razonar acerca de la posibilidad de bajar la edad de votación a los 16 años. Sería mejor involucrar a los jóvenes más y mejor, porque los millennials tienen muchos valores", asegura el ex presidente del Gobierno, Matteo Renzi, hoy separado del PD tras haber fundado hace dos semanas el partido Italia Viva. Carlo Calenda, parlamentario del partido europeísta Somos Europeos –también fruto de la escisión del PD–, explica que "es justo dar el voto a los chicos de 16 años por una simple razón: el peso de los electores menos jóvenes es preponderante, lo cual incide sobre una política demasiado vinculada al corto plazo".

Hasta aquí, se podría pensar que, en el fondo, la reforma para bajar la edad de votación a los 16 años es una estrategia para aumentar en términos absolutos y relativos el electorado de la izquierda, en este caso italiana. Pero la Liga del soberanista Matteo Salvini ha dejado a deplazado a muchos por sorpresa, porque para el ex ministro del Interior italiano se ha mostrado totalmente favorable a la reforma: "Los jóvenes hoy están muy informados". De hecho, esta postura no es una novedad para la Liga, ya que la formación –hoy– soberanista de Salvini ya propuso tal reforma constitucional en el año 2015.

En la mayor parte del mundo el derecho a votar se disfruta a partir de los 18 años. Así es, por el momento, en casi todos los países de la UE, entre ellos Italia –aunque para votar a los representantes del Senado hay que tener 25 años– y España. Austria ha sido el primer miembro de la Unión en introducir esta medida en 2007, luego llegó el turno de Malta. En algunas regiones alemanas también pueden votar las personas de 16 años. En Argentina, Brasil y Nicaragua también puede ejercerse el derecho al voto con esa misma edad.