Público
Público

Acuerdos Italia-Libia Italia ofrece a los guardacostas libios más barcos para frenar a los migrantes

El ministro italiano de Infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli, también ha propuesto "adiestramiento adicional" para aumentar los controles en el Mediterráneo Central.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una embarcación de los guardacostas libios.- REUTERS

Más barcos y más formación para impedir que los migrantes crucen el Mediterráneo. Ese ha sido el ofrecimiento del ministro italiano de Infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli, a su homólogo libio del Gobierno dfe Trípoli, Milad Maatuq. Una oferta que permitirá que los guardacostas norteafricanos aumenten los controles en el mar y frenen los flujos migratorios.

Toninelli ha explicado en un vídeo publicado en su perfil de Facebook que llamó a Maatuq y que este le señaló que comunicará al Gobierno italiano próximamente "cuáles son sus necesidades en términos de dotación".

Además, Italia ha ofrecido también "dar adiestramiento adicional" a los guardacostas libios "para que puedan operar correctamente con estos nuevos barcos". "De aquí a una serie de semanas la Guardia Costera de Libia podrá cubrir mejor con mayor eficacia la zona de SAR (de búsqueda y rescate)", sostuvo, antes de considerar que este "es el mejor modo de evitar que miles de solicitantes de asilo partan en estos 'barcos de la muerte'".

"Si conseguimos frenar los barcos de la muerte, será una buena noticia para Italia y para el conjunto de la UE", ha asegurado. Las declaraciones de Toninelli se producen después de que el lunes el ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, anunciara que Italia ya ha formado a más de 200 guardacostas libios y que está dispuesta a adiestrar a otros 300 antes de final de año.

La ultraderechista Liga y el populista Movimiento Cinco Estrellas llevan menos de un mes al frente del Ejecutivo italiano y en este tiempo han endurecido las políticas contra la migración.

Salvini, que ya trabaja junto a Libia en la construcción de centros de detención de inmigrantes en la frontera sur de Libia, también ha prohibido la entrada a los puertos italianos de navíos de ONG con rescatados a bordo, lo que obligó al barco "Aquarius" a desembarcar el 17 de junio en España con 630 salvados y la ONG alemana Lifeline ha tenido que esperar durante cinco días en el Mediterráneo una solución para los cerca de 230 inmigrantes que rescató del mar.

Este barco será finalmente acogido por Malta, tal y como declaró hoy el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.