Público
Público

La izquierda insiste a Bruselas que suspenda su acuerdo de asociación con Chile

Los grupos de los Verdes y la Izquierda Unitaria reclaman que  se suspenda el tratado  comercial hasta que el presidente Piñera se comprometa a respetar los derechos humanos de los manifestantes.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6

Un miembro de los Carabineros, el cuerpo policial de Chile, frente a los manifestantes en la céntrica Plaza Italia de Santiago. EFE/Alberto Valdés

Las protestas en Chile continúan para pedir un proceso que acabe con la Constitución firmada bajo la dictadura de Pinochet que sigue en vigor (aunque contiene dos importantes enmiendas para una mayor libertad de partidos). Unas manifestaciones que la policía y el ejército chilenos han aplacado en la calle, provocando 18 muertos y más de 2.000 heridos en tres semanas.

Por eso, el grupo de la Izquierda Unitaria de la Eurocámara ha reiterado su petición a la UE de que suspenda su acuerdo de asociación con Chile hasta que el Gobierno del país respete los derechos humanos de sus habitantes, en un desayuno con la prensa de Bruselas esta mañana.

Los eurodiputados de Unidas Podemos, Miguel Urbán e Idoia Villanueva, han recordado que el acuerdo comercial contiene una cláusula de respeto de estos derechos, por lo que no están pidiendo “nada que no tengan firmado Chile y la UE”.

No es la primera vez que los eurodiputados piden a la UE que suspenda sin acuerdo de asociación con Chile. Ya hace dos semanas, 48 eurodiputados enviaron a Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, una carta en la que pedían esa suspensión y que la UE “manifieste públicamente y concretamente su solidaridad con el pueblo chileno”. Entre los firmantes estaban siete eurodiputados españoles de Unidas Podemos, Izquierda Unida y EH Bildu.

Urbán y Villanueva piden además que Chile no ejerza la presidencia del COP25, la cumbre mundial sobre el cambio climático cuya celebración estaba prevista en Santiago de Chile para diciembre, y que se ha trasladado a Madrid ante las protestas. Aunque la sede ha cambiado, la presidencia de la reunión de momento sigue recayendo sobre el país latinoamericano.

Junto al grupo de los Verdes, la Izquierda Unitaria de la Eurocámara ha pedido que se celebre un debate sobre la situación de Chile esta tarde en el hemiciclo, como parte de la sesión plenaria que se celebra hoy en Bruselas. El grupo popular y liberales se oponen a que haya debate. Por su parte, los socialistas no se oponen, pero prefieren que la cámara no apruebe una posición común al respecto.

Urbán ha denunciado que existe una doble vara de medir, ya que el Parlamento sí celebrará un debate sobre la situación en Bolivia, después de que el presidente Evo Morales se viera forzado a huir a México. "Chile es el niño bonito de las políticas neoliberales en Latinoamérica”, ha sentenciado.

Para Urbán, las revueltas en Chile son parte de un rebrote autoritario generalizado en el continente. Como ejemplos, ha mencionado Bolivia y las manifestaciones en Ecuador en contra del aumento del precio del carburante decretado por su presidente Lenín Moreno después de haber aceptado un préstamo del FMI por más de 4.200 millones de dólares (unos 3.800 millones de euros).

“Es una muestra del agotamiento del modelo neoliberal”, ha concluido Urbán. “Estamos viendo alzamientos y protestas generalizadas contra un proceso de desigualdad”.

Los números de la violencia en la calle

En tres semanas, ha habido 18 muertos, 5.629 personas han sido detenidas y 2.009 más han recibido atención en hospitales por golpes, gases, y disparos de perdigones, balas y balines. Es el balance oficial publicado hace tres días por el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH), una entidad pública del país.

Los datos forman también parte de un informe que Urbán y Villanueva han presentado, tras un viaje al país en representación del grupo de la Izquierda Unitaria en el Parlamento Europeo.

Urbán dice que solo han querido incluir los “datos contrastados” en ese informe, pero que creen que los números pueden ser aún peores. “No todo el mundo iba al hospital por miedo a la detención”.

La cantidad de personas con heridas en el ojo es uno de los datos que ha destacado: 197, según el informe oficial del INDH. "Según la policía chilena, no se puede disparar a órganos vitales de cintura para arriba. No es un error, es una utilización sistemática de los balines como una forma de intimidación contra la protesta de manera irregular”.

El INDH ha interpuesto además 192 querellas por torturas, 52 por violencia sexual, cinco por homicidio y seis por homicidio frustrado, según informa CNN Chile.

“En un mes, ha habido más muertos, más desaparecidos, más torturados, más heridos, y más personas violadas que en los tres últimos años de la dictadura de Pinochet. Da un ejemplo de la magnitud de la represión y ante esto la UE mira hacia otro lado”, sentencia Urbán.

Las protestas en Chile se desataron a mediados de octubre, después de que el precio del viaje en metro de la capital aumentara en 30 pesos, hasta los 830 (alrededor de un euro). Pero las manifestaciones van mucho más allá: piden se convoque una Asamblea Constituyente para acabar con la actual constitución, herencia de la dictadura de Pinochet. De ahí que el lema principal de las manifestaciones sea: “No son 30 pesos, son 30 años”.