Público
Público

La izquierda portuguesa busca cómo rearmarse tras el fiasco de los Presupuestos y el avance de la extrema derecha

Tras el rechazo del Parlamento luso a los Presupuestos de 2022, el escenario más viable es que se convoquen elecciones anticipadas. El Gobierno de Costa ya prepara el terreno y cree que otro acuerdo con sus exaliados volverá a ser la opción más viable.

El primer ministro portugués, Antonio Costa, acompañado por el Ministro de Estado y Finanzas, Joao Leao, después de que el Parlamento rechazara la propuesta de Presupuesto Estatal para 2022 en Lisboa, Portugal, el 27 de octubre de 2021.
El primer ministro portugués, Antonio Costa, acompañado por el Ministro de Estado y Finanzas, Joao Leao, después de que el Parlamento rechazara la propuesta de Presupuesto Estatal para 2022 en Lisboa, Portugal, el 27 de octubre de 2021. Mario Cruz / EFE / EPA

"Si la izquierda no vota, la derecha votará y ganará". Así de claro ha hablado el secretario de Estado para Asuntos Parlamentarios de Portugal, Duarte Cordeiro, en una entrevista para el periódico luso Público. El Parlamento rechazó este miércoles los Presupuestos para 2022 y todo apunta a que Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de la República portuguesa, convocará elecciones anticipadas —aunque hasta el día 3 de noviembre no anunciará su decisión—. El escenario para las izquierdas es complejo. Las encuestas señalan que será la extrema derecha la que saldrá más beneficiada de un nuevo encuentro en las urnas.

Las sondeos publicados en los últimos meses por los medios portugueses, recogidos por Europa Press, sitúan al Partido Socialista (PS) en una horquilla de intención de voto similar a la de 2019, cuando logró el 39% de los sufragios. El Bloco de Izquierda, que obtuvo la tercera plaza en los últimos comicios legislativos, podría perder hasta cuatro puntos. Los únicos beneficiados de la izquierda serían los del Partido Comunista Portugués (PCP), que están en una tendencia al alza y podrían superar su último resultado (6,3%).

Las encuestas dicen que la extrema derecha lusa puede llegar a ser la tercera fuerza más votada

Lo que más preocupa es el crecimiento de Chega! (¡Basta!, en español), el partido luso ultraderechista. En las pasadas elecciones solo obtuvo un escaño —el de su líder André Ventura—, pero ahora se estima que puede llegar a ser la tercera fuerza política más votada, solo por detrás del PS y del PSP. Este último —la derecha tradicional lusa— pasa por momentos bajos debidos a conflictos internos dentro del partido.

El primer ministro de Portugal, Antònio Costa, consciente de este contexto, se despidió del Pleno de los Presupuestos haciendo referencia a la posibilidad de que la derecha vuelva al poder. El socialista, en rueda de prensa con el presidente Pedro Sánchez, ha explicado desde Trujillo (Cáceres) que aún no hay nada definitivo sobre la mesa y que está a la espera de la decisión de Marcelo Rebelo de Sousa sobre el adelanto electoral. Sin embargo, sí que ya ha avanzado que en esos comicios él volvería a ser el candidato socialista

Sin embargo, la alianza entre las izquierdas en cualquier caso es imprescindible para que Costa gobierne el país. En esta línea, el ministro de Relaciones Exteriores, Augusto Santos Silvas, también ha hablado ya de la posibilidad de que se repita un entendimiento entre el PS y sus exaliados. Más allá aún, Duarte ha declarado que los socialistas incluirán en su programa electoral todas las medidas que presentó en los Presupuestos así como las medidas de "apertura" con las que intentaron que el Bloco y el PCO los apoyaran.

Esto supone un cambio importante en la estrategia de Costa ya que el primer ministro atacó durante a sus exaliados en la campaña electoral de 2019. Una nueva oportunidad que llega a asemejarse con lo que ocurrió en España con las elecciones anticipadas cuando Pedro Sánchez renegaba del pacto con Unidas Podemos. Las mayorías absolutas son cada vez más difíciles de alcanzar en Europa y, ante esto, los partidos no tienen otra salida que negociar y acordar.

Nuevas medidas sociales para lo que queda de legislatura

En cualquier caso, el PS intentará reforzar su fuerza de cara a los comicios con varias medidas importantes en las próximas semanas. Se prevé que se suba el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) vía decreto a 705 euros y que el Parlamento luso debata la ley de eutanasia la próxima semana. La primera cuestión fue uno de los mayores enfrentamientos entre el PS, el Bloco y el PCP ya que los dos últimos exigían que la subida del salario fuera mayor

Además, este jueves se ha celebrado el Consejo de Ministros tras la caída de los Presupuestos y el Gobierno ha aprobado la reducción de combustibles para ayudar a las familias ante la escalada de los precios de la energía. Y el Bloco ha defendido este mismo jueves que el Parlamento debata la Ley Básica de Clima antes de la disolución. Así, seguir impulsando las medidas más sociales será la mejor baza de las izquierdas de cara a las elecciones.

Más noticias de Internacional