Público
Público

Julian Assange Ecuador detiene a un colaborador de Wikileaks tras permitir el arresto de Assange en su embajada en Londres

"Hay un plan de desestabilización en Ecuador que está vinculado a intereses geopolíticos", asegura el Gobierno ecuatoriano.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8

Manifestación en Quito contra la detención de Assange. - EFE

Las fuerzas de seguridad de Ecuador han detenido a una persona vinculada a Wikileaks cuando trataba de abandonar el país y viajar a Japón, según ha informado la ministra del Interior, María Paula Romo. "Hay un plan de desestabilización en Ecuador que está vinculado a intereses geopolíticos", ha señalado Romo tras la detención. "Tenemos pruebas de que existe una relación entre la persona detenida y Ricardo Patiño, quien era ministro de Asuntos Exteriores cuando a Julian Assange, fundador de Wikileaks, se le concedió el asilo", ha aseverado.

El Gobierno ecuatoriano decidió retirar el asilo político que concedió a Assange en 2012 y permitió a la Policía de Londres acceder a su sede diplomática en la capital británica para detener al activista australiano, refugiado en la legación desde hacía casi siete años. Un tribunal londinense condenó horas después del arresto al informático por violar los términos de la libertad condicional que Reino Unido le concedió en 2012.

La Justicia sueca emitió hace siete años una orden de detención contra Assange por abusos sexuales. El entonces presidente de Ecuador, Rafael Correa, le concedió el asilo político para evitar que fuera entregado al país escandinavo y que desde allí fuera enviado a Estados Unidos para ser juzgado bajo amenaza de pena muerte. Reino Unido, donde se encontraba Assange en esos momentos, se negó a darle un salvoconducto para que viajara a Ecuador alegando que debía entregarle a Suecia. Entonces, se refugió en la embajada y, tras faltar a su primera cita judicial, fue acusado de violar los términos de la libertad condicional.

El nuevo Gobierno de Lenín Moreno en Ecuador, que siempre ha considerado a Assange un problema heredado, le retiró el asilo político por, supuestamente, vulnerar las normas internacionales sobre el mismo y el protocolo de convivencia en la embajada. Inmediatamente después, era detenido por la Policía Metropolitana de Londres a petición de EEUU. El editor australiano se sometió a un juicio rápido en un tribunal británico que le declaró culpable de violar la libertad condicional. La pena exacta no se conocerá hasta más adelante, si bien podría ascender a doce meses de cárcel, tras lo cual podría ser extraditado a Washington.

Estados Unidos también ha movido ficha y ha revelado que acusa a Assange de conspirar con la ex analista de Inteligencia del Ejército Chelsea Manning para hackear los ordenadores del Departamento de Defensa y acceder a documentos clasificados, por lo que podría ser condenado a cinco años. En 2010, Wikileaks divulgó más de 90.000 documentos clasificados relacionados con acciones militares estadounidenses en Afganistán y cerca de 400.000 documentos secretos sobre la guerra de Irak. Ese mismo año también comenzó a airear unos 250.000 cables diplomáticos provenientes del Departamento de Estado de EE.UU.

Desde Suecia, la mujer que acusó a Assange de violación ha pedido formalmente a la Fiscalía que reabra el caso, que quedó archivado en 2017. Reino Unido debe decidir cómo procede con Assange. A la espera de lo que resuelvan las autoridades suecas, Estados Unidos sigue pendiente de su extradición. Mientras, Ecuador alega que el Gobierno británico le ha dado garantías de que no será entregado a ningún país donde pueda ser condenado a pena de muerte o sufrir tortura.