Público
Público

La justicia acorrala a Ben Alí

Suiza bloquea lo fondos del ex dictador mientras la justicia tunecina investiga sus bienes y los de sus familiares.

EFE

Al ex dictador tunecino se le acumulan los frentes. El Gobierno suizo anunció este miércoles que ha decidido bloquear los fondos depositados en bancos del país por el ex presidente de Túnez Zin Abidine Ben Alí y sus familiares.

El Consejo Federal (gobierno colegiado) lo comunicó en una conferencia de prensa en Berna, después de que tras la huida de Ben Ali de Túnez la semana pasada se hubieran multiplicado los llamamientos para dar este paso.

A esa medida se le añade el anuncio de la Justicia de Túnez de abrir una investigación contra el dictador y su familia por 'adquisición ilegal de bienes' y por 'depósitos financieros ilícitos en el extranjero', anunció este miércoles la agencia oficial tunecina TAP.

Según la agencia oficial, la investigación se refiere a los delitos de 'adquisición ilegal de bienes muebles e inmuebles, depósitos ilícitos en el extranjero y exportación ilegal de divisas'.

La TAP indicó asimismo que el procedimiento judicial se emprenderá contra Ben Alí, su esposa Leila Trabelsi y los 'hermanos y yernos' de ésta última. La televisión estatal señaló por su parte que 'todos los hermanos, hermanas y sobrinos' de Leila Trabelsi estarán incluidos en la investigación judicial y que ésta permitirá a la Justicia establecer una lista de todos los bienes de los afectados, 'que podrán ser expropiados'.

El clan de la familia Trabelsi es especialmente odiado por los tunecinos, que le acusan de haberse apoderado de las riquezas del país apropiándose de tierras y multitud de bienes estatales.

Suiza también ha decidido bloquear los haberes bancarios del presidente saliente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, quien se niega a abandonar el poder tras haber perdido las elecciones. La Justicia de Túnez ha abierto una investigación

'Estas medidas van en la dirección de animar a esos dos Estados a presentar peticiones de colaboración judicial en materia penal', explicó la ministra de Asuntos Exteriores y presidenta de Suiza, Micheline Calmy-Rey.

El clan de la familia Trabelsi es especialmente odiado por los tunecinos

'Se trata de evitar que la plaza financiera suiza sirva para ocultar los fondos sustraídos a las poblaciones concernidas', agregó ante los medios en Berna. La ministra dijo que en vista de la evolución de los acontecimintos en Túnez, el Consejo Federal quiso actuar rápidamente para evitar el riesgo de que los fondos fueran retirados.

Y en cuanto a Costa de Marfil, la decisión gubernamental busca evitar que Suiza sirva para evadir las medidas adoptadas por la Unión Europea, que esta semana endureció las sanciones adoptadas contra Gbagbo.

Diversos partidos y asociaciones habían pedido la congelación de los bienes del ex presidente Bel Ali depositados en Suiza, entre ellos la Asociación de Tunecinos en Suiza.

Esta agrupación consideró que los fondos bancarios de Ben Alí guardados en Suiza no debían desaparecer 'en detrimento de su legítimo propietario, la república de Túnez', y señaló que tanto la fortuna monetaria como los bienes inmobiliarios provenían de 'delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones, del abuso de confianza y del desvío de fondos públicos y privados'.

También el Partido Socialista Suizo había pedido la 'urgente' congelación de los bienes de ex dictador que pudieran encontrarse en el país alpino.

El inicio del toque de queda nocturno, vigente en Túnez desde el pasado jueves, se retrasó este miércoles en dos horas en virtud de 'una mejora de la situación de seguridad', anunció hoy la televisión estatal tunecina.

'Debido a la mejora de la seguridad, se ha decidido aliviar el toque de queda a partir de hoy, que estará vigente desde las 20.00 horas locales (misma hora en España) hasta las 05.00', señaló un locutor de la televisión. Hasta el momento, el toque de queda comenzaba a las 18.00 horas locales y se levantaba a las cinco de la madrugada.

La pasada noche fue por primera vez de relativa calma en Túnez. La televisión indicó, sin embargo, que otras medidas del estado de excepción, vigente desde el jueves, se mantendrán, como la prohibición de reuniones en la vía pública de más de tres personas y la autorización a las fuerzas de seguridad de disparar a quien escape a un control policial o militar.

Aún así, las fuerzas antidisturbios permitieron esta mañana una concentración de cerca de un millar de personas en la popular avenida Habib Burguiba de la capital que piden la disolución del partido del poder de Ben Alí.

Más noticias de Internacional