Público
Público

Los Kirchner declaran la guerra a la prensa libre

Una nueva ley pretende amordazar a los medios de comunicación argentinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Usted se imagina a José Luis Rodríguez Zapatero decidiendo qué partidos de la liga deberán televisarse y cuáles no, y reuniéndose largamente y cada semana con su gabinete para establecer los horarios en los que tendrían que jugar el Real Madrid y el Barça?

En la Argentina de los Kirchner, el Poder Ejecutivo en pleno ha hecho del fútbol una preocupación central, y una prioridad política gubernamental. El matrimonio de la presidenta Cristina y el ex presidente Néstor Kirchner maneja ahora a su antojo el cronograma del balompié. Se vanaglorian por ello y se jactan de sus nuevas ocupaciones deportivas en cada tribuna donde les toca hablar.

El Gobiernoha confiscado los derechos de televisión del fútbol

El Gobierno argentino ha estatalizado el fútbol. Con el dinero de todos los ciudadanos ha asumido la deuda inmensa de los clubes, a los que ahora financia, y confiscado los derechos de televisión de los encuentros, rompiendo todos los marcos que garantizan la seguridad jurídica.

De un día para otro, losKirchner rompieron el contrato de la Asociación del Fútbol Argentino con la empresa privada Televisión Satelital Codificada (TSC pertenece en un 50% al grupo de comunicación Clarín), que tenía los derechos de televisión. El Gobierno se comprometió a pagar a los clubes de fútbol 643 millones de pesos (unos 116 millones de euros) para aliviar sus pesares económicos y someterlos a su poder.

Cristina Kirchner aludió al inmenso drama de los desaparecidos durante la dictadura militar para comparar su 'gesta' futbolística con aquella tragedia. 'Te secuestran los goles. Como secuestraron a 30.000 argentinos', dijo. También intentó asociar los derechos de exclusividad de la empresa privada para retransmitir los partidos del fútbol de pago con el genocidio perpetrado por los militares argentinos. El repudio a sus palabras se hizo sonoro de forma inmediata. El premio Nobel de la Paz Adolfo Perez Esquivel, quien fuera desaparecido y heroico resistente al horror de los militares, definió simplemente su discurso como 'una barbaridad'.

La presidenta alude a los desaparecidos de la dictadura para justificarse

Todo se enmarca en el contexto de una vociferada y propagandística Nueva Ley de Medios Audiovisuales, un esquema legal que propicia la política de control oficial de los medios independientes, como un remedo de las estrategias de Hugo Chávez en Venezuela.

Según el proyecto oficial, las empresas de comunicación que tienen diarios, canales de televisión abierta y canales de TV por cable deberán partirse y fragmentarse perdiendo sus inversiones y vendiendo sus activos a precios de remate de fin de temporada, puesto que la nueva ley los obliga a vender en el plazo de un año. Es un galimatías que postula restricciones a granel.

Si la ley kirchnerista fuera universal, en los Estados Unidos la Time Warner, que tiene el principal sistema de cable de ese país, debería vender la CNN o HBO, entre otros canales. La cadena de TV abierta Fox tendría que entregarDirect TV; en Brasil, la TV abierta Globo debería desprenderse de su operador de TV por cable. En España, el grupo Prisa tendría que vender Sogecable. En Uruguay, los tres canales de TV abierta deberían vender los respectivos cables que cada uno de ellos posee. Lo mismo ocurriría en Chile, Colombia, México y en otros países.

En Argentina, los siete grupos de comunicación mas fuertes del mercado, perderían 276 de las 360 licencias que hoy tienen entre canales abiertos, estaciones de radio, canales de pago y las señales distribuidaspor cable de televisión de pago.

Los Kirchner parecen obsesionados en especial con el Grupo Clarín, el más importante del país. Descalifican a sus periodistas en las conferencias de prensa, pegan carteles con las fotos de sus directivos en Buenos Aires con epítetos agraviantes. Bandas de desconocidos irrumpen en oficinas del grupo corresponsalías en el interior del país, por ejemplo: rompen vidrieras y dejan mensajes agresivos escritos con aerosol en las paredes.

Mientras tanto, el Gobierno apura la sanción de la ley, que aprobará antes del 10 de diciembre. Ese día entrará en funciones el nuevo Parlamento en el que losKirchner ya no contarán con la mayoría de la que ahora gozan. Tras las elecciones que perdieron el 28 de junio, el mapa de las cámaras ha cambiado. El Gobierno había anticipado a esa fecha las elecciones programadas para octubre.

Anticiparon las elecciones pero no el recambio parlamentario. Durante estos meses la distribución entre legisladores oficialistas y opositores no representa al resultado de las elecciones de junio. Sin embargo, el poder político quiere sancionar la Ley de Servicios Audiovisuales antes de que la realidad electoral tenga representación parlamentaria real.

¿Cuál es el espíritu y la letra de esta ley? El Poder Ejecutivo concentrará todo el poder de decisión. Será la Presidencia de la Nación la que decida a quién se le otorgan licencias de radiodifusión y a quién se le quitan.

Los antecedentes del matrimonio Kirchner en esa materia hacen coincidir a toda la oposición. Lo que pretenden es controlar lo que se dice en los medios y lo que se silencia, coinciden al unísono todos los políticos no oficialistas. Lo que está en juego es la libertad de prensa en la Argentina. Que, de verdad, está amenazada.