Público
Público
Únete a nosotros

Racismo en EEUU El líder de la mayor federación sindical de EEUU también abandona el consejo asesor de Trump

Un quinto empresario, el consejero delegado del gigante de la distribución Wal-Mart, censura la posición del presidente de EEUU sobre la violencia machista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del la federación sindical AFL-CIO, Richard Trumka, hace un gesto a los periodistas rtas reunirse el pasado enero con el todavía presidente electo Donald Trump, en su residencia de la Trump Tower de Nueva York. AFP/ Drew Angerer

La mayor federación sindical de Estados Unidos, AFL-CIO (con unos 12,5 millones de afiliados), abandonó también el Consejo de Fabricantes Estadounidenses del presidente, Donald Trump, por la tibieza del mandatario respecto a los incidentes racistas en Charlottesville (Virginia, EEUU).

Su líder, Richard Trumka, anunció este miércoles su renuncia inmediata para no sentarse "en un consejo para un presidente que tolera la intolerancia y el terrorismo doméstico".

"Las declaraciones de Trump invalidan sus comentarios forzados de ayer sobre el Ku Klux Klan y los neonazis", añadió Trumka. Otras caras importantes del panorama mediático americano también han querido rechazar lo sucedido en Charlottesville y criticar la actitud del presidente de EEUU. 

También anunció su renuncia Doug McMillon, presidente ejecutivo  de Wal-Mart, la mayor cadena de distribución estadounidense, por la renuencia inicial del presidente a denunciar específicamente los grupos racistas de odio que se reunieron es Charlottesville (Virginia)durante el fin de semana.

Con ello, son seis los integrantes del Consejo de Fabricantes Estadounidenses en presentar su dimisión en las últimas 24 horas. Les precedieron los directores generales de Intel, Brian Krzanich; Merck, Kenneth C. Frazier; Under Armour, Kevin Plank; y de la Alianza para las Manufacturas Americanas, Scott PaulTodos ellos en protesta por la tibia reacción inicial de Trump a los actos del sábado en Charlottesville, donde un neonazi mató a una mujer antirracista que participaba en una manifestación en rechazo a los supremacistas blancos.

El presidente culpó este viernes, igual que hizo el sábado, a "los dos bandos" de la violencia racista en Charlottesville. "Hubo un grupo de un lado que fue malo y hubo un grupo del otro lado que también fue muy violento", dijo, en unas muy polémicas declaraciones por las que está recibiendo un alud de críticas.

Sobre los líderes empresariales, Trump vinculó su salida del consejo con las presiones de su Gobierno para que fabriquen sus productos en Estados Unidos y restó importancia a las dimisiones.

"Por cada director general que deja el Consejo de Fabricantes, tengo muchos para ocupar su lugar. Los fanfarrones no debían continuar. ¡Empleos!", espetó el mandatario en Twitter.