Público
Público

La Liga Norte desafía a Roma y reactiva la lucha por la secesión de Italia

Bossi reabre el "Parlamento de Padania" para pedir la independencia de las regiones del norte del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La política italiana es mucho más previsible de lo que pueda parecer. Derecha, centro e izquierda aceptaron casi sin reparos la formación del Gobierno de Mario Monti tras la dimisión de Silvio Berlusconi, el pasado 13 de noviembre, porque era una oportunidad de oro para encargar a los tecnócratas los recortes que los políticos no se habían atrevido a hacer. Y del mismo modo, si la Liga Norte de Umberto Bossi se convirtió en el único partido en la oposición y se negó a aceptar la imposición de un Ejecutivo no electo, no fue porque de la noche a la mañana hubiera tenido una iluminación democrática, sino porque era una ocasión histórica para cerrar las grietas que habían abierto entre sus filas el apoyo ciego a Il Cavaliere y para distanciarse aún más de la política centralista de Roma.

Ayer, Bossi puso todas las cartas sobre la mesa, decretando la reapertura oficial del 'Parlamento de Padania', una cámara simbólica con la que los leguistas desafían periódicamente al Estado, desde 1997, reclamando la secesión de Italia de las regiones del norte (Piamonte, Lombardía, Véneto, Liguria, Friuli-Venezia-Giulia y parte de Emilia Romagna).

En ese viaje a las raíces que pretende hacer la Liga, Bossi desempolvó el recetario de hace 20 años y pidió sin tapujos la independencia. 'El Estado italiano ha sido derrotado. Ha perdido la guerra económica y Padania ha vencido. Ahora se abre una ventana importante porque después de las guerras se reescriben los acuerdos y los tratados y nosotros tenemos que estar unidos, luchar y combatir por Padania', dijo entre aplausos y gritos de 'secesión, secesión' de la platea.

'La gente está harta de la opresión y quiere dejar de formar parte del sistema centralista italiano', insistió Bossi. 'La Padania se debe relacionar con los länder alemanes y Austria [] El Estado italiano está en su declive definitivo y en su lugar avanzan nuestros pueblos, el lombardo, el véneto y el piamontés, que unidos podrán vencer en esta Europa de los pueblos que es el futuro'. A las palabras de Bossi le acompañaba la proyección de un mapa europeo donde aparecía unido el norte de Italia a Suiza, Austria y el sur de Alemania.

Los secesionistas de Bossi quieren unirse con Austria, Suiza y el sur de Alemania

El parlamento padano contará con comisiones de trabajo y su presidente será el exministro de la Simplificación Normativa, Roberto Calderoli, nombrado ayer a mano alzada. 'Espero que pueda nacer esa separación consensual sobre el modelo de Checoslovaquia que nosotros buscamos desde hace tiempo', dijo en su discurso. 'Una separación tranquila sin gritos ni las llamadas a las armas de los inicios de la Liga'.

Calderoli dijo que el exministro de Interior, Roberto Maroni, recién elegido portavoz de la Liga en el Parlamento italiano, hará de 'embajador en Roma' y se enfrentará a los recortes que Monti quiera aplicar. Además, anunció una manifestación para el 15 de enero en Milán por la independencia de la Padania y la convocatoria de un referéndum contra la reforma de las pensiones que propone el Ejecutivo técnico italiano.