Público
Público

Parlamento Europeo Más de 30 eurodiputados denuncian "la falta de imparcialidad" de Dolors Montserrat al frente de la comisión de Peticiones

Lamentan que la exministra del PP esté convirtiendo el órgano del Parlamento Europeo en un tribunal contra el Gobierno de Sánchez.

Montserrat pide una economía circular que no pierda competitividad
Imagen de archivo de Dolors Monterrat. (Fuente: Comisión Europea).

La Comisión de Peticiones (PETI) del Parlamento Europeo se está convirtiendo en una prolongación del debate político español desde hace más de una década. En este espacio la ciudadanía puede remitir sus quejas sobre la aplicación del derecho europeo por parte de los Gobiernos nacionales: es un lugar históricamente atractivo para la ciudadanía española y cuyas quejas se han intensificado en los últimos años por obra y gracia de la presidenta de la comisión, Dolors Montserrat. O al menos eso es lo que denuncian los portavoces socialistas, ecologistas y de Izquierda Unitaria en la carta que han remitido al presidente de la Eurocámara, David Sassoli, insistiendo en la "clara falta de imparcialidad" de Montserrat, "especialmente en aquellas peticiones relacionadas con asuntos críticos con la gestión del Gobierno de España".

La misiva, firmada por 34 eurodiputados y eurodiputadas, ha sido enviada al presidente David Sassoli, y al presidente de la Conferencia de Presidentes de Comisión, Antonio Tajani. En ella señalan que "muchas de las peticiones vienen auspiciadas por dirigentes y militantes del Partido Popular español", pero también de la formación de ultraderecha VOX. Los firmantes denuncian que Montserrat "está basando su criterio en una posición política" y que "no se están siguiendo los criterios de independencia y justicia" que deberían regir su actuación.

"Desde antes de que comenzara la pandemia, Dolors Montserrat ha utilizado su puesto en la comisión de Peticiones para hacer oposición al Ejecutivo español", explica la eurodiputada de Izquierda Unida, Sira Rego. Lamenta que "se está haciendo un uso partidista de una comisión que sirve para que los europeos y europeas presenten denuncias de problemas que se dan en sus territorios, mientras que Montserrat, con la colaboración de Ciudadanos y VOX, la está convirtiendo en una especie de tribunal contra el Gobierno".

Una acusación que niegan desde la delegación del PP en la Eurocámara, que insisten en que la presidenta de la comisión de Peticiones tiene una función ejecutora y no decisiva. Según el PP, Dolors Monserrat dirige las reuniones según un orden del día aprobado por la mayoría de los coordinadores de los grupos políticos, por lo que la popular no tiene capacidad de decisión.

En la carta denuncian el doble rasero de la presidenta de la comisión en la admisión a trámite de algunos asuntos, algo que desde el PP niegan. "Desde la secretaría de la comisión se hace una recomendación, pero la decisión final se toma por mayoría política", explican fuentes internas populares. "La presidenta ejecuta las decisiones de los coordinadores en su función de representación"”, han insistido.

La eurodiputada de Izquierda Unida reconoce el derecho de que todo partido político pueda plantear su agenda en materia de política europea de forma legítima, "pero no creemos que sea sensato usar las instituciones europeas para la oposición interna de un país y convertir al Parlamento en un circo".

"Quizá deberían pensar que no es muy normal hablar más de Pedro Sánchez en la comisión de Peticiones, que de los comisarios europeos", ha matizado.El texto incluye una lista de ejemplos en los que la presidenta de PETI está priorizando peticiones españolas "para beneficio de su propio partido en España". Entre ellas están cuestiones que no son de "los ámbitos de actuación de la Unión", y otras que ya han sido discutidas en otras ocasiones. En el último mes, por poner algún ejemplo, PETI ha atendido la petición del abogado y exparlamentario popular Sergio Santamaría, que ponía en entredicho la gestión de la pandemia por parte del Ejecutivo de Sánchez. También se ha analizado, a petición de una ciudadana, el aterrizaje en Barajas de la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, y su encuentro con el ministro José Luis Ábalos.

Para el equipo de la ex ministra la queja presentada por las tres formaciones "carece de base y credibilidad". Así, han hecho hincapié en que durante la legislatura pasada, con la liberal Cecilia Wikstrom al frente, se trataron más peticiones españolas que en la actual. Durante la presidencia de Wikstrom, entre enero de 2018 y mayo de 2019, se atendieron 237 peticiones, 87 de ellas españolas. Desde julio de 2019 hasta hoy, con Montserrat al frente, se han atendido 228 peticiones, de las cuales 50 son españolas.

Los denunciantes lamentan que desde que se inició la actual legislatura, una de cada cinco peticiones debatidas sea sobre España. Un hecho que no llama la atención, teniendo en cuenta que somos el país que más peticiones ha presentado en la última década. Sin embargo, sí chirría que, a pesar de que fueron los alemanes los que lideraron el número de peticiones presentadas en 2019 (203), solo se haya analizado 25, mientras que este último año se han debatido casi medio centenar de casos españoles, a pesar de haber presentado solo 164.

Las tres formaciones piden a la presidenta que detenga "el tratamiento partidista y tendencioso de la comisión de Peticiones" e insisten en que es responsabilidad de Montserrat "dar un adecuado seguimiento". "La presidenta ha logrado convertir PETI en una suerte de cuadrilátero de boxeo en el que hacer oposición política en España", lamentan, para exigirle "que se ajuste a los criterios de imparcialidad y justicia que deberían regir su actuación al frente de la comisión, para dar un trato justo a las preocupaciones y problemas de los ciudadanos y ciudadanas".

Más noticias de Internacional