Público
Público

Mediterráneo Sánchez pide "una respuesta europea" al "desafío global" de la migración

España tratará de liderar junto con Francia la reunión informal de este domingo en Bruselas para tratar alcanzar un acuerdo europeo para gestionar los flujos migratorios hacia el continente.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La canciller alemana, Angela Merkel, habla con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la minicumbre sobre inmigración celebrada en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

A primera hora de la tarde ha comenzado la minicumbre sobre migración en Bruselas, donde dieciséis de los veintiocho líderes se reúnen para buscar soluciones compartidas a la situación en el Mediterráneo. España, que aspira junto con Francia a liderar un cambio en la política migratoria europea, pide buscar una “solución europea” al “desafío global” que es la gestión de los flujos migratorios.

La actitud del Gobierno, ha dicho Pedro Sánchez a su llegada a la cumbre, será “constructiva”, “integradora”, con la única intención de “aportar soluciones y compartir experiencias” sobre cómo “gestionar de manera eficaz la realidad migratoria”. Un asunto, ha subrayado el presidente del Gobierno, que toca de lleno España. De hecho, Sánchez ha afirmado que España pedirá apoyo a sus socios europeos, ante el considerable aumento de las llegadas por el Mediterráneo Occidental.

Sánchez ha insistido en la necesidad de alcanzar un acuerdo, “apelando y reivindicando a los valores europeos” que son “la solidaridad entre los Estados miembros” y “el respeto a los derechos humanos”.

Pedro Sánchez ha confirmado que sobre la mesa está la creación de centros cerrados para la gestión de las demandas de asilo de las personas rescatadas en el Mediterráneo en suelo europeo, tal y como comunicara este sábado tras su encuentro con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

El objetivo de la reunión de este domingo y de la cumbre del próximo jueves, ha afirmado el presidente, es una política migratoria que “respete los derechos humanos” pero sobre todo y fundamentalmente, “una política migratoria controlada y responsable”.

El presidente del Gobierno ha destacado la “buena sintonía” con el Ejecutivo de Macron, con quien se reunió este sábado en París.

Alemania y Francia, una solución europea pero no necesariamente a 28

Angela Merkel se juega su futuro en las próximas semanas. Si no encuentra un acuerdo para gestionar los flujos migratorios antes del 1 de julio, su Gobierno podría venirse abajo. Merkel no puede esperar a los 28, incapaces de lograr una posición común en la cuestión migratoria, y lo sabe. Pero no aspira a encontrarla. La canciller ha puesto sobre la mesa la Europa a varias velocidades también en migración.

“Gran parte de nuestra discusión hoy será sobre la protección de nuestras fronteras externas y cómo reducir la migración ilegal. También sobre los movimientos secundarios,” ha subrayado Merkel a su llegada. La canciller alemana ha insistido en la necesidad de encontrar un equilibrio en esta cuestión, que es precisamente de la que pende su Gobierno.

Pero Merkel no ve una solución posible a corto plazo y el tiempo apremia. “Discutiremos esto aquí de cara al Consejo Europeo pero sabemos que, desgraciadamente, no tendremos una solución completa de la cuestión migratoria”, ha reconocido. “Por eso habrá acuerdos bilaterales y trilaterales. Para ayudarnos los unos a los otros, no siempre podemos esperar a los 28”, ha dicho la canciller.

Emmanuel Macron, como Merkel, propone una solución europea pero no descarta que no sea a 28. Una cooperación que, ha subrayado el presidente, “requiere la responsabilidad y el espíritu para compartir la carga y la presión que algunos experimentan”.

“Europa experimenta una presión migratoria importante desde 2015 y hemos conseguido gracias al trabajo conjunto, a reducir fuertemente ese flujo, también dentro de Europa”, ha dicho Emmanuel Macron frente a la prensa en Bruselas. Macron ha reconocido que la Unión Europea experimenta una “crisis política” ligada a este asunto.

Macron, como Sánchez, ha apelado a los valores europeos, el respeto a los derechos humanos, el respeto de la integridad y soberanía de los Estados y la solidaridad. “Cada vez que los hemos traicionado, nos hemos enfrentado a lo peor”, ha dicho el presidente francés.

Italia insiste en campos fuera de la UE

El primer ministro italiano Giuseppe Conte también se estrena ha estrenado este domingo en Bruselas. A su llegada, Conte ha comparecido ante la prensa para anunciar que Italia, “frente a un desafío crucial en Europa”, podrá sobre la mesa un ‘European Multilevel Strategy for Migration’. Según Conte, se trata de una propuesta completamente nueva para resolver la crisis migratoria, “un cambio de enfoque radical”.

Francia, Alemania y España entienden que los barcos de rescate deben dirigirse al puerto más cercano y las personas ser acogidas en centros que gestionen posibles demandas de asilo controladas pero siempre en suelo europeo. Italia se opone. “La obligación de rescate no puede convertirse en una obligación de procesar las demandas (de asilo) en nombre de todos”, apunta el documento al que ha tenido acceso Público. “El Sistema Europeo Común de Asilo hoy se basa en una paradoja: los derechos se reconocen solo si las personas logran llegar a Europa, sin importar el precio”, dicen los italianos.

Pero Italia pide sobre todo, como otros Estados miembros, incrementar la seguridad en las fronteras, a través de operaciones como Sophia en el Mediterráneo, y fortalecer los acuerdos con terceros países de origen y tránsito. En esos países de tránsito, también proponen la creación de centros de asistencia jurídica a las personas migrantes, con el apoyo de la Organización Internacional de las Migraciones y ACNUR.

Italia, como España, como Grecia, cree que hay que superar el concepto de primer país de llegada que establece que es éste el que tiene que hacerse cargo de los demandantes de asilo. Dublin ha demostrado ser inútil en caso de emergencia —tal y como se vio en 2015—, al saturar los sistemas italiano y griego. Y “quien desembarca en Italia, desembarca en Europa”, recuerda el gobierno transalpino.