Público
Público
Únete a nosotros

Memoria Pública Una exposición recupera las historias de las republicanas exiliadas en México

El artista Javi Larrauri lleva a Basauri 'La luz de aquella tierra', que ofrece las biografías de las mujeres que se instalaron en aquel país tras el golpe de estado franquista.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

Exposición 'La luz de aquella tierra'

Coro Arizmendi no fue una dentista al uso. Hubo una época en la que suprimió las comidas del mediodía para atender a unos pacientes con pasamontañas: por su consulta pasaron unos cuantos militantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), incluyendo a la mítica comandante Ramona. Coro, que algunos años antes se había ganado el apodo de La doctora del exilio, había nacido en 1929 en Donostia. Doce años después llegó a México junto a su familia, huyendo del fascismo. Allí construyó su otra vida. La vida que quería vivir.

Arizmendi ya ha fallecido, pero su recuerdo, su voz y su rostro no se perderán jamás. Estos días, sin ir más lejos, podrán acercarse a su historia en Marienea, la Casa de las Mujeres de Basauri (Bizkaia). Allí se ha instalado la exposición del artista madrileño Javi Larrauri, quien a través de lienzos, biografías y una pieza audiovisual recupera los testimonios de las republicanas españolas que se exiliaron en México. El título de la muestra no deja lugar a dudas: La luz de aquella tierra.

"En realidad, esta exposición surge como prolongación de otra que hice anteriormente", dice Larrauri a Público. "En 2009 —continúa— empecé a investigar sobre las mujeres republicanas que defendieron a la segunda república frente al golpe de estado fascista". Así nació Mujeres Republicanas, una muestra que en 2012 recalaría en México. Ahí empieza la otra parte de esta historia.

Tras viajar al país azteca para presentar su obra, el artista tuvo ocasión de conocer a algunas españolas que se habían instalado a ese lado del océano tras la llegada del franquismo. Según distintos datos, se calcula que la cifra de exiliados republicanos en México llega a los 16.000, de los cuales aproximadamente el 40% eran mujeres.

retrato de 'La luz de aquella tierra'

Mari Carmen Bilbao fue una de ellas. Su padre, Tomás Bilbao, había llegado a ser designado ministro sin cartera en los últimos meses de la Guerra Civil. También ocupó el cargo de cónsul en Perpignan. Fue precisamente en esa ciudad donde empezó el periplo de su familia hasta llegar a México, país en el que Mari Carmen desarrollaría la mayor parte de su vida. Cuando Larrauri le entrevistó en 2012, estaba dolida y preocupada por la llegada de Mariano Rajoy al poder: para ella, los populares encarnaban "un regreso al franquismo".

Isabel Rosique, otra de las exiliadas que forman parte de la muestra, compartía un dolor parecido: no podía entender que la España democrática no hubiese juzgado a los autores de los crímenes franquistas. Esta mujer nacida en el barrio barcelonés de Gracia conoció el ruido de la muerte: en 1939, un camión que le llevaba a Figueres tuvo que esquivar los disparos que el fascismo lanzaba desde un avión. Y ella, sin quererlo, volvió a nacer.

En la exposición también aparece el rostro y la voz de Carmen Romero, una exiliada de origen leonés a la que le dolía el pasado. "Quisiera que no hubieran existido los motivos que nos arrojaron de España, no haberla perdido. La sigo añorando. Pero no puedo borrar que aquí he pasado la mayor parte de mi vida, que es donde eché mis raíces, y sin ellas, no se puede vivir", dijo a Larrauri en una de las conversaciones que sirvieron de base para esta muestra.

"Haber hecho esta exposición ha sido una de las experiencias más enriquecedoras que he vivido", dice el autor a Público. Tiene sus motivos. "Son mujeres que han luchado arriesgando su propia vida por defender la democracia, las libertades, y por pelear por un mundo más justo", afirma. También tiene en cuenta otro detalle: "por el hecho de ser mujeres han estado siempre silenciadas. Han estado un poco invisibilizadas por lo que hicieron sus compañeros hombres". Precisamente por eso, Larrauri cree que "hay que reivindicar la labor de todas estas mujeres anónimas que lucharon por un mundo más justo". Hasta el próximo 28 de febrero lo hará en Basauri y a partir del 5 de marzo en La Casona de Amurrio.