Público
Público

Merkel apoya blindar a las multinacionales en el acuerdo comercial con Estados Unidos

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker´, niega que haya un tercer rescate griego y anuncia que Francia deberá hacer en 2016 y 2017 “ajustes que serán más importantes si cabe que los ya hechos”

Angela Merkel y Jean-Claude Juncker, en Bruselas. / REUTERS

MANUEL RUIZ RICO

BRUSELAS.- Ha sido la primera visita que la canciller alemana, Angela Merkel, hace en Bruselas a la Comisión Europea de Jean-Claude Juncker, que tomó posesión el pasado mes de noviembre. Y ha dejado las cosas claras: Grecia debe seguir con sus “esfuerzos”, Francia con sus “reformas intensas”, podría haber más sanciones a Rusia y el acuerdo comercial entre la UE y Estados Unidos (TTIP, en inglés) debe incluir alguna fórmula para proteger a los inversores extranjeros y las multinacionales porque “Alemania se ha beneficiado de estas cláusulas en el pasado y ahora debemos hallar el camino”. Tanto Merkel como el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, han coincidido en que el acuerdo con Estados Unidos debe cerrarse este año.



Las declaraciones institucionales ante la prensa que ambos realizados fueron de rigor y superficiales y transitaron por tres temas clave, entre los que no estuvo Grecia: el conflicto entre Ucrania y Rusia, el plan de empleo, crecimiento e inversiones de Juncker, el acuerdo comercial con Estados Unidos y otros que la UE está negociando (con Singapur, con Canadá, etc.).

Sobre el TTIP, Merkel ha reclamado a la UE a darse “prisa para concluir las negociaciones antes de que acabe el año. La Comisión lo logrará si tiene el apoyo de los Estados”, apostilló la alemana.

En cuanto al blindaje a las multinacionales, Merkel ha agradecido “los esfuerzos por la transparencia de la comisaria de Comercio Malmström”, si bien ha apoyado la fórmula de blindaje a los inversores extranjeros, el llamado mecanismo ISDS, que permitirá a una gran corporación denunciar a un Estado ante un tribunal internacional privado.

“Alemania se ha beneficiado de estas cláusulas en el pasado y sencillamente tenemos que trabajar ahora para hallar el camino adecuado”, ha señalado. Ante esto, Juncker se ha limitado a asentir y a señalar, en la línea de Merkel, que “la UE necesita el acuerdo y que éste se cierre antes de fin de año”.

Grecia: “No hay tercer rescate”

Preguntada por Grecia, Merkel apenas ha señalado que “la Troika deberá evaluar el mucho trabajo que se está haciendo para coronar este proceso con éxito”, mientras que Juncker, por su parte, ha querido salir al paso de las “especulaciones” que apuntan a un tercer rescate en el país heleno.

“Lo que existe es el acuerdo al que llegamos en la última reunión del Eurogrupo que, pensamos, dará lugar a medidas sociales que podrán ser introducidas por la compensación de otros impuestos”, ha sostenido Juncker.

En cuanto a Francia, ambos han señalado que el país está en el camino correcto puesto que está siguiendo a pies juntillas el plan de reformas planteado por Bruselas y alabado por Alemania. “Apoyamos esos esfuerzos de Francia”, ha abundado Merkel, “porque sólo se generará empleo si somos competitivos”.

Juncker, por su parte, ha celebrado la prórroga de dos años que acaba de darle a Francia la Comisión para ajustar su déficit si bien el presidente de la Comisión no quiso llevar a nadie a engaño: “Los ajustes en 2016 y 2017 serán más importantes si cabe que los hechos hasta ahora”.

Merkel y Juncker también han estado de acuerdo sobre Rusia y han advertido de que si no se cumple con el paquete de medidas acordado en Minsk el pasado 12 de febrero, “Europa estará dispuesta a imponer nuevas sanciones a Rusia”, ha anunciado Merkel, quien ha añadido que “el alto el fuego ahora es muy débil y sólo se podrá decir que la integridad territorial de Ucrania está garantizada cuando sus agentes de fronteras pueda llegar precisamente a esas fronteras”.

Juncker ha considerado que actualmente no se dan las condiciones para una posible cumbre entre Rusia y la UE.

Juncker y su “amiga Angela”

Merkel llegó a la Comisión a las 12.30 de la mañana y estuvo reunido con diversos comisarios europeos y con el propio Juncker unas dos horas. Poco después de las 14.30 comenzó una rueda de prensa de menos de 30 minutos y en la que se aceptaron sólo cuatro preguntas.

Al comenzar la misma, Juncker no dejó de rendir pleitesía a su “amiga Angela”. “Es un honor para mí recibir hoy a Angela Merkel, a quien yo admiro”, añadió el presidente de la Comisión Europea, quien destacó que ambos “tienen muchos puntos de acuerdo” y que las conversaciones “se han desarrollado en un clima amistoso”.

El presidente de la Comisión Europea ya se entrevistó el lunes con Merkel por lo que ha ironizado con que está teniendo una “semana alemana”.