Público
Público

Merkel prevé que su encuentro con Tsipras en Berlín sea tenso y tengan "discusiones"

Los líderes de la UE instarán al primer ministro griego a acelerar las reformas previstas en un encuentro en Bruselas

La canciller alemana Angela Merkel conversa con el ministro de Economía, Sigmar Gabriel, durante el debate de este jueves en el Bundestag. REUTERS/Fabrizio Bensch

AGENCIAS

BERLÍN/BRUSELAS.- La canciller alemana, Angela Merkel, espera hablar, y posiblemente discutir, con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, cuando éste realice su primera visita a Berlín como líder del gobierno griego el lunes, en lo que puede acabar resultando un tenso encuentro, según dijo en el Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán este jueves, poco antes de la cumbre de la UE.

"He invitado al primer ministro griego, Alexis Tsipras, a Berlín el lunes y estoy deseando su visita. Tendremos tiempo para hablar con detalle y quizá también discutir", dijo, provocando risas en el Bundestag. Merkel agregó nadie debería esperan una solución a los problemas de la reunión del lunes con el líder de Syriza.

"Queda un camino muy duro por delante", señaló Merkel. Grecia debe entender que la ayuda internacional trajo consigo la obligación de "reformar su presupuesto y trabajar en pro de un día más sin necesidad de ayuda".

Merkel dijo que el regreso al crecimiento y el descenso de los niveles de desempleo en la Eurozona mostraban que se habían hecho grandes progresos en el bloque, pero que la crisis de deuda no se había superado completamente.

La canciller alemana cree que la Eurozona aún no ha superado del todo la crisis de deuda pública

"Hemos demostrado lo que se puede lograr con acciones decididas (en los estados miembros) y en la solidaridad europea, pero no hemos superado la crisis sobre una base sostenible a largo plazo", dijo Merkel a la cámara baja del parlamento alemán, el Bundestag, antes de una cumbre de la UE en Bruselas.

Reunión en Bruselas

También se espera que sea tenso el encuentro que mantendrá en Bruselas el primer ministro heleno con los líderes de la UE y las instituciones comunitarias, aprovechando el Consejo Europeo de este jueves y viernes. El debate sobre Grecia, que no está en la agenda formal de la cumbre, ha sido solicitado por Tsipras, que quiere plantear a sus socios la cuestión de la liquidez para la economía griega. Tsipras ha pedido en concreto una minicumbre con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, François Hollande, y los presidentes del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y de la Comisión, Jean-Claude Juncker.

Pero los líderes europeos van a transmitir al líder heleno que el tiempo y la paciencia se agota para que lleve adelante las reformas acordadas para evitar una crisis de liquidez. "Voy a repetirle lo que ya le he dicho dos veces: Grecia debe emprender las reformas necesarias, Grecia debe garantizar que los compromisos que asumió al Eurogrupo en 2012 y, más recientemente, son objeto de seguimiento", ha dicho esta mañana Juncker en la radio francesa Europe 1Desde el acuerdo del 20 de febrero, no se han producido avances en las negociaciones entre las autoridades griegas y la troika sobre las reformas que Atenas debe aplicar para desbloquear un nuevo tramo de ayudas, y ello pese a los crecientes problemas de liquidez que vive el país.

Juncker ha estado tratando de construir puentes entre Tsipras y los países europeos, especialmente aquellos más críticos con las políticas de Syriza. Fuentes comunitarias aseguran que incluso los países más cercanos a Atenas están enojados con el Gobierno de Tsipras por lo que consideran su retórica beligerante y sus dilaciones en las medidas acordadas.

Atenas niega a los miembros de la Troika el acceso a los edificios oficiales en Atenas, insistiendo en que todas sus reuniones sean en  un hotel.

Estas fuentes han asegurado que Grecia se había negado a proporcionar cualquier información actualizada sobre las finanzas públicas y de sus planes de reforma en una teleconferencia con altos funcionarios de la Eurozona esta semana, y que había negada a los representantes de las instituciones de la Troika (la Comisión Europea, el FMI y el BCE) el acceso a los edificios del Gobierno en Atenas, insistiendo en que todas las reuniones se lleven a cabo en un hotel.

Grecia ha recibido dos rescate de la UE y del FMI desde 2010, por un total de 240.000 millones, pero su economía se ha reducido en un 25% debido en parte a las medidas de austeridad impuestas por los prestamistas. Ahora corre el riesgo de quedarse sin efectivo en cuestión de semanas si no recibe más ayuda. El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, dijo que la situación financiera griega era "peligrosa" y que necesita entre 2.000 millones y 3.000 millones en el corto plazo para evitar la quiebra. 

El viceprimer ministro Yannis Dragasakis reconoció anoche en la televisión griega que el país se enfrenta a un problema de liquidez y que necesita la cooperación de sus socios europeos que seguir pagando los salarios, las pensiones y la deuda.

Más noticias de Internacional