Público
Público

Merkel y Tsipras buscan el deshielo en Berlín

El primer ministro griego viaja a la capital alemana para entrevistarse con la canciller alemana y tratar de atenuar las hostilidades entres sus respectivas filas. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El primer ministro heleno, Alexis Tsipras, y la canciller alemana Angela Merkel. REUTERS

BERLÍN/ATENAS.- La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, mantienen este lunes su primer encuentro bilateral en Berlín, una cita arriesgada y altamente mediática, a la búsqueda de un deshielo en sus relaciones y atenuar las hostilidades entre sus respectivas filas.

Los medios de comunicación alemanes han otorgado al primer ministro izquierdista de Grecia el papel de forajido y a la conservadora canciller alemana del sheriff que lucha por mantener unida a la zona euro. Pero ambos líderes buscan evitar este escenario de confrontación.

Aunque Merkel reconoció la semana pasada que ella y Tsipras hablarían "y quizás también discutirán", añadió que no será previsiblemente un momento decisivo en el enfrentamiento entre Atenas y sus acreedores de la Eurozona sobre los términos de los acuerdos de rescate por 240.000 millones. Tsipras dijo al diario griego Kathimerini que ve el encuentro, que incluirá una conferencia de prensa conjunta a las 18:15, como "una reunión que no estará 'bajo la presión' de las negociaciones".

Ni la líder alemana ni su homólogo griego están presionados por las urnas y sí, en cambio, por la necesidad de mostrar cierto ánimo conciliador, mientras Atenas concreta las reformas que se ha comprometido a presentar a sus socios en los próximos días.

En la cumbre de la semana pasada de la Unión Europea, Grecia se comprometió a cumplir las exigencias de los acreedores para presentar un paquete de reformas económicas en cuestión de días y así poder desbloquear el dinero que necesita para evitar salir del euro (una perspectiva terrible para Alemania, la mayor economía de la eurozona). 

Pese a las afirmaciones de Merkel de que no espera que Tsipras traiga dichos compromisos cumplidos para la reunión de Berlín, su propia coalición exigió precisamente eso. Los políticos alemanes se muestran abiertamente escépticos acerca de los nuevos líderes griegos, y entre ellos ninguno más que el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, que ha chocado varias veces con su par griego Yanis Varoufakis.

"Hemos estado perdiendo tiempo, y las comunicaciones de la parte griega no hemos sido brillante", dice Guindos sobre el diálogo con Atenas

Este escepticismo lo comparte el Gobierno español. El ministro de Economía, Luis de Guindos, en una entrevista publicada en la web del diario británico Financial Times, ha insistido en que Atenas no recibirá dinero de la Eurozona en tanto en cuanto no se hayan implementado las reformas propuestas.

Guindos, como otros países y responsables comunitarios, critica en la entrevista la marcha de las negociaciones con el Ejecutivo de Tsipras: "Hemos estado perdiendo tiempo, y las comunicaciones de la parte griega no hemos sido brillante. No es que hayan hecho un montón de amigos".

La canciller alemana Angela Merkel en la pasada cumbre de Bruselas, cerca de donde se encuentra sentado el primer ministro griego, Alexis Tsipras. REUTERS/Francois Lenoir

Las compensasiones por los nazis

El gran foco de tensión de la cita entre Tsipras y Merkel es, evidentemente, la deuda griega, a lo que se suman las compensaciones que Atenas exige a Berlín por los estragos de la ocupación nazi. Ambas cuestiones son omnipresentes desde hace semanas en los medios alemanes, en forma de titulares incendiarios contra Grecia, en la prensa popular, o más elaborados, pero igualmente hostiles, en el resto.

El semanario Der Spiegel añadió leña al fuego este fin de semana, con un montaje en su portada de Merkel rodeada de oficiales nazis junto a las ruinas de la Acrópolis y aludiendo a los recelos de los socios de la UE a los "superpoderes" de Alemania.

Nada impediría un gesto conciliador respecto a las reparaciones de guerra. Alemania da el asunto por cerrado, en virtud de los acuerdos suscritos en 1953 en Londres con varios países y, ya en 1990, con el Tratado 2 + 4 (entre las dos Alemanias y las potencias vencedoras de la II Guerra Mundial) que posibilitó la reunificación del país.

En el "no" de Berlín han aparecido grietas y opiniones de expertos y políticos a favor de una "reparación moral", sobre todo en lo que respecta al crédito que los nazis arrancaron del Banco de Grecia, bajo el concepto de "gastos de ocupación" y ahora subiría, según Spiegel, a 11.000 millones de euros. 

Un hombre sostiene un ejemplar de la revista 'Der Spiegel' con un montaje en su portada de la canciller Angela Merkel rodeada de jerarcas nazis. EFE

En cambio, no cabe esperar grandes anuncios en lo que respecta a la deuda, aunque sea por cautela y tras las quejas de algunos socios excluidos de esa cita de Tsipras en Bruselas.

En un comunicado el Gobierno griego anunció que los líderes abordarán "las relaciones bilaterales y los grandes temas europeos", aunque en la extensa agenda -una sesión doble de trabajo que incluye también una cena- puede que estén sobre la mesa los acuciantes problemas de liquidez del país y su negociación con las instituciones.