Público
Público

México denunciará a Bolivia por el hostigamiento de las fuerzas de seguridad a su embajada en el país

Presentarán el procedimiento ante la Corte Internacional de Justicia. Consideran que se están violando "obligaciones diplomáticas". "Allá nos veremos con mucho gusto y veremos quiénes han violado el tratado", han contestado desde el Ejecutivo de Bolivia.

Marcelo Ebrard. / Reuters

efe

El Gobierno mexicano denunciará este jueves ante la Corte Internacional de Justicia a Bolivia por el hostigamiento de fuerzas de seguridad a sus sedes diplomáticas en el país suramericano, informó el canciller, Marcelo Ebrard.

"La Corte Internacional de Justicia es ante la que presentaremos el procedimiento, la Corte Penal tiene otras atribuciones, y lo estoy aclarando para que no hay confusiones", dijo el canciller, que previamente había anunciado que la denuncia sería ante la Corte Penal Internacional.

La Corte Internacional de Justicia es el principal órgano judicial de la Organización de las Naciones Unidas. Tiene su sede en el Palacio de la Paz en la Haya (Países Bajos) y está encargada de decidir las controversias jurídicas entre Estados. También emite opiniones consultivas sobre cuestiones que pueden someterle órganos o instituciones especializadas de la ONU.

Ebrard subsanó el lapsus cometido durante buena parte de la conferencia matutina desde Palacio Nacional, cuando aseguró que México presentaría una denuncia ante "la Corte Penal Internacional por violación a las obligaciones diplomáticas" de Bolivia, pese a que este ente se centra en investigar crímenes de lesa humanidad.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) explicó que desde el 15 de noviembre México recibió a varios solicitantes de asilo en su embajada y residencia del embajador en La Paz, a quienes aceptaron por la "tradición" del país en materia de refugio. "Se les otorgó asilo y se les solicitó que se les confirieran salvoconductos", dijo.

Según Ebrard, unos 90 agentes aparecieron en la puerta de la embajada, cuando normalmente hay seis

No fue hasta diez días después que el Gobierno "de facto" de Jeanine Áñez, continuó Ebrard, dictó órdenes de arresto hacia cuatro de los asilados en las sedes diplomáticas mexicanas. "De acuerdo al derecho internacional, lo que predomina y prevalece es el derecho de asilo" que ya se había otorgado, apuntó Ebrard.

Según explicó el titular de la SRE, el 23 de diciembre aparecieron fuera de las instalaciones de la embajada y de la residencia "del orden de 90 elementos no solicitados de Policía y Ejército" de Bolivia. "Para hacerles una idea, el número habitual no rebasa los seis", remarcó.

A raíz de esto, se contactó a las autoridades "de facto" del país para mostrar la "preocupación" de México sobre este despliegue y también se estableció contacto con Naciones Unidas y con otros organismos internacionales para que se respetara la Convención de Viena.

Sin respuesta "acorde a los principios internacionales"

No obstante, por parte del Ejecutivo interino de Bolivia no se ha recibido una respuesta "acorde a los principios internacionales de respeto, y no solo respeto, garantía a la integridad de las sedes diplomáticas", que son "consideradas parte del territorio nacional de los países que representan", recordó Ebrard.

A raíz de esto, se acude este jueves ante la Corte Internacional de Justicia. "Exhortamos a que sean respetadas las instalaciones, se preserve su integridad, así como de las personas que están en la embajada y en la residencia", dijo.

Ebrard instó a que se "preserve y se respete la integridad de las instalaciones" y de quienes están dentro. Además de esta denuncia, aseguró que ya se está "estableciendo conexión" con la comunidad internacional porque ni en los "peores momentos" de golpes militares en los 70 y 80 del siglo pasado se pusieron en riesgo las sedes diplomáticas de México en el extranjero.

Ebrard instó en que se "preserve y se respete la integridad de las instalaciones"

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, deseó que Bolivia "recapacite y respete" el derecho de asilo y se aleje la "tentación" de tomar la embajada de México en ese país. "Eso no lo hizo ni (Augusto) Pinochet", dijo el mandatario, y pidió que prevalezca sensatez y la política.

La tensión entre México y Bolivia se disparó desde que el pasado 12 de noviembre el Gobierno mexicano concedió asilo a Evo Morales en su territorio, desde donde el exmandatario boliviano criticó duramente al Gobierno interino de su país.

Este lunes, el Gobierno mexicano expresó su preocupación por la "presencia excesiva" de personal de inteligencia y seguridad bolivianos que vigilaban la residencia del embajador y la Embajada de México en Bolivia.

El Gobierno boliviano anunció el martes que evaluará su permanencia en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) por la llegada de México a la presidencia temporal del foro el próximo enero.

Bolivia irá "con mucho gusto" a la corte

El Gobierno interino boliviano manifestó este jueves que "con mucho gusto" irá a la Corte Internacional de Justicia y ahí se verá quiénes "han violado los tratados", tras el anuncio del Ejecutivo mexicano.

"Hoy nos amenazan con llevarnos a la corte (...), allá nos veremos con mucho gusto y veremos quiénes han violado el tratado", expresó el ministro de Gobierno Interior de Bolivia, Arturo Murillo, en conferencia de prensa en La Paz.

El ministro señaló que los "únicos que han permitido que se violen los tratados y convenios ha sido el Gobierno mexicano", cuando acogió al expresidente Evo Morales.

El Gobierno de Bolivia dice que están "protegiendo la embajada", no asediándola

Murillo calificó a Morales de "terrorista confeso" y acusó a México de permitir que hiciera declaraciones políticas "absolutamente fuera de lugar" en toda su estancia en ese país.

Murillo sostuvo que están "protegiendo la embajada" y la residencia mexicana, en vez de asediarla, ya que tienen información de que movimientos sociales quieren "incendiar" la residencia para sacar al exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana.

Indicó que estos grupos, que no detalló, culpan al exministro de la "caída" del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales. "Nos cuesta entender por qué se quejan de que cuidemos la residencia", cuestionó Murillo, quien reiteró que la obligación de Bolivia es "dar todo el resguardo a las embajadas".

Cumplir los tratados

En tanto, el viceministro de Seguridad Ciudadana de Bolivia, Wilson Santamaría, recalcó que se están cumpliendo con los tratados para garantizar la seguridad de sedes diplomáticas. Santamaría agregó que no se ha realizado ningún operativo en "contra" de la embajada mexicana y "no se ha violado el espacio diplomático".

"Nosotros vamos a seguir haciendo nuestro trabajo en el ejercicio de nuestra soberanía y cumpliendo el derecho internacional", sostuvo. Además, pidió que el Gobierno mexicano "diga la verdad" de qué operativo se ha realizado en la embajada de ese país en La Paz.

Por su parte, el ministro interino de Presidencia de Bolivia, Yerko Núñez, advirtió de que la residencia de la embajadora, María Teresa Mercado -no la embajada-, es donde estarían acogidos responsables de la etapa de Morales en el poder en Bolivia. Núñez calificó de "política" la denuncia de México, que a su juicio "no corresponde".

Más noticias de Internacional