Público
Público

Migración Trump ataca de nuevo: "Si la gente entra a nuestro país ilegalmente, pues les expulsamos legalmente. Es muy sencillo" 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha confirmado hoy que su Gobierno iniciará este domingo redadas masivas  para deportar a "miles" de indocumentados. Esta declaración llega el mismo día en el que el Congreso ha divulgado un informe que refleja como 2.648 menores migrantes han sido separados de sus padres en el periodo de "tolerancia cero". 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Al menos 18 bebés menores de 2 años fueron separados en frontera de EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha confirmado hoy que su Gobierno iniciará este domingo redadas masivas en diez ciudades del país para deportar a "miles" de indocumentados.

"Es una operación enorme, si se ha filtrado que va a comenzar no pasa nada, empieza el domingo, y vamos a sacar de aquí a miles" de indocumentados, ha confirmado Trump añadiendo que, según él tiene "una obligación de hacerlo (...). Si entran ilegalmente, se van fuera".

Cuando los periodistas le preguntaron si no sería mejor priorizar la deportación de inmigrantes con historial criminal en lugar de centrarse en familias sujetas a órdenes de deportación, que según los informes de prensa son el objetivo principal de estas redadas, Trump ha sido ambiguo.

"Buscamos específicamente a maleantes, pero no puede ser que la gente entre en nuestro país sin superar un proceso (...). Si la gente entra a nuestro país ilegalmente, pues les expulsamos legalmente. Es muy sencillo", agregó.

Trump ya amenazó con lanzar esta operación

Trump ya amenazó hace tres semanas con lanzar la misma operación, pero la detuvo un día antes de su comienzo para dar una "oportunidad" a los demócratas de negociar con él un cambio en el sistema de asilo en el país.

Ante la falta de diálogo con los demócratas sobre ese tema, demasiado complejo como para negociarlo en dos semanas, el mandatario anunció que las redadas comenzarían poco después del 4 de julio.

Trump también ha descrito como "falsos" los informes de prensa que describen condiciones insalubres en los centros de detención de inmigrantes en la frontera, a pesar de que analistas de su Gobierno han confirmado problemas de hacinamiento en esas instalaciones.

Trump firma medida para frenar crisis humanitaria en la frontera./ MICHAEL REYNOLDS (EFE)

Los niños, los grandes indefensos en la frontera

Elora Mukherjee, una reputada abogada de la Universidad de Columbia, ha denunciado hoy ante el Congreso de Estados Unidos la “degradación” a la que se ven sometidos los niños detenidos en la frontera de su país con México.

"Nunca antes había visto, oído u olido tal degradación y trato inhumano de los niños bajo custodia. El Congreso debe actuar de inmediato para garantizar que los niños estén libres y con sus familias”, dijo Mukherjee en una audiencia ante el Comité de Supervisión de la Cámara Baja de EE.UU.

"Nunca antes había visto, oído u olido tal degradación y trato inhumano de los niños bajo custodia"

La letrada, experta en inmigración, visitó hace unas semanas las instalaciones del centro de detención para migrantes de Clint (Texas, EE.UU.), que estuvo en el centro del debate nacional después de que un grupo de abogados denunciara las “condiciones insalubres” existentes. Según esas denuncias, las instalaciones estaban sin pañales para los bebés, sin jabón, ropa limpia, cepillos de dientes, ni comida adecuada.

"Las condiciones más degradantes y espantosas que puedas imaginar", insistió Mukherjee en su comparecencia en ese comité, controlado por los demócratas.

En su intervención, la letrada consideró que los niños deben ser “rápidamente” entregados a miembros de su familia que se encuentren en el país o a tutores “con las salvaguardas adecuadas para garantizar que pueden presentarse para trámites migratorios”.

Niños en un campo de hacinamiento. REUTERS / MIKE BLAKE - Archivo

2.648 menores de edad fueron separados de sus padres

Al menos 18 bebés menores de dos años de edad fueron separados en la frontera de EE.UU. con México entre 20 días y 6 meses durante la aplicación de la política de “tolerancia cero” el año pasado, según un informe divulgado hoy por el Congreso.

El Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes de EE.UU., que está indagando la política de seguridad fronteriza de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, reveló en ese análisis que al menos 2.648 menores de edad fueron separados de sus padres en el periodo de la política de “tolerancia cero”. De entre esos bebés, nueve eran menores de un año en el momento en que fueron separados de sus progenitores en el linde con México.

Se ha denunciado la muerte de seis niños en esos centros de detención

El estudio, basado en información proporcionada por el Gobierno de Trump, concluye también que varios niños fueron recluidos en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza durante más de las 72 horas permitidas.

Durante los últimos meses se ha denunciado la muerte de seis niños en centros de detención. Sin ir más lejos, ayer se conocía el testimonio de Yazmin Juárez,  la madre de Mariee una niña guatemalteca que fallecía en mayo de 2018, tras enfermar en un centro de detención para migrantes donde estaba arrestada junto a su madre.

Algunos agentes llegan a una aldea en Florida

Tras la aprobación de Trump, autoridades de inmigración han empezado a llegar este viernes al área agrícola de Immokalee, en el suroeste de Florida y con gran población hispana, pero que no estaba incluida en las diez ciudades en las que se cree se centrarán las redadas.

Una portavoz de ICE, Tammy Spicer, no quiso confirmar a los medios el hecho "por cuestiones de seguridad", pero según el canal NBC de Miami fuentes oficiales le confirmaron la presencia de ICE en Immokalee, a unos 60 kilómetros (40 millas) al este de la ciudad costera y turística de Naples.

Las comunidades de inmigrantes se preparan

Grupos a favor de los inmigrantes han estado preparando a comunidades de inmigrantes en las ciudades de Miami, Atlanta, Chicago, Baltimore, Denver, Houston, Los Ángeles, Nueva Orleans, Nueva York y San Francisco, donde al parecer ICE realizará los arrestos para deportar inmigrantes indocumentados.

El objetivo serían unas 2.000 personas que ya tienen una orden final de deportación y que, en algunos casos, no se presentaron a las audiencias en los tribunales de inmigración.