Público
Público

Migraciones Muere una decena de personas al naufragar su bote frente a la costa de Libia

El bote de goma partió desde las costas de Libia con la intención de llegar a las playas de Europa.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Naufragio en lancha neumática frente a las costas de Libia./EFE

Al menos una decena de personas murieron al naufragar el bote precario de goma en el que partieron desde las costas de Libia con la intención de llegar a las playas de Europa, según informaron este martes fuentes de Seguridad.

En la embarcación, que se hundió frente a la ciudad libia de Sabratha, al oeste de Trípoli, por causas todavía desconocidas, viajaban otras 17 personas que pudieron ser rescatadas y llevadas a tierra, añadieron las fuentes. "Logramos salvar a 17 inmigrantes ilegales, entre ellos una mujer que fue trasladada a un hospital. Había unos diez cuerpos flotando en el agua. Todos subsaharianos", afirmó la fuente, sin ofrecer otro tipo de detalles.

Las playas entre Trípoli y la frontera con Túnez se han convertido los últimos dos años en el principal bastión de las mafias

Las playas que se extienden entre Trípoli y la frontera con Túnez se han convertido los últimos dos años en el principal bastión de las mafias que trafican con seres humanos, pese a la presencia de patrulleras europeas.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 113.000 migrantes lograron atravesar en 2018 el Mediterráneo y alcanzar las costas de Europa a través de las tres rutas principales de la migración irregular, que desembocan en Italia, España y Grecia.

Más de 2.250 murieron en el intento, en torno a 1.100 de ellos en la ruta central que parte de Libia y llega a Italia y Malta, la más mortífera del mundo.

Salvini niega la entrada a inmigrantes en Italia

Por su parte el viceprimer ministro italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, ha rechazado este martes el atraque en la isla de Lampedusa de un barco de rescate de una ONG con 49 inmigrantes a bordo que habían sido rescatados cerca de la costa libia, y vuelve a poner en el foco las políticas migratorias y la actuación de los Gobiernos europeos en el Mediterráneo.

Los migrantes "pueden ser curados, alimentados, vestidos, se les puede dar todo tipo de bienes de confort, pero hasta donde yo sé, con mi permiso, no pondrán un pie en Italia", ha afirmado Salvini este martes en la televisión SkyTG24.

Mediterranea asegura que rescató a los inmigrantes este lunes, cuando estaban en una lancha de goma a unas 49 millas náuticas (alrededor de 78 kilómetros) de la costa de Libia. El barco de la ONG lleva bandera italiana y está atracado cerca de Lampedusa, una isla italiana que está entre Sicilia y el norte de África.

Salvini ha acusado a la ONG de comportamiento criminal por ser "cómplice de la inmigración ilegal", evitando una operación de rescate de los guardacostas libios, que son los que deberían haber llevado de vuelta a los inmigrantes a Libia, según ha asegurado el líder de la Liga.

Salvini asegura que su política migratoria de puertas cerradas ha contribuido a una caída brusca tanto de las llegadas como de las muertes en el mar

El Ministerio del Interior, que él dirige, ha ordenado a los jefes de la Policía, la Armada y los guardacostas que hagan todo lo que esté en su mano para prevenir "la entrada ilegal de inmigrantes en territorio nacional".

Salvini asegura que su política migratoria de puertas cerradas ha contribuido a una caída brusca tanto de las llegadas como de las muertes en el mar. Sin embargo, impedir que los inmigrantes salgan de Libia o que sean devueltos al país africano es una medida controvertida porque están expuestos a violaciones de Derechos Humanos.

Entre las múltiples quejas registradas, en enero la ONG Human Rights Watch denunció que los inmigrantes encerrados en los superpoblados campamentos en suelo libio, incluidos niños, no tienen acceso a comida decente, cuidados médicos ni sanitarios y que son constantemente golpeados.