Público
Público

Los militares en Guinea Bissau se apoderan de la capital

Los golpistas alegan la existencias de un pacto secreto de las autoridades con Angola para justificar su acción

ALFONSO BAULUZ (EFE)

Los militares en Guinea Bissau asaltaron anoche los centros neurálgicos del poder civil, entre ellos la casa del favorito en las elecciones presidenciales del próximo 29 de abril, Carlos Gómez Junior, y mantienen cercadas sedes oficiales y residencias privadas de dirigentes políticos.

Los militares han negado que se trate de un golpe de Estado, aunque tiene todas sus características, incluida la ocupación de la radio y televisión estatal, y justificaron su acción alegando un supuesto acuerdo secreto con Angola de las autoridades.

Los residentes en la capital explicaron que la normalidad en las calles de la ciudad volvió a primeras horas del día, aunque grupos de uniformados, algunos portando lanzagranadas RPG, custodiaban los principales edificios oficiales e impedían aproximarse.

Tras el asalto con fusiles y lanzagranadas de la vivienda de Gómez Junior, el ganador de la primera vuelta de las elecciones y cuya paradero es confuso, los militares acudieron también a la residencia del presidente de la Comisión Electoral, Desejado Lima da Costa, aunque se desconoce si fue prendido, explicó un periodista local contactado telefónicamente.

Los militares asaltaron la casa de Carlos Gómez Junior, ganador de la primera vuelta en las eleccionesSegún algunos testimonios, el ganador de la primera vuelta en las elecciones, cuestionadas por su oponente en la segunda Kumba Yala, fue seguido por lo militares ayer cuando regresaba a casa desde la sede del oficialista Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC).

Salomé, esposa de "Cadogo", como es popularmente conocido el acaudalado político, fue fotografiada hoy acompañada por los militantes del partido que, ya de madrugada, se acercaron a la vivienda de donde logró huir en el momento del ataque y esconderse.

Fuentes de seguridad sitúan detenidos al primer ministro y candidato favorito y al presidente interino Raimundo Pereira en Lamura, el cuartel militar cercano al puerto.

Un residente que permaneció toda la noche en el Hospital General Simao Mendes de la capital indicó que no había habido ningún ingreso en el centro como consecuencia de los asaltos y tiroteos que anoche sacudieron la capital, que vive el enésimo golpe de estado en un país en el que ningún presidente ha concluido su mandato desde el año 2000.

La Unión Africana (UA) y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) condenaron la intentona golpista en Guinea Bissau y advirtieron de que no tolerarán ninguna toma del poder por la fuerza.

La embajada de Estados Unidos en Dakar difundió un comunicado en el que "lamenta que elementos militares traten de hacer descarrilar el proceso democrático" al tiempo que insta a sus nacionales a permanecer en sus casas.

Ningún presidente ha concluido su mandato desde el año 2000 La inestabilidad permanente se ha visto sacudida por la acción militar tres días después del anuncio oficial de Angola que ponía término a su asistencia militar en el país.

Aunque los militares que han protagonizado la asonada denuncian la existencia de acuerdos secretos entre el Gobierno y el Ejército angoleño para justificar el amotinamiento, todos los países donantes han otorgado una importancia capital para el proceso democrático en marcha la desmovilización y el retiro de los altos mandos.

Veteranos de la guerra de la independencia de Portugal en 1974, algunos de estos mandos no ven con buenos ojos al millonario Cadogo, considerado afín a la ex metrópoli.

Además del componente de enfrentamiento tribal, el narcotráfico implantado en el país en connivencia con altos oficiales ha complicado aún más el escenario.

Según las fuentes consultadas en alguna de las residencias privadas de las autoridades donde entraron los militares se produjeron actos de pillaje como en la del titular de Administraciones Públicas.

Más noticias de Internacional