Público
Público

Los militares norcoreanos confirman a Kim Jong-un como "líder supremo"

Cientos de miles de personas asisten al encumbramiento del joven dictador que hereda el cargo de su padre

PÚBLICO

Ante decenas de miles de personas perfectamente alineadas en una espectacular y grandilocuente puesta en escena, el joven e inexperto Kim Jong-un fue proclamado este jueves como el nuevo "líder supremo" de Corea del Norte.

El mismo día en que finalizó el acto conmemorativo por la muerte de su padre, Kim Jong-il, hace 13 días, arrancó una nueva era en el hermético y empobrecido país comunista. "Kim Jong-un es el líder supremo de nuestro Partido, Ejército y pueblo al personificar las ideas y liderazgo, la personalidad, las virtudes, el coraje y el valor de Kim Jong-il", proclamó Kim Yong-nam, líder de la Asamblea Popular Suprema y formalmente el número dos del régimen nuclear.

El régimen lo presenta como jefe de Estado, del partido único y del Ejército

El nuevo dictador norcoreano, cuya edad se estima entre 27 y 29 años, guardó silencio durante la ceremonia, como ya hizo su padre en el acto fúnebre celebrado en 1994 tras la muerte del fundador de Corea del Norte y abuelo de Jong-un, Kim Il-sung.

El sucesor, cuya ideología es una auténtica y alarmante incógnita, se mostró atento y hierático, pese a la magnitud del acto y la masiva afluencia. Decenas de miles de soldados y civiles se agruparon con orden militar y en absoluta calma en la plaza Kim Il-sung de Pyongyang, de 75.000 metros cuadrados, mientras las autoridades ocuparon lo alto del balcón de la Casa de Estudio del Pueblo durante la ceremonia que se prolongó durante algo más de una hora.

Jong-un se situó en el centro del balcón y estuvo flanqueado por altas autoridades políticas y militares del régimen. A su derecha, estuvo Ri Yong-ho, el mayor general militar del país. También le acompañaron de cerca el ministro de Defensa, Kim Yong-chun, y su tío político Jang Song-thaek, vicepresidente de la Comisión de Defensa Nacional, y de quien se piensa que ejercerá un papel clave en la transición como tutor regente de Jong-un.

"Personifica las ideas, las virtudes, el coraje y el valor de Kim Jong-il"

"Construiremos una próspera nación socialista, manteniendo en alta estima a Kim Jong-un como otro general y líder supremo", dijo el líder de la Asamblea, que dio indicios de que se mantendrá la política del Ejército primero. Kim Yong-nam aseguró que, "bajo el liderazgo de Jong-un", Corea del Norte avanzará "de forma más dinámica" en el camino del Songun, la política diseñada y aplicada por el fallecido Kim Jong-il que da prioridad a los asuntos militares en el conjunto del Estado.

El nuevo tirano, que no ha realizado el servicio militar, también recibió el beneplácito de la cúpula castrense. En otro discurso, el general Kim Jong-gak proclamó que los soldados "protegerán con sus propias vidas al camarada Kim Jong-un". Las Fuerzas Armadas, que suman más de un millón de efectivos sobre una población de 24 millones de personas y acaparan alrededor de una cuarta parte del PIB, son el principal garante del poder del régimen de corte estalinista dirigido con mano de hierro por la dinastía Kim.

Concluido el acto, se dispararon salvas de honor y los asistentes inclinaron sus cabezas y mantuvieron con absoluto rigor tres minutos de silencio en memoria de Jong-il, que falleció el 17 de diciembre de un ataque cardíaco a los 63 años.

Tras 11 días de conmemoraciones, se abre una nueva e inquietante etapa en Corea del Norte. Un régimen con capacidad nuclear está en manos de un joven del que se sabe muy poco, salvo que fue educado en Suiza, habla inglés, alemán y francés y es amante del baloncesto y las películas de acción.

Las primeras decisiones de Kim Jong-un serán claves para desvelar si mantiene, aumenta o reduce el aislamiento de un país que ha sido incapaz de superar una crisis económica que arrastra desde los noventa y cuya población depende de la ayuda exterior para alimentarse.

También es una incógnita si volverá a la mesa de las negociaciones internacionales para desmantelar su programa nuclear y si será capaz de liderar la transición.

Más noticias de Internacional