Público
Público

Los militares piden el cese de la violencia y los islamistas preparan más movilizaciones en Egipto

El sangriento fin de semana, que ha dejado 80 muertos y centenares de heridos entre partidarios de Mursi y las Fuerzas de Seguridad egipcias, eleva la tensión en el país. El Ejército se prepara las manifestaciones de este lunes y la &

PÚBLICO / AGENCIAS

'Ayudadnos a proteger vuestra seguridad. No permitáis que nadie os conduzca a la violencia ni a la destrucción sin motivos, vuestra voz es suficiente', dicen las octavillas que el Ejército egipcio está lanzando sobre las concentraciones en apoyo al derrocado presidente Mohamed Mursi, que continúan en la plaza Rabea al Adauiya, en el este de El Cairo.

Los militares piden que renuncien a la violencia y que se alejen de las instalaciones militares, desde donde cada día profieren insultos a unos soldados que depusieron a su presidente, elegido en unas elecciones democráticas. La tensión desatada después del golpe militar suma decenas de muertos cada semana, sólo este fin de semana murieron 80 en los choques entre el Ejército y detractores de Mursi y los que piden la vuelta del presidente, aún en paradero desconocido y en prisión provisional por colaboración con el grupo palestino Hamás.

Fuentes de seguridad citadas por la agencia Efe aseguran que el Ejército hizo esta petición de paz después de que los manifestantes organizaran una concentración y un rezo frente a la sede de los Servicios Secretos Militares. El Consejo de Defensa Nacional también solicitó anoche a los manifestantes islamistas de Rabea al Adauiya y de la plaza Al Nahda, en El Cairo, que anuncien 'de inmediato' su renuncia a todo tipo de violencia y de terrorismo.

Sin embargo, los partidarios de Mursi no están por la labor de dejar que un gobierno que no han elegido imponga manu militari una transición sin contar con ellos. Por eso y con los ánimos encendidos después de cientos de muertos, han convocado para este lunes varias marchas en todo el país y una manifestación del 'millón' de personas para mañana martes, con el fin de rechazar 'el sangriento golpe militar'.

Agrupados en la llamada Coalición Nacional para la Defensa de la Legitimidad, instaron a los ciudadanos a salir a las calles, especialmente mañana, bajo el lema 'Mártires del golpe'.

En un comunicado, la alianza, que incluye a los Hermanos Musulmanes, explicó que estas nuevas convocatorias pretenden reclamar los derechos de los 'mártires' de las últimas 'masacres' en Egipto, donde entre el viernes y el sábado murieron 80 personas.

'Llamamos a todas las partes del gran pueblo egipcio que rechazan el golpe militar a salir a las calles y las plazas para reclamar su libertad y dignidad, que están siendo usurpadas por el sangriento golpe militar', se dice en la nota.

La coalición todavía no ha anunciado las localizaciones de las protestas de mañana, pero sí detalló los planes de movilización para la jornada de este lunes. Los islamistas propusieron que los manifestantes se dirijan esta noche, portando ataúdes, a las sedes administrativas de las fuerzas de seguridad para condenar 'los actos criminales y los disparos de los efectivos del Ministerio del Interior contra los manifestantes pacíficos'.

También anunciaron que levantarán una carpa en El Cairo durante tres días para que los ciudadanos puedan presentar sus condolencias a las familias de los fallecidos en los disturbios de la madrugada del sábado en la capital egipcia, que se saldaron con 72 muertos y cerca de 300 heridos.

Mientras las muertes de islamistas a manos del Ejército aumenta el sectarismo político y clima revanchista en Egipto, el presidente interino del país, Adli Mansur, se reunía anoche con el Consejo de Defensa Nacional para tratar las medidas necesarias para afrontar la tensión en las calles.

Tras este encuentro, el Consejo advirtió a los manifestantes islamistas de que vigilará sus protestas en Rabea al Adauiya y en Al Nahda y tomará medidas estrictas contra cualquier violación de las leyes.

Por otro lado, los cuerpos de seguridad lograron liberar a un policía que fue retenido y agredido por los manifestantes en Rabea al Adauiya, según la agencia oficial Mena.

La violencia salpicó ayer también a la ciudad de Port Said, donde las autoridades elevaron hoy la cifra de víctimas a tres muertos y 30 heridos en choques entre partidarios y detractores de Mursi.

Pero la represión del nuevo Gobierno no se expresa sólo en las calles con policía y militares. La justicia, desde la caída de Mursi, no ha parado de detener y encarcelar a altos cargos de los Hermanos Musulmanes, grupo islamista al que pertenecía el derrocado Mursi, y también a los líderes del Partido Libertad y Justicia, brazo político de la Hermanadad en lo que, cada día, va pareciendo más una persecución política.

Ni siquiera los islamistas moderanos se libran de esta 'caza de brujas' desatada tras el golpe. La policía egipcia arrestó este lunes a Abulaeila Madi y Esam Sultan, dirigentes del partido islamista moderado Al Wasat contra quienes la Fiscalía General había dictado órdenes de detención por instigar a la violencia, uno de los delitos más perpetrados últimamente, junto a ya crónico abuso sexual contra las mujeres durante las movilizaciones.

Los arrestos fueron efectuados en el barrio cairota de Muqatam, donde Madi (presidente de Al Wasat) y Sultan (vicepresidente) se refugiaban en un edificio en construcción, informó a Efe una fuente de seguridad.

Los dirigentes islamistas, que portaban una gran cantidad de dinero en euros, fueron trasladados en medio de estrictas medidas de seguridad al complejo de la cárcel de Tora, en El Cairo.

En este presidio se encuentran otros líderes islamistas detenidos tras el golpe militar, así como el expresidente Hosni Mubarak y sus hijos.

El Ministerio Público ordenó la detención de Madi y de Sultan por su implicación en alentar disturbios en El Cairo durante las protestas de los islamistas que siguieron al golpe contra Mursi el pasado 3 de julio.

Madi era miembro de los Hermanos Musulmanes, grupo en el que militó Mursi hasta llegar a la Presidencia, pero después de la revolución del 25 de enero de 2011 creó su propio partido, de tendencia más moderada.

Sultan está acusado por ejemplo de instigar a la violencia frente a la sede de la Guardia Republicana, donde el pasado 8 de julio murieron 51 personas, y sus fondos han sido congelados de forma temporal.

Estos llamamientos coinciden con la visita a El Cairo de la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, que analiza hoy con las autoridades egipcias y representantes de los Hermanos Musulmanes la actual situación de inestabilidad.

Más noticias de Internacional