Público
Público

Un millón de personas viven atrapadas en zonas asediadas en Siria

Dos ONG denuncian que los cercos siguen creciendo a pesar de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que exige un acceso de la ayuda humanitaria sin trabas. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una joven se asoma por la ventana de un edificio dañado por un bombardeo en Alepo. - REUTERS

BEIRUT / MADRID.- Un millón de personas viven atrapadas en zonas asediadas en Siria, según ha denunciado este martes la organización holandesa Pax y el centro The Syria Institute, con sede en EEUU. Las dos ONG han publicado un informe en el que alertan de las pésimas condiciones de vida a las que se tiene que enfrentar la población de estos lugares y advierten: matar de hambre a la población civil no es "un efecto colateral incontrolable" del conflicto sirio, sino "una decisión deliberada que viola la ley humanitaria internacional".

Según el documento, las dos organizaciones han identificado 50 poblaciones y áreas sitiadas donde residen un millón de sirios entre Damasco y sus alrededores, y en las provincias de Homs (centro), Deir al Zur (noreste) e Idleb (noroeste). El texto destaca que de todos los lugares cercados, dos están bloqueados por grupos armados de la oposición y un tercero, la urbe de Deir al Zur, por el Estado Islámico y el Gobierno sirio. El resto están rodeados por las fuerzas leales al presidente Bashar al Asad.

Matar de hambre a la población no es "un efecto colateral incontrolable" del conflicto, sino "una decisión deliberada que viola la ley humanitaria internacional"

El documento denuncia además que el alcance y la intensidad de los asedios continúa creciendo a lo largo y ancho de Siria pese a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que exigen un acceso humanitario sin trabas en ese país. Además, apunta que la crisis en las áreas sitiadas sirias es mucho peor de lo que ha reconocido la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), que calcula que cerca de 400.000 sirios habitan esas zonas.

El informe considera que es importante que la OCHA documente la situación en los lugares asediados porque permite a la comunidad internacional comprender la situación sobre el terreno y configurar mejor su respuesta humanitaria. Puso como ejemplo el caso de la localidad de Madaya, al noroeste de Damasco, que salió a la luz en enero después de que varias fotografías de enfermos de desnutrición en esta población comenzaran a circular por internet. Las ONG recuerdan que la ciudad no había sido clasificada antes por la OCHA como una zona asediada.

La batalla de Alepo cambia el norte de Siria

Precisamente este martes, la oficina de la ONU ha advertido de que otras 300.000 personas corren riesgo de quedar atrapadas en Alepo si las fuerzas leales a Al Asad logran cercar las partes controladas por las fuerzas rebeldes. Una inesperada ofensiva militar del Ejército sirio con el apoyo de Rusia ha vuelto a cambiar la geografía del norte del país, donde se encuentra la ciudad, que antes de la guerra era la más poblada del país. La operación ya ha provocado el éxodo de decenas de miles de personas hacia la frontera turca.

La operación conjunta del Ejército sirio y Rusia ya ha provocado el éxodo de decenas de miles de personas hacia la frontera turca

La OCHA asegura que si el Gobierno sirio y sus "aliados" logran cortar todos los accesos a Alepo, "hasta 300.000 personas" que aún residen en la ciudad se quedarían sin suministro fluido de ayuda humanitaria. Además, las autoridades locales calculan que entre 100.000 y 150.000 civiles podrían terminar huyendo.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha comenzado a repartir comida precisamente entre estos desplazados. La ayuda ha sido enviada desde Turquía hasta la localidad siria de Azaz, ubicada a 30 kilómetros de Alepo y convertida en refugio seguro antes de acceder al paso fronterizo de Bab Al Salam. La agencia internacional prevé seguir con el reparto en los próximos días para atender las "necesidades urgentes" de otras 21.000 personas. Actualmente, según Naciones Unidas "más de 30.000 personas están en movimiento" en la zona.

El director del PMA en Siria, Jakob Kern, ha explicado que la situación "es muy volátil" y se ha mostrado "extremadamente preocupado" por el corte de las rutas de suministro desde el norte hasta el este de Alepo y en las "zonas circundantes". "Estamos haciendo todo lo posible para proporcionar suficiente comida para todos los que la necesitan, llevándola desde Turquía a través del cruce fronterizo que permanece abierto", ha subrayado Kern, que ha instado a todas las partes en conflicto a facilitar "el acceso sin trabas" a las comunidades asediadas.