Público
Público

El ministro griego de Sanidad visita hospitales por sorpresa para decidir si los cierra

"Si tengo que hacerlo, lo haré", afirma el mismo día que la troika y el Gobierno retoman las negociaciones sobre las condiciones del rescate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo ministro griego de Sanidad, Adonis Yeoryiadis, ha iniciado una serie de visitas sorpresa a los hospitales para evaluar su funcionamiento y sus gastos y decidir qué centros podrían ser eventualmente cerrados.

A través de su cuenta de Twitter, el ministro explicó su experiencia de visitas nocturnas y aseguró que seguirán aleatoriamente y sin previo aviso, a la vez que felicitó a los trabajadores de la Sanidad griega por su 'duro trabajo'.

El domingo, en una entrevista, había dicho que se intensificarán los controles sobre el gasto de los hospitales públicos y se reemplazará a la dirección de los centros en las próximas semanas. 'Si tengo que cerrar hospitales, lo haré', afirmó.

Los representantes de la troika formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional retoman este lunes las negociaciones con el Gobierno heleno con la vista puesta en un posible agujero de 1.000 millones en la financiación pública.

Hasta el año pasado el ministro de Sanidad militaba en el partido de extrema derecha LAOS

El agujero se debe principalmente a las deudas de la caja principal de la seguridad social griega, EOPPY, que se encarga de gestionar el acceso a la Sanidad.

Este organismo se puso en marcha a inicios del pasado año y surgió de la fusión de diversas cajas de seguridad social públicas que atendían a diferentes profesiones —una de las exigencias de la troika— pero su funcionamiento ha distado mucho de ser el esperado.

La elección de Yeoryiadis como ministro tras la remodelación del Gobierno la pasada semana ha levantado polémica ya que hasta el año pasado militaba en el partido de extrema derecha LAOS, que dejó para unirse a las filas del conservador Nueva Democracia (ND).

Asociaciones judías y antirracistas han criticado su elección por los comentarios antisemitas y contra los inmigrantes hechos por Yeoryiadis a lo largo de su carrera.