Público
Público

Moratinos se compromete a visitar Gibraltar

El Gobierno español apuesta por el diálogo "sin renunciar a nuestra reivindicación de soberanía"

LOURDES GÓMEZ

La cooperación entre España, Reino Unido y Gibraltar avanza favorablemente en nuevas áreas de intereses comunes y va encaminada a facilitar la primera visita oficial al Peñón de un alto representante del Gobierno de Madrid.

La ocasión la marcará la tercera reunión ministerial del Foro tripartito de Diálogo sobre Gibraltar, que se celebrará en el disputado territorio por expresa invitación de su ministro principal, Peter Caruana. "El destino del Foro es muy claro en su objetivo de romper la actitud de la falta de diálogo sin renunciar a nuestra reivindicación de soberanía", dijo ayer en Londres el ministro español de Exteriores, Miguel Angel Moratinos.

Los Gobiernos español y británico confirmaron su voluntad de mantener el próximo encuentro del Foro en Gibraltar, en un plazo máximo de un año, al término de la reunión compartida en Londres por Moratinos, su homólogo en el Foreign Office, David Miliband, y Caruana.

"Hay una renovada confianza en el compromiso de los Gobiernos de Gibraltar y España por avanzar el proceso y alcanzar genuinos acuerdos", afirmó Miliband, tras describir la conversación de ayer de "positiva y franca". "El Foro está funcionando, progresando y dando resultados. Estamos comprometidos a trabajar juntos", resaltó el jefe de la diplomacia española. "Hay voluntad política por resolver las dificultades", corroboró el ministro principal gibraltareño.

Las conversaciones a tres bandas dieron los primeros resultados prácticos con los Acuerdos de Córdoba, de septiembre de 2006, que ayer se extendieron a otras seis áreas de actuación conjunta. Moratinos dio especial importancia a los nuevos pactos de cooperación en medio ambiente y comunicaciones marítimas, que harán posible una actuación coordinada ante incidentes como el encallamiento del buque New Flame en la bahía de Algeciras con 780 toneladas de combustible. Dos oficiales de enlace, por parte española y gibraltareña, estarán "en contacto permanente para actuar, prevenir y resolver problemas medioambientales", explicó el ministro de Exteriores.

Entre los escollos pendientes, se confirmó la apertura "en tiempo rápido" de la primera sede del instituto Cervantes en Gibraltar, futuro pilar del intercambio en educación y la promoción del bilingüismo en la zona. Los tres protagonistas se comprometieron igualmente a aunar esfuerzos contra el crimen organizado y la inmigración ilegal a "nivel policial, aduanero y judicial" y a revisar el control fronterizo de residentes en Gibraltar sin pasaporte comunitario.

La segunda reunión del Foro de Diálogo para Gibraltar quiere resolver, según Caruana, "cuestiones que afectan la vida cotidiana de los gibraltareños". "En la primera", añadió el ministro principal del Peñón, "la agenda fue más negativa, centrada en problemas históricos. Ahora la agenda es más positiva y creativa, pero también requiere un mayor esfuerzo de todos".

Los tres interlocutores recordaron que la soberanía no es objeto de debate y que las diferentes posiciones sobre el contencioso están protegidas en los documentos constitutivos del Foro. "A nadie se le amenaza por la puerta trasera. Es la puerta central a una convivencia mejor", advirtió Miliband.

Más noticias de Internacional