Público
Público

Crisis diplomática entre Rusia y Reino Unido Moscú expulsa a 23 diplomáticos británicos y agrava la crisis con Londres

La medida, más dura de lo esperado, es una acción de represalia cuidadosamente calibrada contra el Reino Unido, después de que Theresa May ordenara expulsar a otros 23 diplomáticos rusos el pasado día 14. El Gobierno británico acusa al Kremlin de envenenar a un exespía ruso y su hija en el sur de Inglaterra.

El embajador británico en Moscú abandona el ministerio de Exteriores ruso. | GLEB GARANICH (EFE)

Reuters

Rusia expulsó este sábado a 23 diplomáticos británicos en una acción de represalia cuidadosamente calibrada contra Londres, que acusa al Kremlin de orquestar un envenenamiento con un agente nervioso de un exespía ruso y su hija en el sur de Inglaterra.

En una medida que intensifica la crisis diplomática entre las dos potencias, Rusia dijo que también clausura el British Council en Moscú, que fomenta los vínculos culturales entre los dos países, y el consulado general de Reino Unido en San Petersburgo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo que daría a los 23 diplomáticos británicos una semana para abandonar el país.

La medida, que fue más dura de lo esperado, siguió a la decisión británica de expulsar a 23 diplomáticos rusos por el ataque en la ciudad inglesa de Salisbury que dejó hospitalizados de gravedad al exespía ruso Sergei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia Skripal, de 33.

Moscú anunció las medidas en la víspera de unas elecciones presidenciales que el actual presidente Vladimir Putin debería ganar cómodamente. Putin ha presentado su país como una fortaleza asediada que él defiende de las potencias occidentales hostiles, y es probable que los medios estatales describan la decisión antibritánica en ese contexto.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que las medidas de Moscú fueron una respuesta a lo que llamó "acciones provocativas y acusaciones infundadas" de Reino Unido. Advirtió a Londres de que estaba listo para tomar nuevas medidas en el caso de más "pasos hostiles".

Las relaciones entre Londres y Moscú han caído a mínimos desde la Guerra Fría después de la agresión de Salisbury, la primera vez que se utiliza un agente nervioso en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia convocó al embajador británico, Laurie Bristow, a una reunión el sábado por la mañana en el centro de Moscú, en su cuartel general de la era de Stalin, durante la cual fue informado de las medidas.

Tras la reunión Bristow dijo a la prensa que la crisis se había desatado después del "intento de asesinato de dos personas usando un arma química desarrollada en Rusia". Según Bristow, Reino Unido había expulsado a los diplomáticos rusos solo después de que Moscú no explicara cómo había llegado a Reino Unido la toxina nerviosa.

"Siempre haremos lo que sea necesario para defendernos", dijo el embajador británico a la prensa.