Público
Público
Únete a nosotros

Muere el exsecretario general de la ONU Butros Butros Ghali

El diplomático egipcio tenía 94 años. Ocupó el cargo de máximo responsable de Naciones Unidas entre 1992 y 1996. Su nombré sonó como posible sucesor de Hosni Mubarak.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fotografía de 1996 de Butros Butros Ghali saludando a su sucesor, Kofi Annan, en la sede de la ONU en Nueva York. - EFE

MADRID.- El exsecretario general de la ONU Butros Butros Ghali ha fallecido este martes a los 94 años de edad en un hospital de Giza, en los alrededores de El Cairo. Según ha informado el diario egipcio Al Ahram, en su edición electrónica, fue ingresado en el centro hospitalario la semana pasada por la rotura de una pierna. 

El diplomático egipcio ocupó el cargo de secretario general de la ONU entre 1992 y 1996 y su nombre fue uno de los que sonó como posible sucesor de Hosni Mubarak tras ser derrocado durante la revolución de 2011. Butros Ghali sustituyó en la sede de Naciones Unidas al peruano Javier Pérez de Cuéllar y tuvo como sucesor al ghanés Kofi Annan. Entre 2003 y 2012, fue director del Consejo Nacional para los Derechos Humanos.

Nacido en el seno de una familia cristiana copta, se licenció en Derecho por la Universidad de El Cairo y después se diplomó por la Universidad de París en Derecho Público y Económicas. Según ha informado la misión española ante la ONU, se ha guardado un minuto de silencio en el Consejo de Seguridad de la ONU este martes tras conocerse la noticia, anunciada por la presidencia de turno, que ostenta Venezuela.

Butros Ghali llegó a la Secretaría General de la ONU tras más de una década como ministro de Exteriores de Egipto, entre los años 1977 y 1991. Acompañó al expresidente Anwar Sadat en su histórica visita a Jerusalén de 1977 y desempeñó un papel clave en los acuerdos de Camp David, en los que Egipto e Israel firmaron la paz en 1979.

Su mandato en Naciones Unidas se produjo en un momento especialmente delicado al finalizar la Guerra Fría y se vio marcado por difíciles conflictos como los de Ruanda, Somalia y Bosnia. El diplomático egipcio, el primer africano que ocupó el cargo, recibió duras críticas ante la incapacidad de la ONU frente a esas guerras y otras crisis. También generó controversia cuando, en Sarajevo, pareció suavizar los horrores de la guerra al asegurar que en otros países hubo más muertos.

Durante su etapa al frente de la ONU aplicó un estilo cercano a la gente que le llevó a encararse directamente con manifestantes si así se lo permitía su equipo de seguridad. "Estoy acostumbrado a que los fundamentalistas de Egipto discutan conmigo", alegó en una entrevista a Reuters. También destacó por mostrarse especialmente preocupado por crisis en África como la hambruna en Somalia.

"La Guerra Fría ha terminado (...) A nadie le interesan los países pobres de África o cualquier otro lugar en el mundo. Pueden olvidar Somalia fácilmente en 24 horas", aseguró en una de sus argumentaciones más célebres. Aunque fue propuesto para continuar al frente de la ONU hasta 2001, Estados Unidos ─uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad─ vetó su candidatura