Público
Público

Mueren 9 soldados en una emboscada en Afganistán

Es el ataque más letal contra las fuerzas militares estadounidenses en este año

PÚBLICO

La violencia se recrudece en el este de Afganistán paralelamente a la desestabilización de las regiones fronterizas del vecino Pakistán. Seis soldados estadounidenses y tres afganos murieron el viernes en una emboscada talibán, el ataque más letal contra las fuerzas militares de EEUU en lo que va de año.

Los militares regresaban de una reunión con líderes tribales en la provincia de Nuristán cuando fueron asaltados por insurgentes talibanes desde varios frentes con cohetes y fuego de artillería, según informó ayer el portavoz de la Fuerza Internacional de Seguridad de la OTAN (ISAF), David Accetta.

"Fue una emboscada compleja", dijo Accetta, "atacaron desde varios puntos al mismo tiempo". Además, ocho soldados estadounidenses y once afganos resultaron heridos.

El 2007 está siendo el año en que más bajas han sufrido los militares norteamericanos en Afganistán desde la caída del régimen taliban. Han muerto 101 soldados, según la agencia AP, 108, según icasualties.org.

Fuertes combates

En el norte del país, un ataque suicida ha provocado la muerte de un civil y ha herido a otros tres, según informó un agente local. Soldados afganos han eliminado a 50 talibanes y otros 20 han resultado heridos.

Mientras tanto, en el oeste de Afganistán continuaron ayer los enfrentamientos entre las tropas de la ISAF y los talibanes para hacerse con el control del distrito de Gulistán.

La coalición internacional recuperó esta región que había perdido a manos de los insurgentes hace dos semanas. El ministro de Defensa afgano anunció en un comunicado la muerte de una veintena de talibanes, entre ellos un comandante. Los superviventes al ataque se refugiaron en las montañas del país.

Fuentes policiales afganas indicaron ayer que los insurgentes cuentan con apoyo de países vecinos. "Iraníes y paquistaníes luchan junto a los talibanes", dijo el jefe policial de la provincia de Farah, Abdul Rahman Sarjang.
"Hemos requisado grandes cantidades de munición de origen iraní introducida ilegalmente en Afganistán", añadió el jefe policial.

La violencia en Afganistán ha empeorado en los dos últimos años por la reorganización de los talibanes. En lo que va de año han muerto más de 5.800 personas en el país asiático, la mayoría insurgentes.

La provincia de Nuristán, fronteriza con Pakistán, ha sido escenario de otros ataques talibanes este año. En julio, dos soldados de EEUU murieron y 13 resultaron heridos en una emboscada. Un mes más tarde, otro ataque mató a dos soldados afganos e hirió a once estadounidenses.

Más noticias de Internacional