Público
Público

Muerte digna El Papa rechaza la eutanasia y afirma que no se debe abandonar a nadie "ni ante males incurables"

Aunque el 80 % de los españoles apoyan legalizar la muerte asistida, hay sectores, como la Iglesia Católica, que se siguen oponiendo firmemente.

29/01/2019 - El Papa Francisco celebra la audiencia semanal en el Vaticano. REUTERS / Guglielmo Mangiapane
El Papa Francisco celebra la audiencia semanal en el Vaticano. REUTERS / Guglielmo Mangiapane

público | EUROPA PRESS

El debate de la eutanasia vuelve sobre la mesa tras las palabras de rechazo del Papa Francisco. El Pontífice llegó a opinar que no se debe abandonar "jamás a nadie", ni siquiera en presencia de "males incurables". Aunque el 80 % de los españoles apoyan legalizar la muerte asistida, hay sectores, como la Iglesia, que se siguen oponiendo firmemente. 

"Pienso en el bien que hacen los hospicios para los cuidados paliativos, donde los enfermos terminales son acompañados con un cualificado apoyo médico, psicológico y espiritual, para que puedan vivir con dignidad, reconfortados por la cercanía de sus seres queridos, la fase final de su vida terrenal. Espero que estos centros continúen siendo lugares donde se practique con empeño la terapia de la dignidad, alimentando así el amor y el respeto por la vida", declaró el Papa en su discurso a los miembros de la Congregación para la Doctrina de la Fe. 

El derecho a una muerte digna y la regulación de la eutanasia es uno de los puntos recogidos en el acuerdo de coalición entre Unidas Podemos y el PSOE. Un tema que cobró gran importancia en la campaña electoral y que se puso de manifiesto tras casos tan sonados como el de Ángel Hernández, que ayudó a morir a su mujer enferma de esclerosis múltiple, María José Carrasco. La eutanasia es un debate que aún sigue abierto y que, tras recogerse en el acuerdo de Gobierno, aún está pendiente su implementación.

"Vidas descartadas" e "indignas"

En su discurso, Francisco ha criticado que se ponga en el centro la "utilidad" y se pongan de lado las "vidas descartadas" e "indignas" porque no cumplen ese criterio. Y ha señalado: "En realidad, una sociedad merece la calificación de "civil" si desarrolla anticuerpos contra la cultura del descarte; si reconoce el valor intangible de la vida humana; si la solidaridad es activamente practicada y salvaguardada como fundamento de la convivencia". 

Así mismo, el Papa ha subrayado que la doctrina cristiana no es "un sistema rígido rígido y cerrado en sí mismo", sino una realidad "dinámica" que permanece "fiel a su fundamento" y "se renueva de generación en generación".

"La doctrina cristiana no es un sistema pero tampoco es una ideología que cambia con el pasar de las estaciones; es una realidad dinámica que, y se compendia en un rostro, en un cuerpo y en un nombre: Jesucristo resucitado", ha señalado Francisco. 

Más noticias de Internacional