Público
Público

Nicaragua 15 muertos y 199 heridos en una jornada de manifestaciones a favor y en contra del presidente de Nicaragua

La mayoría de víctimas se produjeron en la denominada Madre de todas las marchas en Managua, que terminó con un tiroteo, dejó un saldo de al menos seis fallecidos y 47 heridos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Protestas en Managua este miércoles. REUTERS/Oswaldo Rivas

Al menos 15 muertos y 199 heridos es el saldo de víctimas de los ataques ocurridos entre ayer y hoy durante las manifestaciones a favor y en contra del Gobierno de Daniel Ortega, informó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). "El resultado de este hecho criminal, al cierre de este primer comunicado, ha dejado un total de 79 heridos y 11 fallecidos", indicó ese organismo humanitario en un informe.

La denominada Madre de todas las marchas en la capital de Nicaragua, celebrada el miércoles por sectores que piden la salida del presidente Ortega y que terminó con un tiroteo, dejó un saldo de al menos seis fallecidos y 47 heridos, precisó esa ONG.

Esa multitudinaria marcha, convocada por el Movimiento Madres de Abril en apoyo a las 83 mujeres que perdieron a sus hijos durante las protestas, finalizó con un tiroteo en las inmediaciones de la Universidad Centroamericana (UCA) y la Universidad Nacional de Ingeniería. El ataque ocurrió mientras las mujeres que perdieron a sus hijos en manifestaciones contra el presidente Ortega agradecían a cientos de miles de nicaragüenses haberlas acompañado en la caminata con motivo del Día de las Madres, que se celebra cada 30 de mayo.

El Cenidh indicó que Jorge Guerrero Rivas fue asesinado frente a su madre en una calle cuando concluía esa marcha cerca de la UCA. Edgard Guevara Portobanco, de 38 años, y Francisco Reyes Zapata, de 33, murieron en el hospital Bautista; Michael González Hernández y Daniel García Reyes, en el hospital Vivian Pellas, y el adolescente Orlando Córdoba en el hospital Fernando Vélez Paiz.

En Estelí, ciudad ubicada a 149 kilómetros al norte de Managua, los enfrentamientos dejaron cuatro muertos y 32 heridos, según ese informe. En tanto, en el municipio de Masaya, a 28 kilómetros al sureste de Managua, el Cenidh reportó la muerte la madrugada de este jueves de Carlos Manuel Díaz, quien recibió un balazo en el pecho y murió camino al hospital cuando era trasladado por la Cruz Roja Nicaragüense.

"La magnitud de estos hechos, que a esta hora persisten en diferentes lugares del país, se ve agravada con acciones como patrullaje intenso, tiroteos esporádicos y la ubicación de francotiradores en determinados lugares donde no se puede transitar", advirtió ese organismo, que condenó enérgicamente los actos de violencia y represión "mandados a ejecutar" por el Gobierno.

El Cenidh afirmó categóricamente que, dado que participó en la Madre de todas las marchas y dio seguimiento a estas acciones criminales, "los agresores fueron la Policía represiva y las fuerzas de choque al mando de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo", la vicepresidenta del país.

Esa ONG observó que entre los lugares donde se realizó esa marcha y el de una concentración convocada por el Ejecutivo había una distancia de entre tres a cuatro kilómetros, "que si no ha sido una acción dirigida e impulsada cobardemente por el binomio presidencial, no podían coincidir". "Por lo que quedó claramente demostrado que los agresores llegaron desde otro lugar a agredir la marcha pacífica de las madres que ya casi concluía", agregó.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 76 muertos desde el 18 de abril, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), 83 de acuerdo con Amnistía Internacional y 85 según la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz nicaragüense. Esos números de fallecidos no incluyen a los 11 registrados entre ayer y hoy.

La mayoría de las víctimas son estudiantes universitarios y civiles, y la causa más frecuente de muerte fue por disparos certeros en la cabeza, cuello y torso, por lo que la CIDH no descartó que el Gobierno de Nicaragua haya realizado "ejecuciones extrajudiciales". Las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega comenzaron en abril por unas fallidas reformas de la seguridad social, y se acentuaron como consecuencia de los asesinatos durante las manifestaciones.