Público
Público
Únete a nosotros

Palestina Soldados israelíes retienen e intimidan a un niño palestino para que delate a sospechosos

Un vídeo publicado por una ONG israelí muestra como una grupo de las IDF hebreas retuvo al menor, de ocho años, y lo "arrastró casa por casa" en Hebrón para que delatase a sospechosos de arrojarles piedras

Publicidad
Media: 3.12
Votos: 17

Un niño palestino de 8 años, llevado por soldados israelíes de casa en casa para delatar a quien tira piedras

Descalzo y entre lágrimas. La imagen de un niño palestino de ocho años, retenido y "arrastrado casa por casa" por soldados israelíes en la ciudad cisjordana de Hebrón han desatado la indignación en las redes y entre las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos.

Ocurrió el pasado 19 de marzo, cuando el menor, según la organización israelí Betselem, había salido de casa para buscar un juguete perdido. 15 soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés), le retuvieron e intimidaron para que identificase a otros menores que supuestamente habían tirado piedras y un cóctel molotov.

El Ejército israelí afirma que "las fuerzas de seguridad no le pidieron al menor que les dirigiera a otros sospechosos". "En una revisión inicial del incidente, se concluyó que un cóctel molotov fue lanzado hacia la comunidad (colonia) de Kiryat Arba. Las fuerzas de seguridad que fueron requeridas en la escena capturaron a un sospechoso. Debido al hecho de que el sospechoso era menor de edad, fue llevado a la casa de sus padres", declaró en un comunicado.

Sin embargo, el vídeo muestra como los miembros de las IDF lo llevan por varias viviendas y le interrogan mientras el niño llora. El final del vídeo muestra a un grupo de vecinas increpando a los soldados en la calle Jabal Juhar hasta que consiguen tirar del menor y entregarlo a la madre, tras una hora retenido.

"Me acerqué a uno de los soldados y le pedí que me devolviera a mi hijo. Se negó y dijo: 'Si lo quieres de vuelta, convéncelo para que nos diga los nombres de los niños que estaban tirando piedras.' Traté de explicarles que no vivimos en el vecindario y que solo estábamos visitando a mis padres", narró la madre del menor, Amani Abu Hitah, a la organización.

"Sufian estaba temblando de miedo", sostuvo la madre. El menor aparece llorando a la salida de una de las viviendas inspeccionadas mientras los uniformados lo agarran.